Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Análisis

Las reformas, la causa del aumento de la competitividad en España

05 de Julio de 2017
La técnica es considerada por muchos una filosofía de vida, pero su práctica, a pesar de encontrar sus raíces en el budismo.

A partir de 2009 el proceso de contención salarial permitió mejorar la situación exterior, lo que se ha traducido en un incremento de las exportaciones en un 31%.

Tras el impacto de la crisis en la economía de España, el Gobierno llevó a cabo una serie de reformas en diversos ámbitos como la laboral, la del sector público o la de las pensiones. En busca de una mejora de la economía nacional, estas reformas tuvieron consecuencias sobre la competitividad de las empresas españolas.

Así se explica en el informe ‘La eficiencia de las reformas estructurales impulsa el crecimiento’ del Instituto de Estudios Económicos (IEE). Como resultado de las reformas, se ha producido en España un proceso de devaluación interna. Se trató de restaurar la competitividad internacional mediante la reducción de los costes laborales de su mano de obra.

Según el IEE, las reformas han conseguido mejorar la posición de España a nivel exterior. Entre el año 2000 y el 2009 la competitividad del país se redujo un 16% en términos relativos en comparación con el resto de países de la UE. Sin embargo, a partir de 2009 el proceso de contención salarial permitió mejorar la situación exterior, lo que se ha traducido en un incremento de las exportaciones del 31% en comparación con 2007 y en una mejora del saldo comercial.

España se ha hecho más fuerte a nivel internacional y para ello, “ha sido esencial incrementar el empleo y disminuir el paro”, resalta el estudio del IEE. De hecho, las empresas españolas ganaron 90.471 millones de euros más en 2016 que antes de la crisis.
 
 


Otra de las consecuencias ha sido el aumento de la base exportadora. Muchas empresas nacionales, ante la crisis y el descenso de la demanda interna, decidieron poner rumbo al exterior, y en la actualidad se ha incrementado en un 31% el número de empresas que exportan regularmente, con respecto a los años previos a la crisis.

Son las empresas de menor tamaño, las de menos de 50 trabajadores, las que más han aumentado su participación en los mercados exteriores, aunque su volumen al total de exportación sigue siendo reducido: el 0,1% de las compañías españolas que exportaron en 2016 facturaron el 40,1% del volumen de las ventas al exterior, según el ICEX.

Además, se están diversificando los destinos y esto impulsa la competitividad de las empresas, siendo Asia y América del Norte las zonas geográficas donde más se han expandido las exportaciones españolas.

Superávits continuados de la balanza por cuenta corriente
Los intercambios internacionales están siendo beneficiosos para España en los últimos años. Los ingresos por las transacciones a nivel mundial mostraban un déficit del 9,6% del PIB en 2007, siendo éste, en aquellos momentos, el mayor del mundo entre los países medianos y grandes. Sin embargo, en 2016 el país obtuvo un superávit del 2% del PIB. De esta manera, el país ha tenido durante los tres últimos años superávit por cuenta corriente.
 
 


Así, en menos de una década la balanza comercial ha experimentado un proceso de ajuste mejorando en 11,6 puntos porcentuales. El aumento de la competitividad respecto a los principales socios de España y la confianza en el futuro se deben a factores como la evolución cíclica de la economía, la caída de los precios del petróleo o el ajuste de las cuentas públicas. 

A pesar de estas buenas cifras, el endeudamiento exterior sigue siendo elevado, se ha reducido 5 puntos con respecto al año 2012, pero continúa siendo un riesgo para el país.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es