Buscador de la Hemeroteca
Secciones
La guía

Las cinco ventajas de trabajar en una startup tecnológica

21 de Noviembre de 2018
  • P.R.
El hecho de que el grupo de trabajo sea tan reducido implica que ellos mismos deben mantener el contacto directo con el cliente.

El hecho de que el grupo de trabajo sea tan reducido implica que ellos mismos deben mantener el contacto directo con el cliente.

Si te mueves por el mundo tecnológico, si te interesa emprender, o si estás buscando un empleo, probablemente sepas qué palabra está de moda y retumba en cada esquina. Sí, “startups”. Pequeñas compañías tecnológicas que buscan desarrollar rápidamente un producto o servicio a través de Internet. Basta con tener un ordenador, una estrategia e inversión económica, y con un poco de suerte, las oficinas llegarán pronto.

Si alguna vez se te ha pasado por la cabeza trabajar en una startup, debes tener claro que no todo es fantasía. La verdad es que no van sobrados de capital que digamos, pues se agarran a la idea de su proyecto en el cual depositan todas las esperanzas de éxito; de ahí que su estructura se vea a veces zarandeada. Sin embargo, sí que es cierto que presentan rutinas de trabajo a las que no estamos acostumbrados, y parte de su atracción viene por este camino.

A continuación, Infojobs da 5 ventajas que probablemente te animen a decidirte a querer un empleo en una startup:

1. Todo está por hacer
La ventaja de las ventajas. Si algo bueno tienen las startups, es que todo está por hacer. Tu producto es tan relativamente nuevo que cualquier idea o pincelada que puedas darle para mejorarlo, contribuirá a un mayor crecimiento. Jamás habrías pensado trabajar con tanta libertad y sentir que estás creando algo desde cero.

2. Sentimiento de pertenencia
¿Sabes esas pelis en las que los protagonistas trabajan en edificios de ocho plantas? Imagínate entonces lo complicado que es destacar entre todos ellos. En las grandes multinacionales, difícilmente puedes llegar a conocer al conjunto de trabajadores, y ello te convierte en uno más. Sin embargo, puedes dar por hecho que en las startups es muy diferente; son equipos reducidos y cohesionados. Se conocen entre todos e incluso podrás tutear a aquel jefe que en otras empresas lo tienen en un pedestal.

3. Crecimiento profesional rápido
Olvídate de los ascensos cada cinco años y de los cargos inaccesibles. Las startups brindan oportunidad de crecer a gran velocidad. Su modelo de trabajo permite que las personas adquieran experiencia en menos tiempo y esto les permite ir escalando posiciones dentro de la organización.

4. Contacto con el mercado
El hecho de que el grupo de trabajo sea tan reducido implica que ellos mismos deben mantener el contacto directo con el cliente. Y ya se sabe, cuánto más personalizado sea el trato, más en detalle conocerás las necesidades del cliente y del mercado. De esta manera, se optimizarán todos aquellos productos o servicios que seguro será del agrado del cliente.

5. Recompensa con acciones
Al más puro estilo yankee -que cuando ya llevas un año en la compañía deciden hacerte socio- dependiendo de la startup que formes parte y de lo que se haya desarrollado desde tu incorporación, tienes muchas posibilidades de que se te recompense con acciones de la empresa. Está claro que ello acarrea sus pros y sus contras pero, ¿te has parado a pensar qué ocurriría si la startup fuera el próximo Instagram o WhatsApp?
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es