Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Desarrollo y oportunidades

Cantabria 2030: la hoja de ruta de los empresarios de la comunidad

17 de Diciembre de 2018

Cantabria 2030: la hoja de ruta de los empresarios de la comunidad

La iniciativa Cantabria 2030 concreta una hoja de ruta compartida y consensuada con una parte importante del tejido económico, empresarial y del conocimiento de Cantabria. El enfoque metodológico seguido para la definición de esta hoja de ruta ha partido del análisis diagnóstico de la situación socio-económica del territorio y ha sido presentada por el presidente de CEOE-Cepyme Cantabria, Lorenzo Vidal de la Peña. 

Imagen del puerto de Santander, Cantabria.

Imagen del puerto de Santander, Cantabria.

La iniciativa Cantabria 2030 concreta una hoja de ruta compartida y consensuada con una parte importante del tejido económico, empresarial y del conocimiento de Cantabria. El enfoque metodológico seguido para la definición de esta hoja de ruta ha partido del análisis diagnóstico de la situación socio-económica del territorio y ha sido presentada por el presidente de CEOE-Cepyme Cantabria, Lorenzo Vidal de la Peña.

"Cantabria 2030 formula una propuesta que ha tenido en cuenta las peculiaridades tanto geográficas como sociológicos y económicas de esta comunidad y que no ha costado un euro de dinero público, lo ha costeado la empresa", ha explicado el presidente de los empresarios, añadiendo que "el resultado no cabe en una papeleta y no se puede desarrollar en cuatro años".

"La novedad es que es el primer trabajo de estas características que no se para aquí, cuenta con un plan de gobernanza y esta es una de sus grandes diferencias y tiene cuatro palancas para activar las capacidades de la comunidad en talento y personas, innovación, infraestructuras y desarrollo y ecosistemas del emprendimiento y start-ups", remacha Vidal de la Peña.

Con el objetivo de establecer los retos de futuro a los que la región deberá enfrentarse en los próximos años, se ha realizado un análisis para identificar las principales debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades de Cantabria. De esta manera, el documento establece tres retos clave para la comunidad. 

1. Retos de los territorios asociados a las principales mega tendencias identificadas por la mayor parte de los think tanks y los organismos internacionales de referencia, que a su vez son impulsados por las nuevas tecnologías y el cambio en las prioridades y formas de comportamiento social. Así, se ha procedido a analizar el impacto para los diferentes sectores de actividad de Cantabria el impacto de las siguientes tendencias:



2. Factores más relacionados con el ámbito social, que están afectando no solamente a las personas directamente sino también a sus entornos:

- El rol de las ciudades como centros urbanos cada vez más grandes y con mayor capacidad de crecimiento y de atracción de talento que deben afrontar los retos de movilidad de las personas, así como el efecto de los modelos de emprendimiento más “tecnológicos” que buscan lugares atractivos para la compartición de conocimiento y experiencias.
- El rediseño de la empresa del futuro: la propia empresa, como organización que está experimentando cambios sustanciales en sus formas de gestionarse.
- La industria, como factoría 4.0, en lo que se conoce como la Cuarta Revolución Industrial, y anclada en las nuevas tecnologías.
- Los y las profesionales en la era digital, que requieren de unas capacidades y conocimientos que deben adquirirse y actualizarse de una forma no conocida hasta el momento y que, además, demandan nuevas formas de relacionarse con las empresas.

3. El reto de acompasar los cambios que las empresas están realizando y sus apuestas locales, con la disponibilidad de un entorno ágil, cercano, comprensivo de las necesidades empresariales y alineados con sus estrategias. La colaboración público-privada aquí es imprescindible, y es en aquellos territorios donde la conexión es mayor donde se es más atractivo para la inversión.

Todo lo anterior puede reflejarse en un modelo territorial en el que confluyen las diversas variables: sociales, empresariales y macroeconómicas, cuya representación gráfica queda sintetizada a continuación, y que ha servido de elemento de reflexión para la definición de la hoja de ruta de la iniciativa Cantabria 2030.

A partir de esta situación de futuro, los empresarios también han marcado siete tendencias que se pueden convertir en oportunidades para la comunidad hasta el año 2030.

a) Electrificación
La reducción de emisiones es un reto global que afecta a todos los sectores de cualquier economía y a todos los consumidores de energía. Es por ello que la Unión Europea está liderando políticas de descarbonización, estableciendo unos ambiciosos objetivos de reducción de emisiones GEI (gases de efecto invernadero) para que en 2050 su economía no dependa, o lo haga en menor medida, del consumo energético proveniente de fuentes emisoras de los mismos.

b) Digitalización
La difusión de las tecnologías digitales y la utilización de datos como recurso esencial, en la medida en que permite optimizar recursos, innovar en procesos y productos, mejorar la toma de decisiones y predecir acontecimientos futuros, presenta un gran potencial en ámbitos estrechamente ligados con el progreso social.

c) Customización de productos
Esta tendencia referida a la oferta de productos y servicios adaptados a los gustos y preferencias de cada cliente, así como la disponibilidad de tecnologías que facilitan la fabricación en series más cortas (fabricación aditiva, uso de las impresoras 3D, etc.) está teniendo gran impacto en la cadena de producción de la industria. 

d) Distribución omnicanal
Esta tendencia se centra en brindar a los clientes atención a través de cada uno de los canales de atención de los que disponen de una manera consistente, lo cual implica ubicar al cliente en el centro de la estrategia de la organización. Los principales desafíos de la omnicanalidad se refieren a dos grandes procesos: la logística y el conocimiento del cliente.

e) Envejecimiento
El descenso de la tasa de natalidad y el aumento de la esperanza de vida en las últimas décadas han provocado que las pirámides poblacionales de los países desarrollados hayan sido invertidas, habiéndose envejecido la población de una manera muy significativa.

Esta tendencia conlleva al aumento de la tasa de dependencia y del consumo de servicios y productos específicos dirigidos a este colectivo (no solamente asistenciales, sino también vinculados al ocio y la cultura, la actividad física, la nutrición, el turismo, etc.), así como el desarrollo de tecnologías de la información que sirvan para propiciar una vida independiente.

f) Teletrabajo / teleformación
 En lo que respecta a la gestión de recursos humanos, la evolución de la tecnología y un cambio en las nuevas generaciones de empleados que exigen nuevas y mejores condiciones de trabajo conciliación, flexibilidad en el horario laboral, movilidad y modelos de formación flexible, etc) han generado que el teletrabajo y movilidad se consoliden como tendencias.

g) Desarrollo sostenible (ODS)
El papel de la sostenibilidad corporativa está cambiando, pasando de una RSC tradicional a una integración en la estrategia y operaciones de las empresas. Esta transición de la sostenibilidad a la primera línea de gestión empresarial demanda nuevas capacidades estratégicas, financieras y operativas, y una mayor transparencia.


Para dar respuesta a estas palancas de transformación, se ha definido un conjunto de objetivos sobre los que centrar la acción en los próximos años. En concreto, se han establecido un total de 11 objetivos estratégicos para Cantabria, que han sido consensuados con el tejido empresarial de la región a través de un proceso de encuesta.

elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es