Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Entrevista a Pedro Mier, presidente de Ametic

"No hay que penalizar con impuestos al sector tecnológico, que es el que más empleo crea"

27 de Septiembre de 2018
Pedro Mier, presidente de Ametic

Pedro Mier, presidente de Ametic

Pedro Mier es el presidente de AMETIC, Asociación Multisectorial de Empresas Españolas de Electrónica y Comunicaciones. Mier lleva año y medio al frente de esta patronal que trabaja por una sociedad que se beneficie de las oportunidades que ofrece hoy en día la tecnología digital en España. En esta entrevista con El Empresario, Pedro Mier analiza la situación de la digitalización de la empresa española y habla sobre los retos a los que se enfrentará la sociedad española, europea y mundial.

¿Qué empresas forman parte de AMETIC?
AMETIC es la asociación que representa a las empresas de la tecnología digital en España. Además, es una de las asociaciones de CEOE. Representamos a la industria de la tecnología digital en España, en sentido moderno, no solo hablamos de equipos, sino de sistemas. Dentro de nuestro amplio espectro de asociados tenemos a las grandes compañías globales, desde los grandes líderes de la globalización como Google, Microsoft, Amazon o Samsung, Panasonic…

Después, tenemos un núcleo muy importante que son las compañías mediano-grandes españolas, grupos grandes que facturan desde decenas de millones de euros hasta mil millones, que van desde centenares hasta miles de empleados, que están internacionalizados y que generan innovación, son el núcleo de la innovación que se realiza en España.

A parte de todos estos perfiles de compañías, hay que añadir las pymes que vienen de start-ups, aquellas que son de alto crecimiento. Se nos están acercando y asociando empresas de otros sectores, pero con un impacto de la digitalización tremendo. Algunos con un impacto evidente como salud, automoción…

Hay otra tipología que son asociaciones empresariales del sector o muy próximas al sector que pueden ser empresas del ámbito geográfico que quieras. Además, hay una nueva figura que son los miembros adheridos que son compañías que pertenecen a otros sectores pero que tienen un enorme impacto de la digitalización, de sectores muy diferentes como energía, un ejemplo es Eulen. La propia naturaleza de nuestra tecnología hace que el interés sea grande.
 
"La mediana empresa es el núcleo de la innovación que se realiza en España"

AMETIC ha celebrado este verano el 32 Encuentro de la Economía Digital y las Telecomunicaciones, ¿qué conclusiones han sacado tras este evento las empresas del sector?
El desafío número uno es que España tenga una industria digital potente, y además que tenga un sector digital sano, es decir, saneado económicamente con oportunidades de crecimiento, de innovación, etc. Innovación es la palabra mágica en nuestro sector. Si no hay innovación, no se generará el valor añadido suficiente. La industria puede generar empleo de alta calidad vía innovación, es clave que en España se desarrolle la innovación. Para eso, conviene tener un sector fuerte.
 
"El desafío número uno es que España tenga una industria digital potente"

Muchas de las partidas públicas destinadas a la I+D+i en España no se gastan, ¿por qué ocurre esto? ¿Qué debe de hacer el Gobierno para fomentar el desarrollo de la I+D?
Efectivamente es así. Esto ocurre en buena medida porque las herramientas tienen que estar adaptadas a las necesidades de las empresas. Si las herramientas no se adaptan a lo que las empresas necesitan, pues sencillamente no funcionan.

Por eso, hay una parte que tiene que ver con burocracia. Por otro lado, lo que hay que hacer es escuchar a las empresas, adaptando las herramientas a las empresas. Para dar un salto en innovación, yo creo que lo que hay que hacer es el nuevo enfoque que le quiere dar la Unión Europa que se basa en un concepto que habla de la innovación por misiones, proyectos de innovación que afectan a la sociedad, pero aterrizando a cosa concretas. Por ejemplo, la descorbanización de la energía, eliminar los plásticos del océano, cosas del estilo.

Son cosas concretas, que se entienden bien y que se enfocan y movilizan recursos. Esto va muy en línea con lo que nosotros desde AMETIC y desde la Comisión de Sociedad Digital de CEOE venimos liderando que son los proyectos tractores que hemos trabajado y que hemos presentado en el Congreso de los Diputados. Son cosas concretas que atacan problemas concretos y que pueden desarrollar ecosistemas potentes. Esta gran ventaja está alineada con lo que la Unión Europea piensa.

¿Cree que el nuevo impuesto a las empresas digitales que se ha propuesto desde Bruselas frenará el desarrollo de algunas de ellas en nuestro país?
Nosotros hemos divulgado que hay que tener en cuenta varias cosas. La digitalización por su naturaleza es global, no existen fronteras. Esto crea una nueva situación, un nuevo paradigma, por lo que requiere una adaptación de los sistemas fiscales, porque con los tradicionales no se puede. Una problemática de carácter global requiere una acción global.

Acciones puntuales son peligrosas porque lo que hacen es distorsionar y poner en una situación menos ventajosa respecto a otro. Por otro lado, penalizar al sector que está aportando más a la economía, al crecimiento y al empleo es un tema muy delicado.

Nosotros creemos que tiene que haber una fiscalidad en el sector digital, pero tiene ser acordada internacionalmente y sin penalizar al sector que más empleo crea. Es el impuesto a la actividad que se genere. No somos partidarios de que haya tratamiento distinto eso por descontado. Que la fiscalidad favorezca que las empresas crezcan y desarrollen. Pensar más en desarrollar que en penalizar. Más que pensar en recaudar, pensar en fomentar.

A veces, lo argumentan asociándolo al mantenimiento del sistema de pensiones, pero para que se mantengan las pensiones lo que tiene que haber es mucho trabajo y muy bien pagado. Para llegar ahí qué es mejor, penalizar a un sector que es el que más puestos va a traer o ayudar a que esto se produzca. Tiene que haber una fiscalidad adaptada a este sector, una solución global.
 
"La digitalización por su naturaleza es global, no existen fronteras"

¿Están las empresas españolas adaptadas a la revolución digital o todavía queda camino por recorrer? ¿Nos hemos quedado rezagados en digitalización con respecto a nuestros países vecinos?
¿Hay alguien hoy en día que no esté digitalizado? Digitalizarse o morir está más claro que el agua. La clave para nosotros es que podemos optar por ser unos usuarios, incluso unos buenos usuarios, o podemos optar por ser los actores de esa revolución. Los efectos son totalmente diferentes. Hay que sumergirse y estar dispuesto a innovar. Así, los mejores no tienen que ir a buscar las oportunidades fuera porque las tienen aquí. Necesitamos nuevos proyectos de innovación para poder desarrollar buenos profesionales, buenos sueldos, buenos sueldos…

¿Qué novedades pediría al Ejecutivo que introdujera en los nuevos Presupuestos para impulsar a la industria digital?
Primero que se lo crea, que tenga confianza en el país. Innovar es siempre un riesgo y solo afrontas ese riesgo cuando tienes confianza. Confianza en las personas, porque al final la innovación reside en las personas. Tenemos gente muy capaz, pero hay que apostar. A mi me gusta poner como ejemplo el sector espacial español, porque es una forma de visualizar porque es un sector de punta.

Cuando España entra en la Unión Europea, en aquel momento tenemos una industria mucho más débil y menos abierta de lo que es ahora, pero el Gobierno español apuesta por el sector espacial. Se trata de un sector que ha exigido una política europea conjunta. El resultado de esto, de la combinación de la política europea, más una apuesta de país, más una colaboración público-privada, se ha desarrollado un sector aeroespacial que ya me gustaría que el resto de los sectores fueran igual. Diversificado, potente, reconocido, capaz, creciendo…

Se puede hacer en otros ámbitos, pero hay que querer y convencer a la gente de que, si no lo hacemos en un futuro, el futuro de nuestros hijos será de usuarios más o menos buenos no de actores.
 
"Innovar es siempre un riesgo y solo afrontas ese riesgo cuando tienes confianza"

En esta línea, ¿hasta qué punto tienen importancia las Universidades, la educación, la formación?
Vital, vital, vital, vital… En las Universidades se genera formación e investigación y las dos cosas son muy importantes. La educación básica es una asignatura pendiente grande, en el caso español es clarísimo de hacer agradable, fácil, atractiva las carreras STEAM. Tenemos que tener un sistema educativo en el que los niños y niñas les guste esto, para esto tenemos que tener son buenos profesores y profesoras.

Lo importante es formar a los formadores, porque tienen una gran capacidad de hacer cambios. Quien ha tenido un gran profesor lo sabe. Por otro lado, es vital la Formación Profesional que en España clásicamente ha estado devaluada. A mi me gusta mucho más el nombre que usan los ingleses que es ‘vocational education’, que es educación vocacional y suena mejor. Ahí tenemos una enorme falta de profesionales. Como no los hay, titulados universitarios están ejerciendo funciones que les tocarían a uno de formación y viceversa. El sistema de referencia es el alemán, de la Formación Dual, es un valor.

Siempre decimos que harán falta miles de puestos… Pero lo que necesitaremos es gente adaptada a las nuevas necesidades y eso afecta a los niños que están en la escuela, afecta a la gente que tiene un trabajo y tiene unas habilidades aplicables a estas novedades, afecta a los programas de las universidades para que los cv se adapten y afecta a la propia evolución de los profesionales que están ahora en el mercado tengan la edad que tengan y afectan a los directivos también.

La automatización y la robotización son dos de los temas que más preocupan a la sociedad en relación con el empleo, ¿cómo van a formar parte de nuestro mercado laboral? ¿Son una amenaza o una oportunidad?
Siempre que ha habido un cambio tecnológico, la primera reacción lógica humana es decir ‘cuidado’. Que van a cambiar las cosas están claro. Trabajos que sean 100% sustituibles por robots sí que los hay y ese perfil probablemente se sustituya por otro. Pero el hecho de que se robotice va a generar a su vez otras necesidades de otros perfiles.

El ejemplo que siempre se pone es la típica fotografía de Nueva York en los años 1900 lleno de carros, con una gran actividad económica alrededor de los caballos y los carros y lo largo de los años se cambia por coches. Ahora en vez de ser coches y talleres, serán X. En este sentido, lo estamos viendo cada vez más como vamos al taller y nos cargan el software para ver si todo está bien en el vehículo. Eso es una parte la de cambio de perfiles.

Por otro lado, no nos damos cuenta de que la inteligencia artificial ya la estamos usando cada día, en nuestro bolsillo tenemos el smartphone. Por ejemplo, al mirar por la mañana qué tiempo va a hacer. Tener estas herramientas te facilita la vida. Antes salíais y no sabías qué tiempo iba a hacer, cuál era la mejor ruta, no podías llamar a un MyTaxi o a un Cabify...

Todo esto son herramientas que las utilizamos continuamente, le podemos preguntar cosas a un asistente de inteligencia artificial en nuestro propio móvil. Lo que hace es complementar tus capacidades, con el tiempo lo que llegue es a que muchas de las funciones que son menos propias de los humanos. En cambio la creatividad, la empatía, la capacidad de relacionarse,que son propias de los humanos, tomarán más importancia.
 
"No nos damos cuenta de que la inteligencia artificial ya la estamos usando cada día"
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es