Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Entrevista a Ignacio García Magarzo, director general de Asedas

"Los costes regulatorios injustificados afectan drásticamente a la estabilidad de las empresas"

27 de Marzo de 2019
Ignacio García Magarzo es el director general de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas).

Ignacio García Magarzo es el director general de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas).

Ignacio García Magarzo es el director general de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas), una organización que representa el 67,6% de la superficie de venta de alimentación de la distribución moderna española. En esta entrevista con El Empresario, García Magarzo analiza la situación del sector alimentario y lo restos a los que se enfrenta en el futuro. 

¿Qué peso tiene el sector de las grandes cadenas de distribución en el PIB de España?
Los datos que tenemos se refieren a la cifra de crecimiento en valor del sector de gran consumo en 2017 que, según Nielsen, se cifra en 79.800 millones de euros, con un crecimiento del 3,7% respecto al año anterior. Sería el mayor avance desde 2008.

¿Cuántos empleos genera esta actividad? ¿Cuál ha sido la evolución del mercado laboral dentro de las grandes cadenas de distribución en los últimos años?
Según nuestros cálculos, la distribución moderna –formato supermercado- emplea de forma directa a más de 300.000 personas. La evolución ha sido positiva en los últimos años. Cabe destacar que entre el 80 y 90% del empleo que se crea es estable. La digitalización y las tecnologías ligadas a la logística están dando entrada a nuestro sector a perfiles profesionales cada vez más variados.
 
"La distribución emplea de forma directa a más de 300.000 personas"

¿Se ha recuperado el sector de la crisis? ¿Cuál ha sido su evolución económica en los últimos años?
Durante el año 2017, hemos continuado apreciando la recuperación del mercado de la distribución con base alimentaria, que ha registrado un crecimiento del consumo que se acerca a niveles previos a la crisis. Asimismo, el supermercado de proximidad se consolida como el formato que mejor se ajusta a las preferencias y hábitos de los consumidores, según indica el Informe del Consumo de Alimentación en España del MAPAMA, que señala que el 61% de los consumidores utiliza esta opción para hacer sus compras de alimentación.

Los últimos datos, del año 2016, indican que se ha registrado un crecimiento en superficie del 2%, según Nielsen, con las cadenas focalizadas más en el formato supermercado. En cuanto a la sala de venta, el crecimiento ha sido de un 0,9%, hasta los 11 millones de metros cuadrados, según Alimarket.

¿Cuántas empresas forman parte de este sector?
La distribución moderna contabiliza unas 75 enseñas, que representan a compañías de ámbito nacional, regional, familiares, cooperativas y empresas cotizadas. Un factor importante y diferenciador de la distribución moderna española tiene que ver con la estructura y expansión de las diferentes compañías dedicadas a la distribución minorista de alimentos, que es distinta entre unas CCAA y otras. Las empresas de carácter regional aportan hoy una gran variedad de modelos de tienda y surtidos que ayudan a conformar una oferta en proximidad tremendamente rica de la que los consumidores se benefician a diario.

Al comparar la estructura de la distribución alimentaria en España con la de otros países u otros continentes podemos comprobar, además, que España presenta uno de los mayores equilibrios entre formatos de Europa y esto es otro de los factores que fomenta la competencia y que permite configurar la oferta de alimentación de los supermercados de proximidad. Y explica también la razón por la que este formato es el preferido por los  españoles.

¿Cuáles son los retos a los que se enfrenta el sector en el futuro?
El sector ha superado, hasta el momento, la incertidumbre política que se ha vivido en los últimos ejercicios. Nos enfrentamos, en esta etapa, a incrementos de costes motivados por nuevos impuestos que buscan una justificación en la salud o el medio ambiente pero que, en realidad, gravan el consumo de los ciudadanos. Es el caso de algunos gravámenes autonómicos, como el de bebidas azucaradas de Cataluña, o el estatal de gases fluorados.
"Los nuevos impuestos buscan una justificación en la salud o en el medio ambiente pero en realidad gravan el consumo de los ciudadanos"

El modelo del supermercado de proximidad, que se basa en una alta rotación de productos a precios muy ajustados con un escaso margen necesita de un entorno competitivo que no genere costes innecesarios. Por lo tanto, cualquier desviación como impuestos o costes regulatorios injustificados para las empresas puede afectar muy drásticamente a su estabilidad.

Las amenazas persisten y, para no poner en riesgo las expectativas, debemos defender un marco legislativo, impositivo y económico estable que permita asentar el modelo de crecimiento sostenible al que aspiramos.

El año 2018, esperamos también un crecimiento sostenido de las ventas de alimentación a través de los nuevos canales digitales. Sin embargo, el comercio electrónico debe competir con la gran oferta en proximidad que existe en España. Todo indica que el canal electrónico y el físico van a convivir en el futuro y las cadenas de supermercados se preparan para servir al consumidor los productos que elija comprar a través uno u otro canal. El reto para el desarrollo del comercio electrónico, por tanto, es competir en costes y superar barreras como la movilidad urbana.

Otro desafío que aborda la distribución moderna es la necesidad de adaptarse a un nuevo perfil de consumidor, definido por su heterogeneidad, que agrupa desde consumidores hiperconectados, hasta personas con necesidades específicas de alimentación, pasando por los mayores de 60 años. Los cambios demográficos nos obligan a estar muy atentos a las nuevas demandas que surgen casi a diario y a reaccionar, mediante la innovación, tanto de productos como de procesos y de la colaboración de la totalidad de la cadena, con rapidez y eficacia.

¿En qué debe modernizarse el sector de las grandes cadenas de distribución en España?
La distribución moderna es un sector muy intenso en innovación. El esfuerzo en este sentido puede dividirse en varios aspectos interrelacionados: la innovación en cuanto a gestión de tienda, pedidos y productos, la innovación en los procesos logísticos y la innovación en lo referente a la implantación de la economía circular y la sostenibilidad ambiental.

La modernización debe dirigirse hacia la búsqueda de sistemas de gestión y operacionales que garanticen una triple sostenibilidad (social, medioambiental y económica). De este modo, responderemos no solo a las demandas del consumidor de una alimentación más saludable, sostenible y adaptada a sus necesidades concretas –tanto en lo que se refiere a consumo como a los canales de acceso a los alimentos- sino también a la obligación social y medioambiental que tenemos como uno de los sectores más activos de la economía española.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es