Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Opinión

¿Ha tocado techo la globalización?

23 de Junio de 2017
  • José Luis Martínez Campuzano
mundo

La Gran Recesión fue una crisis financiera en su origen, aunque con un caldo de cultivo propicio en términos de debilidad económica que explica su profundidad y duración.

El último informe anual del BIS incluye un interesante análisis sobre la globalización económica y financiera. Es cierto que este proceso de globalización ha sido evidente tanto en economías desarrolladas como en desarrollo, aunque el crecimiento relativo al PIB ha sido mucho mayor en las primeras.

La Gran Recesión fue una crisis financiera en su origen, aunque con un caldo de cultivo propicio en términos de debilidad económica que explica su profundidad y duración.

La clave de su intensidad, también su reflejo, es que los mercados financieros han mostrado su propia dinámica: han dejado de ser “juez” para convertirse en “parte” en el desarrollo de los acontecimientos. Para bien y para mal. El fuerte crecimiento de los pasivos externos es el mejor ejemplo de la integración económica y financiera internacional, pero también refleja sus riesgos…

Pero, ¿ha tocado techo la globalización? El BIS alude a la “deglobalización”, especialmente en los bancos.

Las operaciones transfronterizas (crossborder) entre bancos a nivel internacional han pasado del 70% del PIB en 2007 a menos del 40% en 2013. Y es un proceso que probablemente ha continuado en los últimos años.

Aunque esto puede ser un análisis superficial. Las cifras anteriores deban ser tomadas con cautela, especialmente al reflejar operaciones que pueden ser cuantificadas de forma doble al considerar tomador y deudor. A nivel local el deterioro ha sido menos pronunciado. Pero se ha producido.

Y son los bancos europeos los que realmente están protagonizando este proceso de desglobalización financiera. Pero es algo que ya sabemos: los avances en supervisión y resolución únicas no se han reflejado en términos de consolidación bancaria europea. De hecho, tampoco en integración de operaciones financieras entre bancos europeos.

El BIS alude al ajuste del sector, primando capital por deuda. Al final, ajuste cíclico y no tanto estructural. En Europa el ajuste del sector se habría producido de forma conjunta entre emisión de capital y reducción del activo, en este último caso como consecuencia de tres factores: 1. Descenso de expectativas de resultados; 2. Aumento de la aversión al riesgo; 3. La decisión de políticas económicas. Y en este último punto se encuentra el riesgo de distorsión en la estrategia de los bancos a raíz de la política monetaria llevada a extremos.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es