Buscador de la Hemeroteca
Secciones

Empezar la casa por el tejado: Emprender vs Intraemprender

17 de Abril de 2017
  • Antoni Flores
Antoni Flores, Consejero Delegado de Loop Unique Companies
Como observador contemplo con distancia buscada el fenómeno del emprendimiento. Lo vivo con ambigüedad, me reconozco en él y reconozco muchos de sus peligros. De joven fui emprendedor vocacional y mi vida profesional se ha visto influenciada por ello; también sé, que esta moda/burbuja del emprendimiento lanza “a los leones” a cientos de jóvenes con talento y energía que en algunos casos se perderán en el esfuerzo.

En paralelo a esto, creo que fomentar el emprendimiento como medida del autoempleo y reducción de las cifras del paro puede ser contraproducente ya que cuanto más se fomenta el emprendimiento, más se vacía a las empresas del capital humano y la energía necesaria para avanzar, ganar en dimensión y competitividad. Además, sin capital humano emprendedor dentro de las empresas (lo que se conoce como intraemprender) es imposible ganar dimensión y competir, pues es el volumen de su capital “emprendedor” lo que diferencia una empresa excelente de una empresa única.

Lo que es evidente es que intraemprender y emprender no deberían ser excluyentes, casi como un oxímoron. En este punto, creo que hemos empezado “la casa por el tejado”. Nos hemos fijado en una de sus facetas: “emprender”, declinada en primera persona del singular (yo emprendo conmigo mismo y mi circunstancia) que apela a nuestro sentimiento y acción más heroica, enfrentándonos “solos ante el peligro” e impulsándonos al sacrificio personal y a nuestra capacidad de resilencia y aguante. Hemos (todos) olvidado o relegado a una segunda acción el intraemprender, mucho más natural, adaptado y contextualizado que el primero; sin duda menos anárquico y heroico pero con muchas más probabilidades de éxito, de impacto social y de “motor” de empleo y dimensión empresarial.

Solo es posible generar grandes disrupciones mediante la evolución y el cambio continuo y progresivo; mediante un orden y una cadencia concreta de las cosas. Sin embargo, a menudo olvidamos que antes que emprender viene intraemprender, antes del yo está el colectivo.

Solo mediante el intraemprendimiento vendrá la gran disrupción social y del empleo. El emprendimiento nos trae historias de éxito personal, con generación de riqueza próxima al círculo del emprendedor, pero difícilmente trae un crecimiento estructurado y programado a las necesidades de la sociedad.

Intraemprender y emprender se necesitan y complementan… ¡pero en este orden!
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es