Buscador de la Hemeroteca
Secciones

Las pymes exportadoras frente a las políticas de Trump

18 de Abril de 2017
  • Andre Nunes
El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump.

El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump.

Andre Nunes, director general de Moneycorp España.
Para lograr un crecimiento significativo de tu negocio, ampliar la capacidad de generar ingresos y diversificar riesgos, expandirse y vender fuera de tu mercado local es una buena estrategia. El libre mercado es el escenario idóneo para internacionalizarse de manera exitosa.

No obstante, para promover el desarrollo de la industria y el comercio nacional, un país puede modificar el funcionamiento del mercado implantando medidas proteccionistas, gravando con impuestos las importaciones, fijando cuotas limitadas de productos extranjeros o implantando barreras no arancelarias.

Poner límites a la entrada de productos que provienen del extranjero para promover y hacer más competitivo al producto nacional -y así generar también más empleo local- es una de las medidas del plan económico de Donald Trump, presidente de los Estados Unidos. Más de un mes después de su toma de posesión, sigue siendo un interrogante la cuestión sobre qué consecuencias económicas tendrán estas políticas proteccionistas para los negocios que exportan a este país.

Algunos de los posibles grandes afectados serán China, México o Canadá, sus principales socios comerciales, pero estas políticas también podrían afectar a compañías europeas exportadoras como las españolas, en caso de que estas supongan una amenaza real para alguna industria estadounidense.

Para las empresas con filiales en Estados Unidos será más sencillo beneficiarse de los planes del presidente. En el caso de España, las grandes compañías internacionalizadas y establecidas en Estados Unidos y cuya actividad social sea, por ejemplo, el desarrollo de infraestructuras, podrían beneficiarse debido a la firme apuesta por impulsar las infraestructuras que hizo Donald Trump durante su campaña electoral.

En cambio, para las pymes exportadoras que no tengan presencia local, la retirada del país norteamericano del tratado de libre comercio puede dificultar su desarrollo en el país.

España, sin embargo, podría ser uno de los países menos afectados por estas medidas. Cabe recordar que el 70% de nuestras exportaciones tienen un destino interno en la Unión Europea y que a Estados Unidos exportamos solo el 5% del total.

No obstante, sí se prevé que algunos sectores se vean afectados por la política proteccionista del nuevo gobierno, ya que se esperan subidas arancelarias a pymes que exporten alimentos, calzado, bebidas alcohólicas o tabaco a Estados Unidos.

Estas y aquellas empresas que dediquen la mayoría de su actividad a la exportación al país norteamericano serán las más perjudicadas, ya que exportar a Estados Unidos será más costoso y difícil.

Por ejemplo, para una bodega española que exporte vino y cuyo principal mercado destino sea Estados Unidos, o para un negocio dedicado a la exportación de productos alimentarios a este país, les será muy difícil competir con una bodega o negocio local, que tendrá menos barreras a la hora de comercializar sus productos.

Hoy en día las pymes españolas que exportan productos de la industria alimentaria ya tienen ciertas barreras y requisitos no arancelarios, viéndose obligadas a pasar una larga cadena de intermediarios para vender sus productos.

En el caso de los productos de la industria alimentaria, el proceso de exportación es particularmente complejo, ya que hay diferentes elementos que condicionan los trámites para la exportación y existen protocolos concretos para productos específicos, como por ejemplo el marisco.

Con el objetivo de proteger las industrias norteamericanas, o amparar la seguridad y el bienestar del consumidor, se aplican restricciones y controles que se adaptan a través de mandatos que limitan las importaciones de distintas mercancías, que abarcan productos agroalimentarios, plantas, tabaco, bebidas alcohólicas, armas de fuego o explosivos, entre otros.

En este nuevo y complejo escenario -y de cara a las posibles consecuencias económicas que puedan tener las políticas proteccionistas incluidas en el plan económico de Donald Trump para las compañías que exportan a Estados Unidos- las pymes exportadoras españolas que utilizan instrumentos de cobertura deberían tener en cuenta los contratos a plazo sobre divisas, con el fin de reducir su exposición a la futura volatilidad que pueda haber en el mercado, que se espera que se mantenga en los próximos meses.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es