Buscador de la Hemeroteca
Secciones

La política monetaria no soluciona todos los problemas

17 de Abril de 2017
  • José Luis Martínez Campuzano
José Luis Martínez Campuzano es portavoz de la Asociación Española de Banca (AEB).
Tras el resultado del referéndum italiano los inversores esperan ahora la respuesta desde el BCE. Pero, ¿de verdad la Autoridad Monetaria Europea tiene soluciones para todos los problemas?

Aquí ya podemos hablar de problemas estructurales como el bajo crecimiento potencial o los problemas políticos. De hecho, 2017 será un año importante en el terreno político en Europa: la dimisión del primer ministro italiano simplemente lo valida a la espera de las elecciones en Alemania y Francia, también en Holanda.

Hace unos días, una fuente no identificada del BCE recogida por Reuters adelantaba que se tomarían todas las medidas necesarias para reducir la posible inestabilidad de los mercados tras el referéndum italiano. Entre medias, varios informes de analistas han reducido el riesgo de una fuerte inestabilidad a corto plazo en caso de materializarse. Lo que finalmente ha ocurrido, aunque se considera que el presidente italiano tiene más margen de maniobra que la convocatoria de nuevas elecciones.

El sector financiero italiano está siendo afectado por la inestabilidad. Es quizás el momento de que los inversores vean más allá del riesgo de contagio, para mejorar lo fundamental de otros sistemas financieros europeos, como el caso del español. Y los datos de coyuntura ayudan: hemos conocido como el PMI de noviembre de servicios sube hasta 55.1 en España, el nivel más elevado desde agosto, y el componente de empleo también al alza hasta 53.6, su nivel más elevado de los últimos meses.

Dice la Agencia de rating DBRS que el resultado del Referéndum italiano es negativo para la evolución del crédito, pero lo relevante realmente es el bajo crecimiento, algo que puede ser acentuado por la inestabilidad política.

Aquí tienen la clave: el bajo crecimiento potencial. Y el hecho de que las condiciones financieras sean extremadamente laxas supone un escenario hasta el momento positivo, en términos de amortiguar las tensiones. Pero, el BCE no es la solución a los problemas de bajo crecimiento ante la debilidad de la demanda (falta de certeza económica a futuro) y de la oferta (rigideces en el sistema productivo).

Por otro lado, como también observamos en este momento con el comportamiento de los mercados, los inversores están discriminando más allá de los problemas de algún país. Es lo que tiene la transparencia.

Sí, la política monetaria ha sido clave para amortiguar hasta el momento los riesgos financieros y económicos. Pero, llega un momento en que las medidas monetarias extremas se pueden convertir en un riesgo adicional. Es importante en este sentido que la política monetaria no sea la excusa para no tomar medidas de ajuste.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es