Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Informe del FMI

Los 10 riesgos que amenazan al crecimiento mundial

1
23 de Octubre de 2017
La tendencia de crecimiento global es positiva aunque se está moderando.

La tendencia de crecimiento global es positiva aunque se está moderando.

La economía mundial crecerá un 3,6% durante este año y un 3,7% en 2018. Estos son los datos que ha destacado el último informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), en el que destaca la tendencia positiva de la economía mundial. Sin embargo, este crecimiento se está moderando.

No obstante, existen 10 riesgos que pueden amenazar al desarrollo de la economía mundial.

1. La incertidumbre sobre las reformas. Esta inquietud es consecuencia de las dificultades para predecir la evolución de las políticas regulatoria y fiscal de EEUU, la posible adopción de restricciones al comercio internacional, la negociación del Brexit o los riesgos geopolíticos.

La posibilidad de que el mundo dé un giro hacia el aislacionismo podría provocar una corrección de las valoraciones de activos y un recrudecimiento de la volatilidad en los mercados financieros. Como consecuencia, se produciría un golpe al gasto y a la confianza, en especial, en los países con vulnerabilidades financieras.

2. La lentitud en la economía china. El pronóstico de crecimiento de China refleja una moderación debido al reequilibrio de la actividad en servicios y consumo, al alza de la deuda y a la disminución del espacio fiscal. Estos factores amenazan con una desaceleración aguda del crecimiento de la gran potencia. 

Otra de los riesgos del país es la imposición de barreras comerciales por parte de sus socios. Una desaceleración del crecimiento de China tendría repercusiones desfavorables para otras economías, que manifestaría el debilitamiento del comercio internacional, la caída de los precios de las materias primas y la pérdida de confianza.

3. La opresión de las condiciones financieras mundiales. La distensión monetaria en las economías avanzadas puede sembrar las semillas del exceso y exponer el sistema financiero, y la recuperación económica, a una descompresión de las primas de riesgo.

El FMI explica como la búsqueda de rendimiento medio de tasas de interés históricamente bajas ha empujado a los inversores a asumir riesgos poco tradicionales y ya está agravando los riesgos de crédito y liquidez. Aunque la solidez y la salud de los sistemas bancarios siguen mejorando, las políticas no terminan de desempeñar una función vital en el control de los riesgos del sector financiero no bancario.

4. El vuelco de los flujos de capital. El apalancamiento empresarial ha aumentado sustancialmente en varias economías de mercados emergentes desde la crisis financiera, con una gran emisión de deuda empresarial. Aunque este apalancamiento ha empezado a retroceder sigue siendo un riesgo.

Además, tras un periodo de abundante oferta de crédito, el endurecimiento de las condiciones financieras mundiales podría sacar a la luz fragilidades financieras. Por ejemplo, si la normalización de la política monetaria estadounidense transcurre con más celeridad, los flujos de capital hacia los mercados emergentes podrían sufrir un vuelco y el dólar apreciarse.

5. La situación de los bancos de la zona del euro. El saneamiento del sector bancario europeo continúa progresando y el crecimiento del crédito bancario al sector privado no financiero es positivo. Con todo, la morosidad es elevada, la rentabilidad sigue siendo problemática con costos elevados, de hecho, los estudios no prevén rendimientos sostenibles ni para el año 2019.

En esta línea, los bancos tienen dificultades para constituir colchones que los protejan de pérdidas imprevistas y movilizar fondos de los mercados. Sin un esfuerzo por sanear los balances y mejorar la eficiencia de los costos bancarios, en algunos países de la zona euro podrían reavivarse las inquietudes en torno a la estabilidad financiera.

6. La desregulación financiera. El FMI destaca que el aumento de la regulación y una supervisión más estricta podría afectar a los colchones de capital y liquidez, con repercusiones negativas para la estabilidad financiera.

7. La desilusión de la globalización. Existe una desilusión, especialmente en EEUU y parte de Europa, con la globalización de las economías avanzadas. A largo plazo, si las economías avanzadas no logran incrementar el crecimiento potencial y hacer que sea más inclusivo, podría acentuarse el riesgo de que la integración transfronteriza dé marcha atrás y perderse el consenso político sobre las reformas que requiere la economía del mercado.

Un aumento del proteccionismo podría perturbar las cadenas internacionales de suministro, reducir la productividad mundial y encarecer los bienes de consumo, lo que perjudicaría especialmente a los hogares con menos ingresos. Además, las restricciones a la inmigración bloquearían un canal que permite aliviar las limitaciones del mercado laboral en las sociedades que están envejeciendo y reducirían las oportunidades de especialización profesional.

8. Persiste la baja inflación. Son numerosas las economías avanzadas que no han logrado avanzar a buen paso hacia las metas de la inflación fijadas por los bancos centrales, lo que se explica por la lentitud con la que viene disminuyendo la capacidad ociosa en los mercados de trabajo. Una inflación moderada puede dar lugar a riesgos, ya que reduce las expectativas a medio plazo y dificultaría el recorte de las tasas de interés.

Por añadido, los sueldos reales serían menos flexibles y sería más probable que las empresas optaran por despedir trabajadores para reducir los costes.

9. La importancia de factores no económicos. Las tensiones geopolíticas y las desavenencias políticas internas, como el desafío catalán, pueden hacer mella en la confianza y el optimismo de los mercados internacionales. De hecho, estos episodios podrían dilatarse y postergar la recuperación de estas economías. Otros de los efectos contra el crecimiento mundial son las catástrofes naturales o la pobreza.

10. La falta de mando. Una gobernanza débil y una corrupción a gran escala también pueden socavar la confianza y el respaldo popular, asestando un duro golpe a la actividad económica interna.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comentarios
  • #1 javier
    (23/10/17 10:22)

    Una muy buena foto de la situación, articulo clarificador. GRACIAS

    Denunciar Responder
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es