Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Elecciones

"Abenomics", la mejor baza electoral del primer ministro japonés

19 de Octubre de 2017
Shinzo Abe, primer ministro de Japón.

Shinzo Abe, primer ministro de Japón.

Los resultados visibles de "Abenomics", la estrategia de crecimiento del primer ministro nipón Shinzo Abe, son su principal baza para los comicios del domingo, aunque bajo la solidez económica de Japón persisten grietas que arrojan dudas sobre su futuro.

Abe llega reforzado a estas elecciones gracias al buen pulso de la tercera economía mundial, que atraviesa su período expansivo más largo de los últimos once años y el mejor momento desde que el líder conservador llegó al poder a finales de 2012, cuando puso en marcha su ambicioso plan basado en reformas, estímulos e inversión pública.

Los indicadores más recientes apuntan a que el producto interior bruto (PIB) nipón se mantendrá en la senda creciente, mientras que la Bolsa de Tokio ha escalado a niveles inéditos en las últimas dos décadas, gracias a la confianza de los inversores en los beneficios corporativos y en la previsible continuidad en el poder de Abe.

Esta bonanza económica eclipsa los escándalos de amiguismo que golpearon al Gobierno en los últimos meses y minaron la popularidad del primer ministro, y supone "uno de los motivos más importantes" del renovado apoyo popular a Abe, según dijo el profesor de la Universidad de Tokio Yu Uchiyama.

"Habrá muchos votantes que no quieran desalojar a Abe del poder incluso si no son muy partidarios suyos", explica este politólogo. Pero no todo son buenas noticias para el primer ministro, al que las encuestas sitúan como claro favorito para las elecciones de este día 22, puesto que la economía sigue presentando flaquezas estructurales en algunos de sus puntos clave, y quedan por resolver complejos desafíos demográficos, sociales y laborales.

El consumo doméstico, principal pilar del PIB nipón, continúa sin dar el ansiado empujón a los precios debido a que los sueldos no han subido lo suficiente, lo que supone un lastre para la maquinaria de crecimiento y aleja la meta inflacionista del 2 por ciento deseada por el Gobierno y el Banco de Japón (BoJ).

El modesto gasto de los hogares podría verse aún más mermado por la subida del impuesto sobre el consumo desde el actual 8 por ciento hasta el 10 por ciento, prevista para 2019 y necesaria para mejorar la salud fiscal de Japón, cuya deuda pública es más del doble de su PIB y la mayor del mundo desarrollado.

La falta de mano de obra vinculada al envejecimiento demográfico y la baja productividad son otros de los problemas más preocupantes de Japón a medio y largo plazo, según vienen alertando organismos como el Fondo Monetario Internacional (IMF) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Los expertos reclaman reformas estructurales -llamadas la "tercera flecha" de "Abenomics"- para superar estos obstáculos, y en particular, para favorecer la natalidad, promover una mayor incorporación de la mujer al mercado laboral o recortar la brecha salarial entre empleados con contrato indefinido y los temporales.

Abe, de hecho, justificó la convocatoria de elecciones anticipadas por la necesidad de "aplicar las últimas fases de 'Abenomics' para garantizar el crecimiento", y detalló algunas de las medidas previstas, entre las que destaca un nuevo y cuantioso plan de inversión basado en la ampliación de los servicios públicos.

Estas medidas favorecerán a sectores como la sanidad o la educación, aunque "incluyen poco o nada que mejore el potencial de crecimiento a largo plazo de Japón o que ayude a lograr una inflación del 2%", señala Mark McFarland, economista jefe de Asia de Union Bancaire Privée (UBP) en un comentario sobre las elecciones niponas.

Aún así, el experto cree que la inercia expansionista de la potencia asiática -espoleada por unas exportaciones viento en popa gracias a la devaluación del yen y a la recuperación de la demanda global- le permitirá "continuar creciendo a tasas que superan las previsiones". En la misma línea, el departamento de análisis de Goldman Sachs, ve "poco probable" un cambio de rumbo significativo de la economía nipona si Abe revalida su mandato, en un informe sobre el panorama electoral nipón.

"'Abenomics' está cerca de alcanzar su límite, especialmente en lo que se refiere a flexibilización monetaria", advierte el antes citado Uchiyama, quien expresa sus dudas sobre si Abe "será capaz de resolver este problema" de salir reelegido.

Por su parte, el flamante Partido de la Esperanza de la carismática gobernadora de Tokio Yuriko Koike, principal rival electoral del gobernante Partido Liberal Demócrata, propone una alternativa a "Abenomics" que pone más énfasis en el sector privado que en los estímulos estatales para relanzar la economía.

"Yurinomics", como Koike ha bautizado a su programa económico, incluye medidas como congelar la subida impositiva prevista para 2019 e incrementar las retenciones sobre los beneficios de las grandes empresas para incrementar la recaudación pública.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es