Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Informe de la evolución del emprendimiento

El comercio online, clave para el negocio de las empresas exportadoras

09 de Octubre de 2017
servicios

El informe “Entrepreneurship at a glance 2017” destaca que el sector servicios ha sido muy importante para la creación de empresas.

La OCDE acaba de publicar una nueva edición de su habitual informe sobre la evolución reciente del emprendimiento en sus países miembros. Los datos disponibles en la mayoría de estas economías muestran un aumento significativo de la creación de nuevas empresas, alcanzando en muchos de ellos niveles anteriores a la crisis económica.

Además, los datos sobre quiebras de empresas, que han experimentado un favorable cambio de tendencia, refuerzan las señales de recuperación del entorno empresarial: a finales de 2016 el número de quiebras empresariales se redujo en muchos países a niveles anteriores a la crisis.

El informe “Entrepreneurship at a glance 2017” destaca que el sector servicios ha sido muy importante para la creación de empresas, de modo que en todos los países de la OCDE, las tasas de creación de empresas en este sector sobrepasaron a las del sector industrial, contribuyendo con cerca de dos tercios del total de los empleos creados por compañías de nueva constitución en 2014.

Sin embargo, en muchas economías la aportación de las empresas industriales de nueva creación a la creación de empleo fue del 15%. Además, entre 2008 y 2014, el empleo en el sector manufacturero disminuyó en todos los países OCDE, salvo en Luxemburgo y Alemania.

Las tasas de empleo se han recuperado en muchos países y en la mayor parte las pymes, tanto en las consolidadas como en las de reciente creación, han sido las principales impulsoras de ese crecimiento.

En los países europeos de la zona del euro, el crecimiento del empleo en las grandes empresas del sector manufacturero, menos afectadas por la crisis que las pymes, ha seguido siendo superior que en las de menores dimensiones.

Sin embargo, en los Estados Unidos el caso ha sido el contrario, con un amplio número de empresas del sector servicios creando empleo tras la crisis. Por otro lado, las diferencias de productividad entre las empresas grandes y las pequeñas varían considerablemente por países y sectores, aunque en general son bastante menores en el sector servicios que en la industria manufacturera.

Un sector servicios más emprendedor puede contribuir a seguir reduciendo las desigualdades de género. En los últimos diez años, la brecha entre hombres y mujeres en las tasas de autoempleo ha disminuido en casi todos los países.

Asimismo, en muchos países el crecimiento de la productividad de las pymes industriales tras la crisis fue más lento que en las grandes empresas, acentuando las diferencias de productividad existentes.

Otro aspecto interesante al que se refiere el informe es que las herramientas digitales han abierto nuevas posibilidades de negocio y desbloqueado nuevos mercados para las microempresas. El desarrollo de las herramientas y plataformas digitales ha facilitado nuevas oportunidades a las microempresas para abordar los mercados exteriores de un modo antes inimaginable.

Nuevos datos procedentes del informe "Future of business survey", elaborado mensualmente por la OCDE y el Banco Mundial para examinar las pymes con presencia digital, muestra que, a pesar de su menor escala, los empresarios individuales pueden tener como actividad principal de su negocio la exportación gracias al uso de las herramientas digitales.

Dos de cada tres empresas exportadoras reconocen que más de la mitad de sus ventas internacionales dependen del comercio online y casi la mitad (45%) manifestaron que más del 75% de sus ventas exteriores se realizaron utilizando herramientas digitales.

Los datos más recientes de dicho informe confirman que las empresas que comercian a nivel internacional tienen más confianza en la coyuntura actual y en las perspectivas de futuro de sus negocios y tienen también una perspectiva más positiva respecto a la creación de empleo.

Esto es especialmente cierto en el caso de los empresarios individuales orientados al comercio. El informe revela también que las grandes empresas generalmente tienen una opinión más favorable sobre la situación de sus negocios que las empresas de menor tamaño.

Las microempresas tienen que afrontar importantes retos en el desarrollo y crecimiento de su actividad, como el cumplimiento con las obligaciones legales, obtener financiación, contratar personal, retener a los empleados cualificados y encontrar socios.

El informe de la OCDE sobre el emprendimiento señala también como fenómeno relevante la tendencia al alza del número de trabajadores que desempeñan pequeños empleos esporádicos a tiempo parcial como autoempleados, dando lugar a lo que se ha dado en llamar “gig economy”.

Se trata de una tendencia generalizada en muchos países a lo largo de los últimos años. Aunque este tipo de empleos no son nuevos (la industria audiovisual y del entretenimiento, por ejemplo, siempre ha recurrido a ellos), en la actualidad está creciendo notablemente tanto su oferta como su demanda, involucrando a grupos de empleados y tipos de servicios cada vez más diversos.

La emergencia de los trabajadores "gig" plantea nuevas cuestiones sobre el autoempleo y el emprendimiento, como las relaciones poco obvias entre la economía basada en los empleos ocasionales ("gig economy") y la actividad empresarial.

Los individuos que participan en esta última pueden ser pequeños empresarios, pero muchos trabajadores "gig" ofrecen sus servicios bajo condiciones que comparten muchas similitudes con empleos convencionales, en particular en lo que se refiere a la ausencia de riesgo empresarial.

Al mismo tiempo, la flexibilidad que ofrece este tipo de empleados ocasionales a menudo contrasta con el empleo tradicional asalariado y puede propiciar el surgimiento de emprendedores que ponen en marcha su propia "start-up".

Otra cuestión es la contribución de los empleados que realizan trabajos esporádicos ("gigs") al emprendimiento, con algunas evidencias que sugieren que algunas veces pueden reducir la actividad empresarial, sobre todo cuando las plataformas de estos empleos actúan como sustitutos de emprendimiento de baja calidad más que como complemento al emprendimiento de alta calidad.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es