Buscador de la Hemeroteca
Secciones
segunda revisión del rescate

Grecia espera el desbloqueo de la ayuda en Eurogrupo y un impulso a la inversión

14 de Junio de 2017
Atenas considera que el costo político para que el FMI se sume al rescate se ha vuelto demasiado alto.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras.

El Gobierno de Alexis Tsipras espera poder cerrar por fin en el Eurogrupo de este jueves la segunda revisión del rescate, y no solo desbloquear con ello los fondos necesarios para afrontar pagos importantes en julio, sino también obtener un impulso para reactivar la inversión. Tras la imposibilidad de llegar a un acuerdo sobre el alivio de la deuda que tanto exige Grecia en la reunión de los ministros de Finanzas de la eurozona del pasado 22 de mayo, nada indica que en la futura reunión se resuelva esta cuestión.

Berlín continúa siendo reacia a concretar medidas que se plantean solo para después de 2018, cuando finaliza el tercer programa de rescate, y que tan solo se plantean "en caso de ser necesario", según lo acordado por el Eurogrupo en mayo del año pasado.

Según los analistas locales, uno de los pasos hacia una solución salomónica podría consistir en que Grecia acepte que no se precisen todavía las medidas de alivio, pero a cambio obtenga el compromiso incondicional de los socios de que, una vez finalizado el rescate, habrá una reestructuración. Para ello será necesario redactar un texto en el que se elimine la fórmula "en caso de ser necesario", planteada inicialmente.

La garantía de que habrá medidas de alivio de la deuda ayudaría a que el Fondo Monetario Internacional (FMI), cuya directora gerente, Christine Lagarde, estará presente en Bruselas, pueda aprobar su participación en el rescate.

El portavoz del FMI, Jerry Rice, planteó en los últimos días la posibilidad de que se active una herramienta utilizada hasta ahora en 19 ocasiones, la de aprobar "en principio" una participación en un mecanismo de ayuda, dejando para más adelante el desembolso de fondos.Hasta ahora el FMI tiene las manos atadas, pues sus reglamentos le impiden ayudar a un país que no tenga garantizada la sostenibilidad de su deuda.

La falta de sostenibilidad impide a su vez al Banco Central Europeo a incluir a Grecia en su programa de compra de bonos soberanos, lo que, por su parte, es un paso imprescindible para que Grecia pueda regresar paulatinamente a los mercados financieros y emanciparse de sus acreedores.

En un artículo publicado en los diarios "Le Monde" (Francia) y "Die Welt" (Alemania) -dos países con opiniones antagónicas sobre la deuda helena- Tsipras recuerda que la deuda ha seguido aumentando en los últimos años -al 180% del PIB- porque la economía ha seguido deteriorándose a pesar de las reformas emprendidas.

"La respuesta por tanto para lograr la sostenibilidad de la deuda es lograr crecimiento, un crecimiento justo, viable y sostenible", escribe Tsipras .Para que esto sea posible, añade, "se requiere en primer lugar, el ajuste de la deuda, para que la economía griega pueda respirar y se pueda restaurar la confianza del mercado". En segundo lugar figura, según Tsipras, aprobar un "ambicioso programa de desarrollo", que en lugar de poner el acento en nuevos préstamos, lo ponga en "medidas específicas para impulsar la inversión privada".

Según los medios locales, este programa adicional de incentivos a la inversión se perfila como el segundo pilar de una eventual solución salomónica, pues permitiría a Tsipras salvar la cara frente a unas bases del partido y un electorado, a los que ha prometido una y otra vez que Grecia no aceptará ninguna solución que no sea un programa concreto de alivio.

A este programa podría añadirse un desembolso de ayuda que sea superior a los 7.000 millones de euros planteados inicialmente, fondos que tan solo alcanzan para afrontar amortizaciones de deuda en julio, pero no para pagar retrasos del Estado con sus proveedores. En su artículo, Tsipras llama al Eurogrupo a reconocer que Grecia ha cumplido con sus compromisos y ha continuado "en el camino europeo".

Ahora, añade, es hora de que los acreedores conviertan el Eurogrupo en una cita "histórica" para una Europa "democrática y del crecimiento", demostrando que también "cumplen las reglas que ellos mismos han escrito".
 
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es