Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Empleo

Dieciséis tendencias de los mercados laborales europeos

29 de Mayo de 2017
  • José Luis Laguens
Por sexos, dos tercios de los subempleados españoles en 2016 eran mujeres.

Una visión general de las principales tendencias y desafíos en el mercado de trabajo de la UE.

Las disparidades existentes entre los mercados laborales de los países miembros de la Unión Europea y de la zona del euro continúan reduciéndose, con cifras de desempleo moviéndose hacia niveles más próximos a los niveles previos a la crisis.

Esta es una de las conclusiones del Informe Conjunto sobre el Empleo (Joint Employment Report 2017), que acaba de publicar la Comisión Europea.

Se trata de un análisis que forma parte del Semestre Europeo y tiene por objeto presentar una panorámica de los últimos desarrollos del mercado laboral en los Estados miembros de la UE y de las medidas de reforma promovidas por estos de acuerdo con las directrices sobre empleo que marcan las políticas comunitarias.

Partiendo del análisis de los indicadores laborales y sociales más significativos, el documento proporciona una visión general de las principales tendencias y desafíos en el mercado de trabajo de la UE y sobre cómo ha reaccionado cada país a los retos planteados mediante la aplicación de reformas.

Estas son las tendencias que están viviendo los mercados laborales europeos:
 
  1. El empleo y la situación social está mejorando en un contexto de moderada recuperación económica. Como resultado, el 75% de los objetivos en cuanto a tasa de empleo fijados por la estrategia "Europa 2020" se podrían alcanzar en 2020 si se mantienen las actuales tendencias.
 
  1. La mayoría de los indicadores laborales muestran una mejoría en 2015 y 2016. El desempleo sigue bajando, así como el paro juvenil y el desempleo de larga duración, aunque todavía con tasas elevadas en muchos países de la UE.
 
  1. El número y la proporción de personas en riesgo de pobreza o exclusión social ha comenzado a descender, pero permanecen aún a niveles elevados, afectando al 23,7% de la población total en 2015.
 
  1. Los altos niveles de desigualdad y la pobreza pueden lastrar los resultados económicos y afectar negativamente al potencial de crecimiento. Para atajar las desigualdades, los países deben actuar en áreas como la fiscalidad, los salarios (incluyendo salarios mínimos), educación y cualificación, igualdad de género y los sistemas de salud.
 
  1. Las reformas que promueven mercados laborales más resilientes e inclusivos deben continuar, estimulando la creación de empleo y la participación en el mercado de trabajo, y combinando a la vez flexibilidad con una adecuada protección social.
 
  1. Los sistemas fiscales deberían apoyar mejor la creación de empleo y contribuir más a corregir las desigualdades. Algunos países miembros han adoptado medidas para reducir la fiscalidad sobre los salarios, especialmente entre los trabajadores con rentas más bajas.
 
  1. Los salarios nominales solo se han incrementado moderadamente en un entorno de baja inflación, al tiempo que muchos Estados miembros han reformado sus sistemas de fijación salarial en colaboración con los agentes sociales.
 
  1. La implicación de los agentes sociales en el diseño e implementación de las reformas es desigual en los países de la UE.
 
  1. Los Estados miembros han seguido modernizando sus sistemas de educación y formación para mejorar las cualificaciones profesionales necesarias para adaptarlas a las exigencias de sus respectivos mercados laborales y contribuir a la inclusión social.
 
  1. El desempleo juvenil y el número de jóvenes que ni tienen empleo ni se encuentran en situación de formación ("NINIs") continúa cayendo, a pesar de seguir siendo elevado en algunos países miembros, como ocurre en el caso de España.
 
  1. Reducir el desempleo de larga duración sigue siendo prioritario, ya que todavía afecta a casi el 50% del número total de desempleados y se mantiene aún muy elevado en algunos países.
 
  1. Las mujeres siguen sin estar suficientemente representadas en el mercado laboral y continúan enfrentándose a importantes desigualdades en cuanto a remuneración del trabajo.
 
  1. En algunos países han tenido continuidad los esfuerzos por modernizar los sistemas de protección social para mejorar la cobertura y la adecuación de los beneficios sociales.
 
  1. Después de una oleada de reformas centradas en elevar la edad de jubilación, las reformas más recientes también incluyen medidas para actualizar las pensiones mediante unas garantías mínimas y una indexación adecuada.
 
  1. Los sistemas de salud contribuyen al bienestar individual y colectivo y a la prosperidad económica. Algunos países miembros están implementando reformas para dotar de una mayor sostenibilidad, eficiencia y calidad a sus sistemas sanitarios, así como para garantizar una adecuada asistencia sanitaria primaria.
 
  1. En los últimos años, la UE ha experimentado un flujo de refugiados sin precedentes, haciendo necesaria una actuación urgente para integrar social y laboralmente a este colectivo.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es