Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Informe de la OCDE

Los desafíos en la financiación de las pequeñas y medianas empresas

08 de Mayo de 2017
  • José Luis Llaguens
Del total de empresas estudiadas, el 66,4% recibió el primer préstamo cuando estaba en etapas iniciales.

Los desafíos en la financiación de las pequeñas y medianas empresas.

Casi una década después de la crisis, la situación financiera de las pymes y de los emprendedores en la mayor parte de las economías analizadas mejoró en 2015 y en la primera mitad de 2016, propiciando un entorno más favorable para la actividad empresarial, según los últimos datos que recoge un estudio de la OCDE.

Entre sus conclusiones más destacadas, el informe “Financing SMEs and entrepreneurs 2017: an OECD scoreboard” señala que aunque las fuentes alternativas de financiación están ganado terreno, las pymes siguen manteniendo una fuerte dependencia de los préstamos bancarios, haciéndolas más vulnerables a las condiciones del mercado crediticio y del entorno económico.

El documento, que analiza la evolución de la financiación en las economías de la OCDE, explica que el préstamo a las pymes aumentó moderadamente en la mayor parte de los países y mejoraron las condiciones para obtener créditos en 2015, continuando con la tendencia observada a comienzos del año anterior. La recuperación económica ha tenido un impacto positivo sobre el acceso a la financiación de las pymes.

En las economías emergentes en particular, el crecimiento de los préstamos destinados a las pymes superaron al crecimiento del PIB en los últimos años, mientras el aumento del crédito registró un aumento similar al incremento del PIB en algunos países asiáticos y europeos, en los que las pymes tienen un acceso más fácil al crédito.

El tipo de interés medio que afecta a estas empresas cayó en 2015 en la mayor parte de los países del panel de datos que maneja el informe. Estos datos también revelan que las condiciones financieras de las pymes en la mayoría de los países de la zona del euro, Japón, Reino Unido y Estados Unidos permanecieron relativamente favorables.

Al mismo tiempo, el crecimiento del crédito bancario respecto al PIB decayó en algunos países en los que las condiciones eran favorables. Por ejemplo, en Canadá, Reino Unido y Estados Unidos, este porcentaje cayó en el período 2012-2015, a pesar del robusto crecimiento económico y del abundante y barato crédito existente.

En los países más afectados por la crisis financiera
, los préstamos bancarios han ido siguiendo a la recuperación económica en los últimos años y muchas pymes siguen afrontando un acceso inadecuado al endeudamiento bancario

El informe destaca también que, por primera vez desde la crisis, los retrasos en los pagos y las quiebras empresariales disminuyeron entre las pymes de buena parte de las economías analizadas. Esta evolución sugiere una mejoría general del entorno operativo de las pymes. Por otro lado, la evolución de la morosidad refleja cierta disparidad por países. En muchos de ellos, la morosidad creció rápidamente entre 2009 y 2014, pero se estabilizó en 2015 y en la primera mitad de 2016, permaneciendo no obstante en niveles elevados. Esto podría suponer un lastre para la financiación de las pymes y el crecimiento de dichas economías en los próximos años.

Asimismo, el uso de instrumentos alternativos de financiación ha seguido desarrollándose a un ritmo desigual y el préstamo bancario continúa siendo la fuente de financiación externa predominante. Importantes retos siguen limitando la captación por parte de las pymes de instrumento financieros no bancarios, especialmente en el mercado de capitales. Sin embargo, el informe señala que se observa una cierta proliferación de políticas para promover las fuentes alternativas de financiación y mejorar el acceso para determinados grupos y empresas, aunque las garantías para la concesión de préstamos continúan siendo los principales requisitos para facilitar el acceso de financiación a las pymes.

A pesar de los positivos resultados de 2015, el acceso a la financiación de las pymes sigue siendo vulnerable a los riesgos de empeoramiento de la economía. Aunque las recientes proyecciones económicas se han revisado ligeramente al alza, existen aún importantes riesgos en un contexto económico global marcado por el lento crecimiento y las inversiones y el comercio internacional a niveles históricamente bajos.

Los gobiernos deberían continuar implementando acciones para permitir que las empresas accedan a una gama más amplia de instrumentos financieros, tal y como estipulan los principios fijados por el G20 para la financiación de las pymes.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es