Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Relaciones Institucionales

El comercio hispano-brasileño, concentrado en unos pocos sectores

25 de Abril de 2017
  • José Luis Laguens
Panorámica de Río de Janeiro - Brasil

Panorámica de Río de Janeiro - Brasil

Brasil es el quinto país del mundo por extensión y número de habitantes. Es el principal mercado latinoamericano y una de las economías emergentes más destacadas, con enormes recursos naturales y minerales y un gran potencial de desarrollo. Las relaciones económicas con España, que siempre han sido intensas, han ido evolucionando en los últimas décadas hacia un mayor fortalecimiento, aunque en los últimos años se han visto condicionadas por el cambio de ciclo de la economía brasileña.

En cuanto al comercio exterior España-Brasil, según datos de la Oficina Económica y Comercial de España en aquél país, en enero de 2017 las exportaciones españolas crecieron un 15,8% frente a las registradas en enero de 2016, mientras las importaciones procedentes de Brasil crecieron en dicho mes un 7,6% interanual.

De este modo, 2017 comenzó con un saldo comercial deficitario con Brasil en torno a los 59,4 millones de euros, ligeramente inferior al saldo de enero de 2016, que fue de 66,2 millones de euros. Brasil fue en 2015, nuestro decimoctavo mercado de exportación y el vigésimo primer proveedor de España.

La Unión Europea ha sido históricamente el principal cliente de Brasil, siendo España el 13º proveedor europeo de este país, con 4.020 millones de dólares, según datos oficiales de 2016. En este mismo año, nuestro país fue el decimoctavo cliente de Brasil.

El comercio bilateral hispano-brasileño se concentra en unos pocos sectores, como las semimanufacturas, los bienes de equipo, productos energéticos, alimentos y automoción. Por su parte, los principales capítulos importados por España desde Brasil son sobre todo alimentos, materias primas, productos energéticos, semimanufacturas y bienes de equipo. Las exportaciones brasileñas a España han ido decreciendo en los últimos años, en parte debido al cambio de ciclo económico del país suramericano.

En Brasil hay una fuerte presencia de inversiones españolas. Algunas de las principales operaciones de inversión de empresas españolas en Brasil las han llevado a cabo importantes compañías de sectores como el financiero, energético, infraestructuras, turístico y medioambiental como Banco Santander, Telefónica, Mapfre, OHL, Indra, Elecnor, Acciona, Repsol, Iberdrola, Gas Natural, Iberostar, Gamesa, Typsa, Conservas Calvo, entre otras.

Sectores de oportunidad en Brasil
El potencial de desarrollo de Brasil, la necesidad de infraestructuras y el crecimiento de su clase media proporcionan oportunidades para las exportaciones españolas, a pesar de las barreras de entrada existentes para acceder a este mercado.

Entre los sectores de oportunidad más relevantes destacan el agroalimentario (productos de calidad como el aceite de oliva y el vino, frutas, jamón, embutidos), máquina herramienta y bienes de equipo (impulsado por las inversiones en infraestructuras), medio ambiente (tratamiento de residuos), gestión de agua (saneamiento y suministro urbano), automoción (Brasil es un amplio mercado para este sector), energía solar (favorecido por el impulso que el Gobierno brasileño quiere dar a esta energía renovable), siderúrgico (para atender a la demanda de productos no atendidos por la producción local), petrolífero (exploración y explotación de yacimientos) y agrícola (maquinaria, sistemas de riego, fertilizantes).

El encuentro empresarial España-Brasil de esta semana es una oportunidad para ensanchar las relaciones económicas entre ambas partes.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es