Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Brexit

Bruselas quiere que el Reino Unido pague los costes de su salida de la UE

20 de Abril de 2017
Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea

Jean Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea.

La Comisión Europea (CE) quiere que el Reino Unido pague los costes de su salida de la Unión Europea, como la reubicación de las agencias comunitarias y otros organismos de la UE, según un documento del Ejecutivo comunitario publicado por el medio de comunicación europeo "Politico".

El texto (no oficial) filtrado recoge los principales elementos que Bruselas pretende incluir en las futuras directivas negociadoras, que estarán listas una vez que los Veintisiete (sin el Reino Unido) adopten las directrices políticas sobre el Brexit, lo que está previsto que ocurra en la cumbre extraordinaria del 29 de abril.

En la primera fase de las negociaciones, explica el documento, se dará prioridad a los asuntos identificados como "necesarios para garantizar la salida ordenada" del Reino Unido de la UE. Entre ellos, el "acuerdo económico", que deberá asegurar que tanto la Unión como el Reino Unido respetan las obligaciones asumidas antes de la fecha de retirada.

Además precisan que debería haber un solo acuerdo financiero relativo al presupuesto de la Unión y al término de la afiliación del Reino Unido a todas las instituciones u organismos establecidos en los Tratados, como el Banco Central Europeo y el Banco Europeo de Inversiones.

El acuerdo financiero, prosigue el texto, debe basarse en el principio de que el Reino Unido debe responder a las obligaciones asumidas mientras era miembro de la Unión y cubrir plenamente los costes relativos al proceso de retirada, como la reubicación de las agencias u otros organismos de la Unión. El texto precisa asimismo que se deberán acordar las modalidades de pago para limitar el impacto de la retirada sobre el presupuesto de la Unión.

El pacto financiero, indica el texto, tendrá que contener un cálculo de la cantidad global que el Reino Unido debe respetar para responder a sus obligaciones financieras hacia el presupuesto de la Unión, que podrá estar sujeto a ajustes técnicos anuales.

Incide en la necesidad de salvaguardar el estatus de los derechos de los ciudadanos europeos en el Reino Unido y de los británicos en los Veintisiete, como primera prioridad de las negociaciones por el número de personas directamente afectadas y la gravedad de las consecuencias de la retirada para ellas.

En particular, según Bruselas el acuerdo deberá definir las personas cuya situación debe quedar salvaguardada, así como los derechos que se deben proteger y dejar claro que por razones de seguridad legal debe asegurar el reconocimiento de los diplomas, certificados y otras cualificaciones formales obtenidas tanto en el Reino Unido como en la UE antes del Brexit.

El texto menciona asimismo la necesidad de cumplir con el compromiso de la Unión por continuar apoyando la paz, estabilidad y reconciliación en Irlanda y señala, en línea con las directrices del Consejo, que la futura relación entre el Reino Unido y los Veintisiete solo concluirá tras la salida británica del club comunitario. El documento no hace mención a Gibraltar, cuya futura situación sí aparecía en el borrador de guías negociadoras publicado por el Consejo Europeo el pasado 31 de marzo.

Una vez adoptadas a finales de abril, las directrices de la salida, a primeros de mayo, la Comisión Europea presentará unas directivas más detalladas, que se espera que los países adopten el 22 de ese mismo mes en una reunión en la que la se dará a Michel Barnier el mandato como negociador del Brexit. Las negociaciones propiamente dichas comenzarán tras las elecciones británicas del 8 de junio, según el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker.

 
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es