Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Elecciones francesas

El futuro del primer cliente comercial de España, en juego

16 de Febrero de 2017
  • Patricia Rouzaut
Marine Le Pen, presidenta del Frente Nacional francés.

Marine Le Pen, presidenta del Frente Nacional francés.

 


El futuro del primer cliente comercial de España está en juego. El próximo 20 de febrero se celebrará la XV Cumbre bilateral hispano-francesa en Málaga, donde los dirigentes de ambos países analizarán la situación de la economía tanto de los dos Estados como de Europa, y se plantearán posibles escenarios futuros.

Francia sigue siendo el primer cliente comercial de España en el mundo. De hecho, las exportaciones españolas al país vecino representan más del 15% del total, y en los once primeros meses de 2016 alcanzaron los 35,5 millones de euros. La importancia económica de este país es vital para España, y la llegada de un nuevo Gobierno del Frente Nacional que quiere llevar al 'Frexit' a la República, siguiendo los pasos de Reino Unido, es una amenaza para las relaciones bilaterales de ambos países.

Las elecciones presidenciales francesas se decidirán en dos vueltas, la primera el 23 de abril y la segundo el 7 de mayo. Este resultado condicionará los intercambios comerciales y la situación de Francia dentro de la Unión Europea.

En relación al comercio hispano-francés, la salida de Francia de la UE tendría importantes consecuencias para España, mucho mayores que el Brexit. Las exportaciones españolas han mantenido su dinamismo y han aumentado a un ritmo superior al de las importaciones. Así, el excedente continúa creciendo y la tasa de cobertura mejora, según los datos del Informe Económico y Comercial de la Secretaria de Estado de Comercio. Sin embargo, estos datos pueden darse la vuelta si se confirma el 'Frexit', ya que la movilidad entre fronteras cambiaría, apareciendo aranceles y trámites que no solo ponen en peligro el comercio con la propia Francia sino las exportaciones e importaciones españolas con el resto de la UE que utilizan la vía terrestre. 

De hecho, según el Informe ya citado, los principales acuerdos comerciales entre ambos países surgen en el marco europeo: los referentes a la modificación de la gobernanza europea y específicamente sobre el Euro y la integración fiscal dentro de la Eurozona. Por lo que sería necesario crear un nuevo marco regulatorio entre ambos mercados. 

Los productos más exportados a Francia, y que podrían verse afectados por una nueva relación comercial, son automóviles, equipos y componentes de automoción, productos de fundición, equipamiento de navegación aérea, materias primas y semimanufacturas de plásticos, confección, combustibles y lubricantes y material eléctrico.

Por su parte, la importación procedente de Francia se centra en equipos y componentes de automoción, automóviles, productos de fundición, materias y semimanufacturas de plástico y química orgánica. Además, el cambio de escenario influiría en los flujos de inversiones, que siguen siendo muy intensos en ambas direcciones.

La proximidad geográfica y cultural del mercado francés concede ventajas competitivas a los productos españoles en sectores de bienes de consumo como azulejos, moda, calzado y mueble, y también en otros productos agroalimentarios de alto valor, como el jamón ibérico y serrano, el aceite de oliva y otros productos gourmet, según los datos de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE).

La incertidumbre en Francia
La economía francesa creció un 1,1% en 2016, según los datos del Instituto Nacional de Estadística francés, una cifra que no llega a las expectativas del Ejecutivo francés. Además, la incertidumbre ante las elecciones ha hecho que la inversión extranjera y el turismo apuestan por otros países, como España. Así, la gestora holandesa Robeco ha asegurado que la economía española, especialmente en cuanto a su financiación, podría beneficiarse de la incertidumbre en Francia e Italia y la llegada de turismo de países mediterráneos, en un año de citas electorales en el que el populismo es un "riesgo" para Europa.

La líder ultraderechista, Marine Le Pen, tiene un 25% de opciones de ganar, según el jefe de Robeco, Léon Cornelissen, un porcentaje de riesgo "alto" para los inversores, que "han aprendido la lección" de la "inesperada" elección de Donald Trump en Estados Unidos o del Brexit. Una situación que pondría en jaque a la economía española. 
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es