Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Energía

La central nuclear más antigua de Francia no cerrará antes de 2018

25 de Enero de 2017
La ministra francesa de Ecología, Ségolène Royal.

La ministra francesa de Ecología, Ségolène Royal.

La ministra francesa de Ecología, Ségolène Royal, afirmó que el cierre de la central nuclear de Fessenheim, la más antigua del país, no será definitivo hasta que entre en servicio la nueva central que se está construyendo en Flamanville, en 2018 o más tarde.

En una entrevista radiotelevisada por "RMC" y "BFM TV", reconoció que no habrá una decisión definitiva durante el mandato del presidente François Hollande, que concluye en mayo, y que cuando fue elegido en 2012 tenía el cierre de Fessenheim entre sus promesas. Royal recordó que la condición es que se conecte a la red el complejo atómico de Flamanville, en la costa de Normandía, que acumula retrasos y podría no estar listo para 2018.

En cualquier caso, se felicitó del dictamen "equilibrado" del consejo de administración EDF, que ayer dio su visto bueno al acuerdo establecido con el Gobierno para recibir una indemnización de unos 490 millones de euros para cuando se ponga fin anticipadamente a la generación en Fessenheim.

La ministra se esforzó en desmentir que la clausura de esa central, situada a orillas del río Rin en Alsacia, junto a la frontera alemana, vaya a suponer la pérdida de los 2.200 empleos vinculados a su actividad.

"No hay ningún despido, ninguna supresión de empleo", afirmó antes de subrayar que habrá "nuevas inversiones industriales franco-alemanas" en esa región y que hay que buscar "los empleos del futuro".

Royal planteó diversas hipótesis de reconversión del complejo, como una planta de la marca estadounidense de coches eléctricos Tesla, una factoría de baterías de nueva generación o una instalación piloto especializada en el desmantelamiento de centrales atómicas.

EDF indicó que no tomará una decisión sobre el cierre de Fessenheim mientras no consiga las autorizaciones administrativas para continuar la construcción de Flamanville, y que en ese caso hará falta un decreto que no llegará hasta la entrada en servicio de ese nuevo complejo, "previsto a finales de 2018".

Hollande y Royal, que en su ley de transición energética quieren reducir el peso de la energía nuclear en la producción eléctrica del 75% actual al 50% en el horizonte de 2025, han intentado dar los pasos necesarios para hacer irreversible el cierre de Fessenheim.

Sobre todo, teniendo en cuenta que el candidato de la derecha a las presidenciales de abril-mayo y favorito en las encuestas, el ex primer ministro François Fillon, ha dicho que si llega al poder la central alsaciana seguirá en funcionamiento.
 
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es