Buscador de la Hemeroteca
Secciones
La investidura del líder de la economía mundial

Presidente Trump. ¿Una nueva era de proteccionismo?

20 de Enero de 2017
EEUU

El futuro y el pasado presidente de Estados Unidos posan antes de la investidura de Donald Trump.

Donald Trump será hoy investido oficialmente presidente de los Estados Unidos. El nuevo líder de la primer economía mundial tendrá en su mano la llave, desde el despacho Oval, que decidirá si se mantienen las reglas de la globalización o si hay un giro hacia el proteccionismo o el aislamiento, una posibilidad que puede hacer tambalear los pilares del capitalismo.

Si la nueva Casa Blanca cumple los augurios de Trump, sin duda se verá afectada la situación económica mundial, ya que el líder republicano ha proclamado que pretende establecer un sistema de comercio proteccionista que, según algunos expertos, podría llevar a la recesión a países como México e, incluso, a Estados Unidos. Sus políticas también pueden convertirse en una amenaza para países que, como España, se encuentran en un proceso de recuperación económica.

En principio, Donald Trump quiere aumentar los aranceles comerciales, imponiendo un impuesto de más del 30% en las importaciones, con el fin de crear una economía proteccionista que incide en las empresas extranjeras y en las nacionales dedicadas al comercio exterior. Este gesto podría reducir el PIB de México hasta un 4,9%, según estimaciones de Forbes, y llevar a la desaceleración económica a China.

Concretamente, el político estadounidense pretende elevar un 45% la barrera a los productos chinos y un 35% a los mexicanos. Desde que fue elegido Trump se ha dedicado a presionar a las empresas para que no inviertan en países como México y que, si lo hacen, tendrán casi imposible vender de forma competitiva sus productos en EEUU.

En EEUU el proteccionismo afectaría especialmente a los sectores industriales y exportadores. “Cuatro millones de estadounidenses perderían su trabajo y se dejarían de crear otros tres millones de empleos adicionales”, afirmaba un estudio de The Washington Post. Estos datos se unen a la negativa de Trump a subir el salario mínimo y a su propuesta de bajar los impuestos a las rentas altas y a las sociedades que puede llevar, en palabras del multimillonario mexicano Carlos Slim, “a romper con la economía de EEUU”. Sin embargo Trump, que ha ninguneado a los periodistas, dice que será el mayor creador de empleo en EEUU que Dios ha creado. Y, por ahora, la economía estadounidense sigue creciendo a buen ritmo y está muy cerca del pleno empleo.

Si el aislacionismo triunfa y se genera una guerra comercial entre potencias, “Europa saldría perdedora al ser la única que sigue las reglas del libre comercio”, llegó a pronosticar Dembik Christopher, analista de Saxo Bank.

Concretamente, el aumento de gasto en infraestructuras y la bajada de los impuestos del político republicano podría afectar a la volatilidad de los mercados de deuda. España, un país muy dependiente por su alto déficit y deuda de los mercados de bonos, se vería afectada si se reproduce la volatilidad de 2012.

EEUU: el sexto destino de las exportaciones españolas
Estados Unidos es el principal socio comercial de España fuera de la Unión Europea. Este mercado representó en 2015 el sexto destino de las exportaciones españolas de bienes, un 4,5% del total, y es el quinto proveedor de España ya que algo más del 4,3% de las importaciones españolas proceden de Estados Unidos. Almudena Semur, gerente del Instituto de Estudios Económicos, reconoce que si se imponen aranceles o barreras comerciales las empresas españolas se verían perjudicadas.

Estados Unidos fue el primer inversor en España en 2014 en términos de stock con el 14,4% del total y, con el 16%, es el primer destino de la inversión externa española. Además, hay que tener en cuenta que el 20% de los ingresos de seis compañías del Ibex 35 dependen de Estados Unidos, como es el caso de Grifols, Viscofan, Acerinox y Ferrovial.

Pero esto sería sólo el principio. Ya que Trump ha prometido una batalla contra los acuerdos comerciales con el resto del mundo: “Será muy perjudicial ya que, para empezar, es un defensor de implantar medidas proteccionistas, lo que supone abolir tratados como el NAFTA y que los que están en vías de negociación, como el TTIP, tengan un futuro más que incierto, cosa que no beneficia a las empresas extranjeras instaladas en Estados Unidos ni a las que puedan venir”, asegura Gonzalo García, presidente y director de USSpain Executives Community (USEC).

Trump se ha mostrado en contra de la firma del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TTP) e, incluso, se duda si Estados Unidos seguirá o no en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Todo ello ha llevado a la consultora Dun&Bradstreet a explicar que Donald Trump es el mayor riesgo para la economía global (nivel de riesgo 42 sobre 100). La falta de detalles sobre la agenda del que desde hoy será presidente de Estados Unidos (que se ha prodigado más en Twitter que ante la prensa en los últimos meses) está generando una gran incertidumbre en todo el mundo, junto a sus continuas muestras de apoyo a Rusia.

Aurelio García del Barrio, director del Global MBA con Especialización en Finanzas de IEB, vaticina en un artículo en elempresario.com que la política fiscal americana será más laxa, donde se reducirán los siete tramos actuales del IRPF, que van desde un 10% hasta un 39,6%, a tres, con un tope del 25% para las grandes fortunas. Este cambio en el ingreso, junto con la falta de reducción de gasto público, puede suponer un aumento de la deuda de 5 billones de dólares, que se sumarían a los 19 billones actuales.

En cualquier caso, la expectativa de que la nueva administración estadounidense promulgue importantes estímulos fiscales ha aumentado el optimismo sobre el crecimiento a corto plazo y medio plazo de Estados Unidos.

Este experto explica que, por el contrario, la política monetaria se tornará más dura, tras el aumento de tipos decidido por la Reserva Federal en diciembre. Un interrogante clave para el corto plazo será cuánto puede desacoplarse la política monetaria de EEUU de la del resto del mundo o si el aumento relativo de los costes de endeudamiento en EEUU se verá limitado por la búsqueda de rendimiento por parte de los inversores globales.
Más información
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es