Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Italia

El futuro de Europa, en manos del referéndum que se celebrará en Italia

04 de Diciembre de 2016
Matteo Renzi, primer ministro de Italia

En el referéndum convocado por Matteo Renzi está en juego el futuro de una de las economías más importantes, y más frágiles, del club del euro.

A punto de terminar, 2016 se analizará en términos históricos como uno de los años en el que las urnas están consiguiendo cambiar el statu quo en la política internacional. Un referéndum, el del Brexit, ya ha roto los pilares de la Unión Europea, que sigue en fase de reconstrucción. La victoria inesperada de Donald Trump también modificará, sin duda, las relaciones internacionales. Hasta en Colombia la población rechazó en las urnas el acuerdo de paz entre el Gobierno y las FARC.

Aún sigue sin conocerse qué ocurrirá en el Viejo Continente tras la salida de Reino Unido de la UE y habrá que esperar al próximo año para ver cómo evoluciona la política internacional tras el triunfo del magnate republicano. Pero lo más inquietante es que el domingo 4 de diciembre podría volver a sumarse otro elemento de incertidumbre. Esta vez en Italia. Es el referéndum que ha convocado Matteo Renzi, donde está en juego el futuro de una de las economías más importantes, y más frágiles, del club del euro.

Pero, ¿Qué se vota en el referéndum del próximo domingo? En principio está en juego el funcionamiento del Estado italiano, pero también mucho más que eso. Una de las ideas es que el Senado tenga menos poder y adquiera unas competencias, salvando las distancias, más parecidas a las del Senado español. Actualmente  el sistema político transalpino hace que las dos cámaras tengan poderes similares para que, en teoría, se vigilen la una a la otra.

Aunque el problema es que eso ha llevado a Italia en ocasiones a problemas de gobernabilidad. La reforma también implicaría reducir el número de senadores a 100, que serían elegidos entre los representantes políticos regionales, y la eliminación de algunos privilegios.

La revolución institucional que plantea Renzi, aunque implica el mayor cambio en la Constitución italiana desde la década de 1950, tiene un riesgo para la estabilidad en la política italiana que ha decidido el propio Matteo Renzi. El primer ministro ha sugerido que si no gana (y hay que tener en cuenta que las encuestas dan resultados desiguales y los analistas ya no se fían de ellas tras el Brexit, el referéndum en Colombia  o la victoria de Trump) dimitirá. Lo ha reiterado hace pocos días.

El principal problema para el futuro de Europa es que si Renzi pierde el referéndum y se ve obligado a convocar unas elecciones generales, el Movimiento 5 Estrellas de Beppe Grillo podría llegar al poder. En ese caso, Grillo ya ha apuntado que convocaría otro referéndum para decidir si Italia quiere dejar el euro. De nuevo el futuro de la economía podría quedar en manos del populismo. Una salida de Italia del euro, o incluso la posibilidad de que vaya a salir,  generaría mucha más incertidumbre en los mercados que los problemas de Deutsche Bank o del Brexit, según diversos informes que han difundido los bancos de inversión en los últimos meses.

La Comisión Europea espera que el PIB italiano crezca un 0,7% en 2016 y un 0,9% en 2017 (en ambos casos 0,9 puntos porcentuales menos con respeto a las estimaciones del Gobierno de Renzi). El problema es que estas cifras de crecimiento exiguo, si finalmente se cumplen, ponen en jaque el plan de reducción del déficit, imprescindible en una economía fuertemente endeudada como Italia, que en 2015 alcanzó el 132% del PIB.

Algunos medios influyentes como The Economist han pedido el “no” en el referéndum italiano y han abogado por otro Gobierno técnico como el de Mario Monti. Mientras tanto, Silvio Berlusconi vuelve a amagar con volver a la política, aunque está inhabilitado, a la espera de un recurso de sus abogados al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, una sentencia que se conocerá en 2017.

Los ánimos están tan a flor de piel que el primer ministro italiano, Matteo Renzi, ha anunciado esta semana una bajada de impuestos y una subida en las pensiones y en la financiación destinada a la Sanidad, durante la presentación del Presupuesto para 2017, aprobado por la Cámara de los Diputados.

La Cámara dio el visto bueno al documento por 290 votos a favor y 118 contrarios, con lo que el texto pasará ahora al Senado, donde será debatido, aunque no será hasta después de que se celebre el referéndum para la reforma constitucional el 4 de diciembre. "Los impuestos siguen bajando: el de sociedades, el IRPF agrícola, los impuestos para los autónomos", afirmó Renzi, que está claramente en campaña.

Aunque después de la convocatoria del domingo no sólo se sabrá si hay Presupuesto, sino si Renzi continúa y si 2016 termina con una nueva oleada de desconfianza sobre el destino del euro. El futuro de toda Europa volverá a estar en manos de los ciudadanos de un sólo país, concretamente de los cerca de 47 millones de italianos que tienen derecho a voto.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es