Buscador de la Hemeroteca
Secciones
El último líder revolucionario de Latinoamérica

Muere Fidel Castro a los 90 años

26 de Noviembre de 2016
El líder del régimen cubano hasta 2008, Fidel Castro.

El líder del régimen cubano hasta 2008, Fidel Castro.

El presidente de Cuba, Raúl Castro, su hermano, anunció la muerte de Fidel Castro visiblemente emocionado: "Con profundo dolor comparezco para informarle a nuestro pueblo, a los amigos de nuestra América y del mundo que hoy 25 de noviembre del 2016, a las 10.29 horas de la noche falleció el comandante en jefe de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz", dijo. “En cumplimiento de la voluntad expresa del compañero Fidel, sus restos serán cremados en las primeras horas de mañana sábado 26", remarcó. Al final de su anuncio proclamó: ¡Hasta la victoria siempre! 

Fidel Castro se llamaba Fidel Alejandro Castro Ruz. Nació en Mayarí, Holguín, en 1926, y era posiblemente el último revolucionario con vida. Falleció con 90 años de edad. Tras liderar la Revolución cubana de 1959, que a pesar de los gestos de apertura aún sigue presente en la vida de los cubanos, agrupó a un amplio espectro de sectores sociales y formaciones políticas contra la dictadura de Fulgencio Batista, Fidel Castro emprendió una política comunista que incluyó la reforma agraria y la expropiación de los bienes de las compañías norteamericanas.

La presión de Estados Unidos, que apoyó en 1961 un frustrado intento de invasión de la isla, llevó a Castro a radicalizar sus posturas y a solicitar ayuda a la Unión Soviética, y aunque el desenlace de la llamada Crisis de los misiles (1962) aseguró la pervivencia de la Revolución, socavó también su independencia, dejando al país alineado en la órbita soviética.

Con el apoyo de la Unión Soviética y del bloque socialista, y a costa de las libertades ciudadanas y de los sacrificios impuestos a la población, Fidel Castro logró superar las inmensas dificultades que supuso el bloqueo estadounidense, y siguiendo los modelos de planificación comunista vendió avances sociales (educación, sanidad), si bien el desarrollo económico fue exiguo. Tras la caída del muro de Berlín en 1989, la subsidiada economía de la isla padeció una gravísima crisis; pese a ello, la Cuba castrista figuró entre los pocos regímenes comunistas que sobrevivieron al derrumbe de la URSS.

Con la salud debilitada, Fidel transfirió el poder a su hermano Raúl Castro en 2008, casi cincuenta años después del triunfo de aquella revolución en que habían sido compañeros de armas. Ayer se acabó una etapa histórica en un momento en el que se está produciendo un giro en la geopolítica mundial tras la salida de Reino Unido de la UE, el alto el fuego de las FARC en Colombia y la victoria de Donald Trump en la primera potencia mundial.

Conjurado el peligro de una agresión estadounidense y asegurada la pervivencia de la Revolución, el país entró en una fase de estabilidad no exenta de dificultades económicas. El embargo no afectaba solamente a las exportaciones de azúcar y otros productos a los Estados Unidos, sino también a las importaciones desde EEUU a Cuba, que se surtía casi en exclusiva de todo tipo de artículos estadounidenses. El comercio entre ambos países quedó anulado. Durante el mandado de Barack Obama, que termina en enero, se abrió una puerta al deshielo entre Cuba y EEUU, que podría quedar paralizado si se cumplen las promesas de campaña de Trump.

No obstante, en los últimos años los pasos de acercamiento entre Obama y Raúl Castro han sido significativos. En diciembre de 2014 se anunció un acuerdo para el restablecimiento de las relaciones diplomáticas que se materializó simbólicamente en agosto de 2015 con la apertura de la embajada estadounidense en La Habana.

Con el cambio de siglo, Fidel Castro pudo contar con el apoyo del presidente venezolano Hugo Chávez y de una nueva hornada de dirigentes de izquierdas opuestos al neoliberalismo económico estadounidense, como el boliviano Evo Morales. En octubre de 2000 firmó un acuerdo con la Venezuela de Chávez que permitió a Cuba importar petróleo en ventajosas condiciones. 

Las consecuencias de los atentados de las torres gemelas llevaron a un nuevo deterioro de la situación económica (caída del turismo, cierre de centros azucareros) y a renovadas presiones estadounidenses en el plano político. Fidel Castro reaccionó reafirmándose en sus principios: el socialismo fue declarado "irrevocable" en una enmienda constitucional de 2002. Desde 2003 se intensificó la persecución de la disidencia, y en 2004 se puso fin a la dolarización de la economía, once años después de que se autorizara la libre circulación del dólar en la isla.

A mediados de 2006, tras asistir a una cumbre del Mercosur en la Argentina, Fidel Castro debió ser sometido a una intervención quirúrgica que lo obligó a mantener reposo; antes de la operación delegó todos las funciones de gobierno en su hermano Raúl. En febrero de 2008, Fidel presentó su renuncia definitiva, y Raúl Castro fue confirmado en sus cargos.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es