Buscador de la Hemeroteca
Secciones

China espera mantener las relaciones comerciales tras el triunfo de Trump

10 de Noviembre de 2016
  • elempresario.com/Efe
China busca mantener las relaciones comerciales con EEUU

China busca mantener las relaciones comerciales con EEUU

La incertidumbre planea sobre las relaciones entre China y EEUU con la llegada a la Casa Blanca de un Donald Trump que ha hecho bandera del proteccionismo, aunque Pekín confía en minimizar su impacto económico y mantener los lazos comerciales. Trump se mostró muy crítico en campaña con el gigante asiático: lo acusó de robar empleos estadounidenses, amenazó con poner aranceles a los bienes chinos que EEUU importa y prometió declarar al país como manipulador de divisas, lo que acarrearía sanciones.

De materializar en acciones sus palabras como candidato, el presidente electo estadounidense podría desencadenar una guerra comercial entre las dos mayores potencias del mundo con graves consecuencias para la economía global, pero las autoridades chinas esperan que prime la moderación para que no se llegue a ese extremo.

"Estamos dispuestos a seguir cooperando con EEUU para promover el beneficio mutuo y unas relaciones económicas y comerciales donde China y EEUU ganen", dijo hoy el portavoz del Ministerio de Comercio chino, Shen Danyang, en una rueda de prensa en Pekín. "No importa quién haya sido elegido presidente de EEUU, la realidad de que los intereses comunes de los dos países son mayores que las diferencias no va a cambiar, como tampoco el deseo de las comunidades empresariales de China y EEUU de profundizar la cooperación de beneficio mutuo", recalcó Shen.

Las apelaciones al proteccionismo de Trump no han gustado en Pekín y los expertos advierten de que, pese a que prefiera no recurrir a ellas, el Gobierno chino tiene "armas" para responder a una posible ofensiva comercial del magnate neoyorquino. La especialista en relaciones China-EEUU del Instituto de Estudios Internacionales de Shanghái Ye Yu explica que, si Washington decide poner aranceles a sus importaciones de China, Pekín podría dejar de comprar deuda estadounidense o renunciar a cooperar en terceros países como los de Oriente Medio.

"El tamaño del mercado doméstico chino es el principal recurso para contrarrestar a Trump en caso de que haya una guerra comercial", señala Ye. Según datos oficiales de ambos países, el volumen de transacciones comerciales bilaterales ascendió en 2015 a cerca de 600.000 millones de dólares, con una balanza favorable a China en 367.000 millones.

La propuesta de Trump de elevar los gravámenes a los productos que EEUU importa de China del 4,2 % actual al 45 % reduciría las exportaciones del gigante asiático en 420.000 millones, un 87%, y haría caer su producto interior bruto (PIB) un 4,8 %, según una estimación de la firma financiera Daiwa Capital Markets.

"Los comentarios de campaña no son las políticas de gobierno. De hecho, el presidente electo no conseguirá absolutamente nada y creará mucha incertidumbre si aplica su retórica de campaña sobre el comercio con China", afirma el portavoz de la Cámara de Comercio de EEUU en China, James Zimmerman, en un comunicado enviado a Efe.

"El presidente electo y su equipo se darán cuenta rápidamente de que es importante trabajar con China, dado que nuestras dos economías están más y más integradas y son cada vez más interdependientes", añade Zimmerman. En este sentido, Zhao Hai, investigador del Instituto de Estrategia Nacional de la Universidad de Tsinghua, apunta a la existencia de posibles áreas de entendimiento entre los EEUU de Trump y China.

"Mucha gente está muy preocupada sobre posibles medidas proteccionistas. Pero hay una base común: incluso aunque Trump acabe yendo en contra del libre comercio, comparte con China la necesidad de acometer reformas económicas. China y Estados Unidos pueden encontrar ahí un punto en común para entenderse", indicó Zhao.

"China padece las mismas enfermedades sociales: la grieta entre ricos y pobres, el precio de la vivienda... Hay mucha parte negativa de la globalización, y esos síntomas también se sienten en China. Mucha gente en China puede ponerse en la piel del votante americano", abunda el experto de la Universidad de Tsinghua. La experta del Instituto de Estudios Internacionales de Shanghái insiste en que con el multimillonario estadounidense hay ante todo incertidumbre, dado su carácter de neófito en la política.

"No tendríamos que ser excesivamente pesimistas, porque Trump es un hombre de negocios y actuará con una lógica empresarial, no ideológica. En los negocios se pone el énfasis en los intereses comunes y eso puede ser bueno para China", anticipa Ye. De hecho, Zhao se muestra de acuerdo con esa línea de pensamiento, y predice que la experiencia de Trump en los negocios puede ser de ayuda para que logre buenas relaciones con su futuro homólogo chino, Xi Jinping.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es