Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Moda

La capa española, todo un clásico

14 de Noviembre de 2017
capa-española

¿Cómo es la capa española? Un trozo de tela que cae desde los hombros hasta los tobillos, una circunferencia de paño con un cuello de pie cosido al escote, a la que se añade una capelina más pequeña que abriga los hombros.

Agencia EFE
capa-española-8

capa-¿Cómo es la capa española? Un trozo de tela que cae desde los hombros hasta los tobillos, una circunferencia de paño con un cuello de pie cosido al escote, a la que se añade una capelina más pequeña que abriga los hombros.-8

Agencia EFE
capa-española-12

¿Cómo es la capa española? Un trozo de tela que cae desde los hombros hasta los tobillos, una circunferencia de paño con un cuello de pie cosido al escote, a la que se añade una capelina más pequeña que abriga los hombros.

Agencia EFE
capa española

¿Cómo es la capa española? Un trozo de tela que cae desde los hombros hasta los tobillos, una circunferencia de paño con un cuello de pie cosido al escote, a la que se añade una capelina más pequeña que abriga los hombros.

Agencia EFE
capa española

¿Cómo es la capa española? Un trozo de tela que cae desde los hombros hasta los tobillos, una circunferencia de paño con un cuello de pie cosido al escote, a la que se añade una capelina más pequeña que abriga los hombros.

Agencia EFE
capa española

¿Cómo es la capa española? Un trozo de tela que cae desde los hombros hasta los tobillos, una circunferencia de paño con un cuello de pie cosido al escote, a la que se añade una capelina más pequeña que abriga los hombros.

Agencia EFE
capa española

¿Cómo es la capa española? Un trozo de tela que cae desde los hombros hasta los tobillos, una circunferencia de paño con un cuello de pie cosido al escote, a la que se añade una capelina más pequeña que abriga los hombros.

Agencia EFE
capa española

¿Cómo es la capa española? Un trozo de tela que cae desde los hombros hasta los tobillos, una circunferencia de paño con un cuello de pie cosido al escote, a la que se añade una capelina más pequeña que abriga los hombros.

Agencia EFE
capa española

¿Cómo es la capa española? Un trozo de tela que cae desde los hombros hasta los tobillos, una circunferencia de paño con un cuello de pie cosido al escote, a la que se añade una capelina más pequeña que abriga los hombros.

Agencia EFE
capa española

¿Cómo es la capa española? Un trozo de tela que cae desde los hombros hasta los tobillos, una circunferencia de paño con un cuello de pie cosido al escote, a la que se añade una capelina más pequeña que abriga los hombros.

Agencia EFE
capa española

¿Cómo es la capa española? Un trozo de tela que cae desde los hombros hasta los tobillos, una circunferencia de paño con un cuello de pie cosido al escote, a la que se añade una capelina más pequeña que abriga los hombros.

Agencia EFE
capa española

¿Cómo es la capa española? Un trozo de tela que cae desde los hombros hasta los tobillos, una circunferencia de paño con un cuello de pie cosido al escote, a la que se añade una capelina más pequeña que abriga los hombros.

Agencia EFE
capa española

¿Cómo es la capa española? Un trozo de tela que cae desde los hombros hasta los tobillos, una circunferencia de paño con un cuello de pie cosido al escote, a la que se añade una capelina más pequeña que abriga los hombros.

Agencia EFE
Capa española, una de las indumentarias "más antiguas que se puede encontrar en todas las culturas", explica la jefa de Colecciones del Museo del Traje (CIPE) de Madrid, Concha Herranz.

Los orígenes de la capa se remontan a la prehistoria. "Si hay una prenda que ha sobrevivido hasta nuestros días es sin lugar a dudas la capa española", dice Miguel del Amo, experto en Protocolo y director de RedScreen.

Aunque los egipcios y los griegos hicieron uso de capas ligeras, "fueron los romanos los que la popularizaron, "tomándola prestada del atuendo celtíbero", añade Del Amo.

En España siempre ha existido tradición por la capa, se dice que su temporada va del 11 de noviembre, día de San Martín, al 19 de marzo, San José, pero ahora es una prenda de moda, de máxima tendencia usada por mujeres y hombres del todo el mundo, más desde que las grandes firmas de lujo la han subido a la pasarela.

¿Cómo es la capa española? Un trozo de tela que cae desde los hombros hasta los tobillos, una circunferencia de paño con un cuello de pie cosido al escote, a la que se añade una capelina más pequeña que abriga los hombros.

Se cierra con un pasador de dos piezas unidas con una cadena plateada o dorada. Por un lado, un botón de metal, decorado con las iniciales del nombre de propietario, el escudo heráldico, motivos geométricos o estrellas y por el otro lado, una bola o bellota "que hace de tope", especifica Herranz.

El interior de la capa se resuelve con el forro y las vistas, "dos tejidos que se incorporan a su paño", dice Herranz, quien hace hincapié en la importancia de las vistas, pieza que se confecciona con terciopelo en colores contrastados o bien con estampados florales, y que se apoya, casi siempre, sobre el hombro izquierdo.

Su largo ha ido variado en función de la modas y de la estatura de los hombres que la heredaban generación tras generación.

Valorada en los armarios masculinos, la capa en la época medieval se convirtió en una prenda clásica, de abrigo que permitía libertad de movimientos. "En la cultura americana se puede encontrar con plumas exóticas, muy caras", recuerda la historiadora.

La capa española también tiene connotaciones políticas, fue el epicentro del Motín de Esquilache, una revuelta popular que tuvo lugar en Madrid en 1766, cuando Leopoldo de Gregorio, marqués de Esquilache, prohibió la capa y el sombrero de ala ancha para garantizar la seguridad en la ciudad de Madrid.

Durante el Romanticismo y el Modernismo fueron muchos los que lucieron capa española, entre ellos, el escritor Mariano José de Larra o la poeta Rosalía de Castro. Épocas en las que "era impensable lucir una capa sin sombrero, bastón, pajarita o corbata, así lo dictaba la etiqueta", explica el experto en Protocolo, Miguel del Amo.

Ilustres españoles y extranjeros de las letras, el cine, la música y la política han lucido y lucen capa española, entre ellos Pío Baroja, Manuel Machado o Antonio Buero Vallejo o Camilo José Cela, cuya imagen mantenemos en la retina: la presencia del escritor de "La Colmena" durante de la ceremonia de los Premios Nobel en 1989.

Rodolfo Valentino, Marcelo Mastroianni, Gary Cooper, Winston Churchill, Federico Fellini, la princesa Diana de Gales, Hillary Clinton, Bruce Springsteen o Catherine Deneuve son algunas de las celebridades que han exhibido una capa española.

Estas prendas las hacían los sastres con paños de excelente calidad, como los de Béjar o los de Alisten. "La capa es un producto icónico español que se remonta a 1580, cuando Joan de Alcega, el primer sastre español, dibujó el patrón", cuenta Paul García de Oteyza, que a día de hoy trabaja una capa ligera, casi miminalista, con soberbios tejidos que absorben la luz como si se trataran de los lienzos de Zurbarán, con su firma Oteyza.

"Su utilización empezó a ser muy popular en zonas como Salamanca por la producción de lana merina y uno de los primeros en utilizarla fue el Duque de Béjar", dice Del Amo, quien considera que en el siglo XIX "las clases más altas empiezan a usarla y la convierten en una prenda selecta en ambientes distinguidos y elegantes".

En la zona de Levante, la capa se solía confeccionar en sedas moradas, malvas o tonos rosáceos, mientras que en el País Vasco y Santander se trabajaban en tonos oscuros.

Si en Galicia se realizaba con paja de centeno, una textura que protegía de la lluvia, a juego con las polainas, en Castilla destacaba la capa parda zamorana, de gran peso, que contenía elementos decorativos "una cresta gótica en relieve de gran vistosidad", dice Herranz.

La capa, además, ha formado parte del uniforme militar, "una prenda que les guarecía del frío y de la lluvia durante las guardias", dice la experta, quien añade que algunas llevaban cuello alto a modo de "tapabocas", sobre todo para aquellos que eran escoltas.

También recuerda que esta prenda forma parte del vestuario del cazador, "no se entiende la caza sin ella, ya que permite mayor amplitud en los movimientos".

En la iglesia, la media capa o capa sin vuelo ha sido un prenda importante, así como para los emperadores y reyes, que han hecho uso de ella con suntuosidad. "Basta recordar la capas de armiño de la Reina Isabel II o las que usaba Napoleón", añade Herranz.

Sin embargo, los Reyes de España han preferido una capa más austera. "En muchas ocasiones hemos visto a Alfonso XIII con capa oscura, sombrero y bastón", dice Del Amo, quien añade que los reyes Juan Carlos y Sofía o el rey Felipe VI y doña Letizia han lucido la capa española con "gran porte".

La capa española también ha dado origen al traje taurino. En la Edad Media, los lanceros del toro llevaban capa y, precisamente con esta prenda toreaban, "lo que dio lugar al capote de brega bicolor y al capote de paseo, más ornamentado, de gran belleza", precisa Herranz.

La capa ha sido una prenda más masculina que femenina. Desde 1901 la familia Seseña la confecciona de manera artesanal, pero fue en la década de los años 30 y 40 cuando ideó una capa para mujer.

Antes, el pintor Francisco de Goya retrató a la primera mujer con capa en el lienzo el Quitasol, era una prenda suntuosa. "La mujer no ha utilizado mucho la capa, ha lucido otras prendas como los mantones, los chales o echarpes", dice Herranz.

Aunque hay que destacar que en la época del Modernismo, la recta final del uso del polisón, la mujer llevaba capa con cuellos bordados y confeccionadas en ricos tejidos, "era una pieza más corta, el largo llegaba a la cadera y estaba ideada para lucir manguitos de lana o piel para proteger las manos", explica la Jefa de Colecciones del Museo del Traje (CIPE) de Madrid.

Han sido muy famosas capas femeninas como las lucidas por las chicas de la Cruz Roja o la del cuento de Caperucita Roja, que incluso incluía capucha.

Diseñadores como Stella McCartney o Felipe Varela han versionado la capa y proponen soberbios y elegantes vestidos, diseños que tienen la bendición de Gwyneth Paltrow, Jennifer López o la reina Letizia.

Ahora, la capa forma parte del vestuario de los más modernos, es "una pieza vintage que ha llegado para quedarse", dice Del Amo, quien asegura que a partir del los años 30 la capa española entró en declive, hasta que hace tres décadas muchos hombres empezaron a lucirla en ocasiones especiales como Nochevieja, encima del esmoquin.

"La capa española nos identifica, es una prenda de lujo", concluye Herranz, quien recuerda que en la historia más reciente se ha utilizado para acompañar al frac, siendo su época de mayor apogeo en el siglo XIX.

 
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es