Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Moda

Los pequeños detalles marcan la diferencia

18 de Octubre de 2017
moda

El interés por los estampados de temporadas anteriores ha dejado paso a un minucioso trabajo creativo, que ha dado lugar a pendientes, pañuelos y calzados, para los que la tradicional etiqueta de "accesorios" se ha quedado pequeña.

moda

El interés por los estampados de temporadas anteriores ha dejado paso a un minucioso trabajo creativo, que ha dado lugar a pendientes, pañuelos y calzados, para los que la tradicional etiqueta de "accesorios" se ha quedado pequeña.

moda

El interés por los estampados de temporadas anteriores ha dejado paso a un minucioso trabajo creativo, que ha dado lugar a pendientes, pañuelos y calzados, para los que la tradicional etiqueta de "accesorios" se ha quedado pequeña.

moda

El interés por los estampados de temporadas anteriores ha dejado paso a un minucioso trabajo creativo, que ha dado lugar a pendientes, pañuelos y calzados, para los que la tradicional etiqueta de "accesorios" se ha quedado pequeña.

moda

El interés por los estampados de temporadas anteriores ha dejado paso a un minucioso trabajo creativo, que ha dado lugar a pendientes, pañuelos y calzados, para los que la tradicional etiqueta de "accesorios" se ha quedado pequeña.

De la cabeza a los pies, los detalles protagonizan los "looks" de las pasarelas internacionales, como París, donde los diseñadores parecen haber coincidido a la hora de proponer prendas lisas en cuanto a color, en las que la riqueza reside en elementos como los accesorios o los volúmenes.

Así, el interés por los estampados de temporadas anteriores ha dejado paso a un minucioso trabajo creativo, que ha dado lugar a pendientes, pañuelos y calzados, para los que la tradicional etiqueta de "accesorios" se ha quedado pequeña.

Construir el estilismo con prendas básicas y accesorios bien elegidos es una de las máximas fundamentales del "street style", una lección que han interiorizado varios diseñadores en su paso por la pasarela parisina, y que se ha reflejado en colecciones llenas de pañuelos y joyas.

Desde firmas jóvenes como Jour/Né, hasta las más consolidadas, como Valentino o Yves Saint Laurent, todos han elaborado su propio manual de uso de elementos como los pañuelos de seda, que ya no sólo visten el cuello, sino que se trasladan a la cabeza para anudarse delicadamente bajo el mentón, al más puro estilo Hitchcock.

Y es que fueron precisamente algunas de sus actrices predilectas, como Audrey Hepburn, Kim Novak o Janet Leigh, quienes hicieron de ese complemento un sinónimo de estilo en la década de los años 50, llegando incluso a sacar su lado más sensual, como hizo Brigitte Bardot.

Ahora, esta tendencia "vintage" se actualiza con distintos estampados y colores, o mezclando los pañuelos con otros accesorios, como los maxi pendientes, geométricos y cubiertos de brillo, que ya forman parte del fondo de armario moderno.

Los cinturones también han sido la tónica común entre los franceses y casas internacionales, como la belga Y/Project, la taiwanesa Shiatzy Chen o el ruso Valentin Yudashkin, quienes han recuperado las prendas amplias ajustadas a la cintura con tiras de cuero de hebillas artísticas, o cintas deportivas, de tela, con doble anilla.

El uso de los cinturones es solo uno de los gestos con los que esta Semana de la Moda ha recordado la importancia de jugar con los volúmenes que, tras años sometidos al imperio del minimalismo, ahora recuperan su rango de tendencia.

Su máximo exponente ha sido, sin lugar a dudas, Anthony Vaccarello, director creativo de Yves Saint Laurent, quien ha creado una colección donde se materializa la esencia femenina y rebelde de la casa, en forma de mini vestidos negros, de telas brillantes, con grandes escotes y mangas infladas.

Unos volúmenes que se han repetido en Y/Project, aunque, en su caso, Glenn Martens ha optado por una versión mucho más romántica, logrando estas exageradas formas mediante la acumulación de capas de encaje y tul.

Pero los volantes XXL no son la única fórmula para conseguir prendas en 3D, tal como ha demostrado Julie Paskal, la diseñadora ucraniana que ha mimetizado los pétalos de flor mediante tejidos con cuerpo, que le han permitido construir bolsos, faldas y "tops" que gritan ¡primavera!

Más allá de pañuelos, pendientes y volantes, si ha habido un complemento estrella sobre la pasarela parisina, ha sido el calzado, que ha relegado la utilidad a un segundo plano y ahora se presenta como una auténtica obra de ingeniería textil.

Botas con alas, arrugadas o con disfraz de cocodrilo (no por la piel, sino por la forma), son algunas de las originales propuestas de calzado presentadas en París, y la mejor prueba de que los accesorios son, definitivamente, lo más importante de los estilismos.

Yves Saint Laurent conquistó la pasarela con botines y botas negros cubiertos de plumas finas, que potenciaban la personalidad de la firma y dotaban los pasos de las modelos de fuerza y sensualidad, convirtiéndolas en aves del paraíso nocturnas.

Un efecto más caótico, a medio camino entre la admiración y el extrañamiento, logró Y/Project con sus botas arrugadas, al igual que Loewe, cuyas prendas "prêt-à-porter" anduvieron sobre la pasarela subidas a unas deportivas de bota con punta de babucha, dignas de un Aladín del siglo XXI.

Sandalias que se enroscan por las piernas como una enredadera y grandes plataformas multicolores acaban por llenar la lista de "must-have" para la próxima primavera-verano, en la que el uniforme de pantalón vaquero y camiseta básica blanca tiene más sentido que nunca, eso sí, siempre con accesorios.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es