Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Moda

Vaqueros para todas

12 de Octubre de 2017
vaqueros-sientan-bien

Un pantalón que se adapte a cada curva, es una de las prendas más complicadas de encontrar.

Agencia EFE
vaqueros-sientan-bien-2

Un pantalón que se adapte a cada curva, es una de las prendas más complicadas de encontrar.

Agencia EFE
vaqueros sientan bien

Un pantalón que se adapte a cada curva, es una de las prendas más complicadas de encontrar.

Agencia EFE
vaqueros sientan bien

Un pantalón que se adapte a cada curva, es una de las prendas más complicadas de encontrar.

Agencia EFE
Tras muchas temporadas enfundando las curvas del cuerpo en pantalones pitillo, el mundo del "denim" finalmente abre la puerta a diseños más diversos, amplios y de inspiración "vintage", que aportan un "plus" de comodidad y arrancan los mejores acordes a la silueta de guitarra, la de la mujer española.

Un pantalón que se adapte a cada curva, es una de las prendas más complicadas de encontrar, y también de las más necesarias en la lista de básicos de armario, donde los vaqueros totalmente ajustados tienen ya poca cabida.

Y es que el corte pitillo, que hace unas temporadas era un acierto seguro para cualquier estilismo y ocasión, queda cada vez más cerca del fondo del armario, literalmente.

Aunque siempre será un as en la manga de la moda, es hora de que el pantalón favorito de los rockeros de los años 80 deje paso a tendencias más sanas, cómodas y favorecedoras, idóneas para todo tipo de complexiones, como los "jeans" de tiro alto o los de corte recto.

El ejemplo más popular son los pantalones "high waist", es decir, de cintura alta, que recuperan el estilo "vintage", rodeando esa femenina curva. Una fórmula que casa a la perfección con "la guitarra española", la silueta nacional por excelencia, caracterizada por pecho y caderas a la misma altura, y cintura estrecha.

Si en temporadas pasadas los cuerpos rectos parecían dictar los cánones de belleza, ahora las curvas son el nuevo atributo de deseo, una tendencia hacia la naturalidad que explica el éxito absoluto de pantalones por encima del ombligo, que resaltan con orgullo cintura y caderas.

Precisamente, las caderas, y también los tobillos, son los otros grandes protagonistas del nuevo vaquero, que para este otoño-invierno propone formas inéditas, como los pantalones "flared", "bootcut" o "ankle cut", conceptos que acaban de sumarse al diccionario de la moda.

Los vaqueros "flared" recuperan los pantalones de campana, aunque en una variante mucho más discreta que aquellos de los años 60 y primer lustro del milenio actual. Ahora, el bajo se separa sólo ligeramente del tobillo para crear una pequeña curva, que ni arrastra por el suelo ni tapa el pie.

De hecho, los "flared jeans" suelen aparecen combinados con la tendencia "ankle cut" -pantalones por encima del tobillo- que, al unirse a la campana, dejan al aire la pierna desde la parte baja de la espinilla, creado una forma parecida al reloj de arena, que marca con suavidad la curva de los muslos.

Por otro lado, los "bootcut" generan un efecto parecido, aunque algo más ajustado y a ras de suelo, uno de los cortes femeninos más clásicos que vuelve a casas como Wrangler, y que está pensado para enseñar la puntera del calzado.

Pero la forma no es lo único que está cambiando en el bajo de los pantalones vaqueros, también lo están haciendo los remates, que ahora combinan la costura tradicional con los llamados "raw edge" -ribete crudo- cuyo efecto inacabado aporta movimiento a cada pisada.

Campanas y acabados que ayudan a sacar partido a las curvas femeninas sin asfixiar el cuerpo, gracias a hechuras a medio camino entre el pitillo y el corte recto, una amplitud heredada de vaqueros "straight", como los míticos Levi's 501, cuyo patrón se ajusta a la cintura, y cae recto desde la cadera, sin pegarse a ésta ni a las piernas.

Características que hacen de los vaqueros rectos una de las opciones más diplomáticas con todas las siluetas, que se ven favorecidas por este corte, se correspondan o no con el cuerpo de guitarra. De hecho, la variedad de formas de esta temporada hace algo más fácil encontrar, entre las últimas tendencias, el pantalón que mejor sienta a cada complexión.

Es el caso de quienes sean de escasa estatura, que, en lugar de elegir un pantalón con el bajo acortado, pueden optar por el modelo renovado de "mum jean": de tiro alto, con un largo normal, y una banda vertical que recorre, de arriba a abajo, la cara exterior de cada pierna, alargándolas visualmente.

Y quienes tengan más volumen en las piernas, independientemente de su estatura, pueden sacar provecho de una de las tendencias más originales, los "two-toned jeans", pantalones que combinan dos tonos de tela vaquera, afinando la parte inferior del cuerpo al emplear un azul claro en las caras delantera e interior de las piernas, y otro más oscuro en la cara exterior y la parte posterior.

En definitiva, parecer ser que el único requisito para innovar con los pantalones vaqueros es tener un manejo fluido del inglés, que ha acaparado el diccionario textil y las etiquetas de las tiendas de ropa, haciendo que en moda se repitan confusiones como la de los "muffins" y las magdalenas, cuya diferencia no acaba de quedar clara.

Con todo, el pitillo se aparta para dejar paso a toda una variedad de nuevos modelos de "jeans", que comparten la cintura ajustada y formas más relajadas en las piernas; opciones que demuestran que los cortes amplios también pueden ser totalmente femeninos, y que hacen que llevar vaqueros todos los días vuelva a ser divertido.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es