Buscador de la Hemeroteca
Secciones
mantener la línea: misión cumplida

¿Ejercicio y calor? Totalmente posible

11 de Agosto de 2017
hacer-deporte-calor

Con las altas temperaturas, hacer 'running' o desplazarse hasta el gimnasio se convierte en todo un reto.

Agencia EFE
Las altas temperaturas hacen que practicar deporte en verano resulte más arduo, pero mantener al día la operación bikini es posible alterando la rutina de ejercicios, en la que el movimiento se sustituye por poses estáticas muy efectivas, con las que cuidar el cuerpo, independientemente de los grados.

Y es que con las altas temperaturas, hacer 'running' o desplazarse hasta el gimnasio se convierte en todo un reto, incrementado por el hecho de que, en esta época, la sensación de cansancio se multiplica y se pueden llegar a producir mareos.

Lejos de ser una excusa para abandonar el cuerpo entre los meses de julio y agosto, las vacaciones son una oportunidad perfecta para alterar la rutina habitual, probando ejercicios nuevos que sean estáticos, muy prácticos para quemar grasa en zonas localizadas y definir los músculos, y con los que se mantiene la fatiga a raya.

En primer lugar, toda sesión completa requiere un calentamiento a base de cardio, que en lugar de 'running' o saltos a la comba, consistirá en el método 'tábata'.

Para realizarlo se comienza corriendo sin desplazarse durante 20 segundos, después se descansa durante 10 segundos, y se repite la operación 8 veces, lo que da como resultado una preparación al ejercicio que en tan sólo 4 minutos alcanza una intensidad muy alta.

Una vez finalizada esta primera fase, los músculos están listos para la rutina de ejercicios que, para resultar menos tediosa, debe estimular todas las zonas del cuerpo en lugar de focalizarse en un solo grupo.

Así, una combinación básica debe incluir sentadillas, con las que se trabajan las piernas y glúteos; tablas, para tonificar los abdominales; y flexiones, para lograr unos brazos definidos; ejercicios orientados a mantener los resultados de la operación bikini y que se deben repetir en función del estado físico de cada uno, sin llevar el cuerpo al límite para no llegar al agotamiento.

Mientras se realiza este entrenamiento, no se deben olvidar las precauciones básicas, como beber agua constantemente o disponer de una toalla para retirar el sudor. Además, es preferible cambiar el aire acondicionado por un ventilador, que genera una corriente menos agresiva.

El ingenio también tiene un papel fundamental a la hora de refrescar el entrenamiento, algo que se puede conseguir, por ejemplo, sustituyendo las mancuernas ligeras por una botella llena de líquido frío, una solución real al calor veraniego, que hace que mantenerse en forma no esté reñido con el termómetro.

Finalmente, aunque pueda parecer un mero accesorio, la ropa cobra un papel fundamental si el calor aprieta, cuando los tejidos transpirables se convierten en el mejor aliado del deportista, que puede encontrar moda 'sport' específica para esta época en centros como Sprinter.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es