Buscador de la Hemeroteca
Secciones

La buena educación

19 de Junio de 2017
manspreading-respeto

Varias ciudades han lanzado iniciativas para combatir el "manspreading"

Efe
manspreading falta respeto

Varias ciudades han lanzado iniciativas para combatir el "manspreading"

Efe
manspreading respeto mujeres lucha

Varias ciudades han lanzado iniciativas para combatir el "manspreading"

Efe
El término inglés "manspreading" hace referencia a la costumbre de algunos varones de sentarse con las piernas abiertas en espacios públicos, invadiendo el espacio de los demás, una práctica inadecuada que, al igual que otras, debería eliminarse en los lugares que todos compartimos.

Varias ciudades han lanzado iniciativas para combatir el "manspreading", la costumbre de algunos varones de sentarse con las piernas abiertas en espacios públicos. Pero ¿qué ocurre con las otras faltas de respeto que se producen en los lugares que todos compartimos? El profesor de Protocolo Social y Etiqueta en redscreen , Miguel del Amo, recuerda cuál es el comportamiento idóneo para conservar la buena educación y el protocolo sin invadir el espacio del otro.

"Creo que conviene recordar que de lo que estamos hablando es algo que nos concierne a todos, pero que en la actualidad es denostado por muchos" puntualiza del Amo, quien da la "bienvenida" a las iniciativas contra el "manspreading" y recuerda que el transporte público no es "nuestra casa" por muchas horas al día que nos pasemos viajando.

Madrid y Nueva York son dos de las ciudades que quieren enfrentarse a ese gesto de "falta de amabilidad, cordialidad, cortesía y respeto hacia los demás", instalado como una práctica habitual que suscita encendidos debates en Internet, tanto de grupos feministas como del resto de usuarios y autoridades responsables de algunas redes de transporte público.

En el transporte público "infinidad" de señales comunican "de forma no verbal". Gestos mudos que pueden llegar a incomodar a otros viajeros por resultar invasivos u ordinarios, como una mirada sostenida y descarada, una conversación de teléfono móvil en un tono demasiado elevado, un codo fuera del ámbito del asiento y, por supuesto, unas piernas desparramadas, el ahora llamado "manspreading".

"Una lucha constante contra la mala educación y la falta de respeto", según señala el experto de redscreen, quien recalca que se deben llevar las piernas "bien" cerradas para no invadir el espacio de los demás. Otros buenos hábitos a tener en cuenta en estos espacios públicos son: utilizar el lado derecho para entrar y salir del vagón, no ir a contracorriente ni pararse delante de la puerta al salir, o dejar espacio para que las personas puedan abandonar el interior del vagón.

Del Amo recuerda que "se debe ayudar a los demás", por ejemplo, cediendo el asiento a ancianos, embarazadas, personas con problemas de movilidad y padres y madres con niños pequeños, y advierte de que las mochilas deben dejarse en el suelo, siempre entre las piernas de su propietario, no en la espalda para evitar golpear al resto de viajeros. Y si se va sentado, nunca se deben depositar en el asiento de al lado.

Todas estas faltas de "respeto y decoro" han hecho que caminar, pasear o viajar se convierta, en muchas ciudades, en una "carrera de obstáculos", según el profesor de Protocolo Social, quien recuerda que "la calle es de todos", por lo que no se debe "empujar, agobiar u obstaculizar", tanto si se va solo o en grupo.

Otras recomendaciones a tener en cuenta, según explica Del Amo, para no perturbar el viaje de los demás son: Hablar por el móvil en tono normal o si llueve, no utilizar el paraguas como "un arma", llevarlo siempre en paralelo al cuerpo y cerrarlo al entrar en cualquier espacio.

"Todos estos detalles de cortesía y buena educación nunca deben faltar, ya que facilitan la comunicación y las relaciones sociales y profesionales y, sobre todo, la convivencia haciendo que la vida sea mucho más agradable", afirma el profesor de Protocolo Social y Etiqueta de redscreen.

El "manspreading" en Madrid
Para combatir el "manspreading", la Empresa Municipal de Transportes de Madrid (EMT)  instalará adhesivos en los autobuses con una iconografía simple y clara: Una figura masculina sentada con las piernas abiertas y encima una cruz roja, en señal de prohibición, según se ha informado desde el área de Políticas de Género y Diversidad.

Sin embargo, la Comunidad de Madrid no tiene previsto tomar medidas concretas contra el "manspreading" en el Metro porque el reglamento de viajeros ya contempla la prohibición de invadir el asiento de otro pasajero, según ha señalado el portavoz del ejecutivo regional, Ángel Garrido, ante la petición, a través de la plataforma Change.org, del colectivo Mujeres en Lucha, que solicitan al ayuntamiento y a la comunidad que pongan carteles en autobuses y metro.

Garrido ha señalado que desde el Gobierno se hace un llamamiento al comportamiento "cívico" en el uso del transporte público, pero no solo en esta cuestión, sino en cualquier otra."Entendemos que todo el mundo es plenamente consciente de que no puede sentarse molestando a los demás", ha señalado, y por eso ha dicho que el Gobierno no contempla ninguna medida concreta contra este comportamiento. 
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es