Buscador de la Hemeroteca
Secciones

La terapia del príncipe Enrique

18 de Abril de 2017
El príncipe Enrique.

El príncipe Enrique.

Efe
El príncipe Enrique reveló que asistió a terapia para superar la muerte en un accidente de automóvil de su madre, Diana de Gales, tras haber pasado más de quince años "sin pensar" en ello

"Rechazaba incluso pensar en mi madre" señaló el príncipe Enrique, de 32 años, detalló al diario británico "Daily Telegraph" cómo antes de cumplir los 30 entró en un periodo de "completo caos" que duró dos años y buscó asesoramiento psicológico para afrontar el duelo.

"Mi modo de lidiar con ello era enterrar la cabeza en la arena. Rechazaba incluso pensar en mi madre, porque ¿En qué iba a ayudar eso? Solamente iba a traer tristeza, no la iba a traer a ella de vuelta", señaló Enrique. El príncipe Enrique acudió a terapia por la muerte de Diana de Gales siguiendo la recomendación de su hermano.

La princesa Diana murió en un accidente en París en 1997, con 36 años, cuando su hijo pequeño tenía 12 y el mayor, el príncipe Guillermo, 15. "Necesitas lidiar con esto, no es normal pensar que nada te ha afectado", le dijo Guillermo, según el relato de Enrique. "Con 20, 25 o 28 años yo era el típico que iba por ahí diciendo "la vida es genial", o "la vida está bien", porque era exactamente así. Entonces, mantuve un par de conversaciones y, de repente, todo ese duelo que no había procesado comenzó a manifestarse", relató el príncipe.

El hijo de Diana y Carlos de Inglaterra relató cómo su hermano fue quien le recomendó que buscara ayuda para superar la situación: "Necesitas lidiar con esto, no es normal pensar que nada te ha afectado", le dijo Guillermo, según el relato de Enrique. Otro de los refugios que buscó el príncipe en esos momentos difíciles fue el boxeo, que le "salvó" cuando tenía 28 años para evitar la agresividad y superar los deseos de "golpear a alguien".

Tras la terapia y el periodo de reflexión, Enrique asegura que en estos momentos se encuentra en un "buen lugar". "Ahora soy capaz de tomar mi trabajo en serio, y también puedo tomarme mi vida privada en serio. Soy capaz de poner sangre, sudor y lágrimas en cosas que realmente marcan la diferencia, en cosas que creo que ayudan a todos los demás", afirmó. 
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es