Buscador de la Hemeroteca
Secciones

El Big Data da poder a la moda

31 de Marzo de 2017
bigdata-1

bigdata-1

XI Jornadas de Moda y Comunicación

XI Jornadas de Moda y Comunicación

bigdata-1

"Big Data", un concepto que se ha convertido en el determinante del éxito o fracaso de los negocios de moda

Efe
XI Jornadas de Moda y Comunicación

XI Jornadas de Moda y Comunicación

Efe
XI Jornadas de Moda y Comunicación

XI Jornadas de Moda y Comunicación

XI Jornadas de Moda y Comunicación

XI Jornadas de Moda y Comunicación

Efe
La información es poder y, si antes esa baza la jugaban las empresas, hoy está en manos de los consumidores, principales generadores del "Big Data", un concepto que se ha convertido en el determinante del éxito o fracaso de los negocios de moda, y tema central en las XI Jornadas de Moda y Comunicación.

"De aquí a cinco años, las empresas que no se hayan adaptado al manejo de Big Data habrán desaparecido", ha sido la rotunda conclusión a la que han llegado los ponentes de las jornadas "Big Data, al servicio de la moda", organizadas por el Centro Universitario Villanueva en el Museo del Traje CIPE de Madrid.

"El Big Data se puede definir como la cantidad ingente de información que genera la actual sociedad del conocimiento", ha afirmado Pilar Miguel Saldaña, directora del evento, que ha explicado que estos datos abarcan desde información comercial, hasta gustos personales.

El Big Data protagoniza las XI Jornadas de Moda y Comunicación
Las jornadas, anuales, han contado con la participación de expertos del Big Data en el sector textil, que ha tratado temas como la utilización de estos datos por parte de las empresas, el comercio con la información o los nuevos problemas con la privacidad, y que, "por primera vez", han tenido un público formado "no sólo por universitarios, sino también por profesionales".

Juan Vicente García, director de "Marketing Intelligente" del Grupo Cortefiel, ha afirmado que la gestión de esta nueva información por parte de los grandes grupos de moda, es un reto al que ya se están enfrentando y que manejan como una "oportunidad".

"Las empresas trabajan con los datos personales para conocer mejor a sus compradores" para elaborar "perfiles de consumidor", una segmentación que permite al grupo, que engloba marcas como Springfield o Woman's Secret, hacer ofertas a sus clientes en función de sus intereses, ha explicado García.

Pero con esto no basta, "también hay que conocer lo que hacen el resto de empresas", ha explicado Javier Abadía, desarrollador de Stylesage, una plataforma especializada en Big Data en el mundo de la moda, y quien asegura que las empresas tradicionales se enfrentan a una "amenaza doble" porque, ahora, "vender ropa está al alcance de cualquiera que tenga Internet".

El Big Data, nuevo aliado de los comercios de moda
"El consumidor tiene información, pero las empresas de moda también", ha asegurado Pilar Riaño, directora de la web Modaes.es, que, en relación al manejo de datos en e-commerce, ha alabado el trabajo de empresas de venta "online" como Asos y Farfetch.

Ambos comercios británicos están empezando a utilizar la información personal que sus clientes les aportan cuando realizan compras en la "web", para localizar sus perfiles en las redes sociales, "estudiar" su estilo y gustos, y así generar publicidad "totalmente personalizada" que, según Pedro Freire, de la auditora KPMG, es "el futuro".

Esa personalización se extiende, además del producto, a la atención y el trato que recibe el cliente, unos servicios que los comercios pueden ofrecer gracias a las nuevas tecnologías, como los espejos inteligentes, instalados en los probadores, y que, además de reconocer al cliente, le muestran el "stock" disponible que pueda resultar de su gusto, en función de compras anteriores.

A pesar de que estos instrumentos puedan resultar de ayuda, conllevan lo que para Carolina Eyzaguirre, abogada especializada en moda, es "uno de los mayores riesgos" del uso del Big Data: la violación de la legislación sobre privacidad de datos, que afecta directamente a cómo las empresas gestionan la información de sus usuarios.

"Hay empresas que facturan grandes cifras al año, y que realmente no cumplen con la normativa de protección de datos", ha apuntado Eyzaguirre, que ha señalado la compraventa de información como un "grave problema" que perjudica a los compradores, y que, sostiene, "irá a más" con la imposición de los "wearables", prendas interactivas que funcionan con datos personales.

En definitiva, las empresas de moda deben adaptarse a la era de la información para sobrevivir, aunque todos los ponentes han coincidido en señalar que el "factor humano" siempre será fundamental en un sector tan creativo, donde, en palabras de Carlos Magro, director creativo de Interbrand, "se necesita la intuición tanto como el algoritmo".
 
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es