Buscador de la Hemeroteca
Secciones

Tacones, opción no obligación en el trabajo

07 de Marzo de 2017
tacones-opcion-obligacion

Se sabe que los zapatos de tacón estilizan, pero también pueden llegar a torturar, más cuando se trabaja.

Efe
tacones-opcion-obligacion-4(2)

Se sabe que los zapatos de tacón estilizan, pero también pueden llegar a torturar, más cuando se trabaja.

Efe
Tacones, opción no obligacion

Se sabe que los zapatos de tacón estilizan, pero también pueden llegar a torturar, más cuando se trabaja.

Efe
Tacones,  opción no obligación

Se sabe que los zapatos de tacón estilizan, pero también pueden llegar a torturar, más cuando se trabaja.

Efe
Los tacones estilizan y moldean el cuerpo de la mujer, tanto como si se es bajita, de mediana o alta estatura, unos centímetros de más en el zapato hacen que las piernas parezcan más alargadas o que se mejore la postura al caminar, ya que para tener equilibrio es mejor hacerlo de forma erguida, pero a pesar de todos los beneficios estilísticos que pueden aportar su uso, debe ser siempre una opción personal, no una obligación, así se analizó en la Cámara de los Comunes del parlamento británico.

La secretaria de Estado para la Mujer y la Igualdad en el Reino Unido, Caroline Dinenage, argumentó durante el debate parlamentario que "llevar o no llevar tacones debería ser una decisión completamente personal y no depender de un dictamen laboral cuestionable y desfasado de los años 70".

En la misma intervención Dinenage subrayó que el Gobierno británico "condena con firmeza códigos de vestimenta como esos, cuando sus efectos son discriminatorios" y llamó a las empresas a desterrar los códigos de vestimenta para las mujeres "sexistas y desfasados".

Diputados de la Cámara de los Comunes analizaron en una sala adjunta del palacio de Westminster una petición ciudadana con más de 150.000 firmas que reclama medidas para evitar que las mujeres puedan ser obligadas a llevar tacones altos en sus puestos de trabajo.

Tacones, no una obligación en el trabajo
El debate ha llegado al Parlamento a raíz del caso de la recepcionista Nicola Thorp, que en 2015 hizo público que fue enviada a casa cuando trabajaba para la consultora PricewaterhouseCoopers (PwC) -contratada por la agencia de empleo Portico- por no llevar tacones lo suficientemente altos.

La diputada laborista Gill Furniss relató por su parte durante la sesión cómo su hija sufrió una fractura de un hueso metatarsiano durante un trabajo en el que estaba obligada a usar tacones y pidió al Gobierno acciones para evitar situaciones "humillantes y degradantes" como esa.

"Todas sabemos que, en algunas profesiones, permanecer de pie en tacones altos durante un turno de ocho horas es lo normal", lamentó Furniss, que subrayó que esas prácticas pueden provocar diversas lesiones y patologías.

La presidenta del Comité de Peticiones de los Comunes, la también laborista Helen Jones, señaló por su parte que en los últimos meses han reunido pruebas de códigos de vestimenta "discriminatorios" y "completamente censurables" en el Reino Unido. "Nos hemos topado con actitudes que no pertenecen al siglo XXI. Iba a decir que son de 1950, pero sería más correcto decir que vienen de la década de 1850", sostuvo Jones.

La laborista describió testimonios de mujeres que deben subir por escaleras de mano, arrastrar muebles y caminar largas distancias con zapatos de tacón alto. "Hemos escuchado cómo hay mujeres que cuando llega Navidad tienen que desabrocharse un poco la blusa para atraer a los compradores masculinos. Incluso hemos escuchado cómo mujeres reciben la orden de teñirse el cabello de rubio", relató. 
 
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es