Buscador de la Hemeroteca
Secciones

Las tiaras de la Reina Letizia

23 de Febrero de 2017
letizia-juliana-gala-joya-corona-9

La tiara Flor de Lis, una alhaja montada en platino, diamantes y brillantes, creada por el joyero madrileño Ansorena en el año 1906.

Efe
Flor de lis, reina Letizia, joya corona

La tiara Flor de Lis, una alhaja montada en platino, diamantes y brillantes, creada por el joyero madrileño Ansorena en el año 1906.

Efe
Letizia joya corona flor de lis

La tiara Flor de Lis, una alhaja montada en platino, diamantes y brillantes, creada por el joyero madrileño Ansorena en el año 1906.

Efe
La espectacular tiara de Flor de Lis, símbolo de la monarquía de los Borbones, realizada con platino y brillantes, fue realizada en 1906 por la firma española Ansorena.

La tiara Flor de Lis, una alhaja montada en platino, diamantes y brillantes, creada por el joyero madrileño Ansorena en el año 1906.

Efe
Por primera vez, la Reina Letizia ha lucido la tiara de la Flor de Lis, la pieza más importante de la colección de joyas de la Familia Real, para asistir junto al Rey Felipe VI,a la cena de gala en el Palacio Real, una pieza que debe pasar de reina a reina, según dispuso en su testamento la reina Victoria Eugenia.

Antes de morir, la esposa de Alfonso XIII, dejó estipulado que parte sus joyas fueran adjudicadas a don Juan, Conde de Barcelona. "Desearía, si es posible, se adjudicase a mi hijo don Juan, rogando a éste que la transmita a mi nieto don Juan Carlos”.

Y así ha sido a lo largo de la historia. Esa joya junto con un conjunto de alhajas, -tiaras, brazaletes, pendientes, broches, gargantillas y collares, incluido el famosos modelo de chatones,  han sido utilizadas por María de las Mercedes, quien las denominaba "de pasar". Después, tras la proclamación del don Juan Carlos I como Rey de España, la Reina Sofía las ha lucido, tanto en cenas de gala en el Palacio Real como en bodas y recepciones de Casa Reales.

Con el reinado de Felipe VI es doña Letizia quien empieza a hacer uso de ellas, pero con prudencia, sin ostentosidad. Sin embargo, con motivo de la cena de gala que ofrecieron los Reyes al presidente de Argentina, Mauricio Macri y su esposa Juliana Awada, Doña Letizia ha querido mostrar parte del joyero real, que no es demasiado rico si se compara con otras Casas Reales europeas.

Tocada con la tiara Flor de Lis, la Reina también lució importantes joyas como dos pulseras, de brillantes -cada una en una de sus muñecas- que pertenecieron también a la Reina Victoria Eugenia, así como los pendientes de diamantes de talla orla montados en garra, una pieza que lució la infanta Cristina en día de su boda con Iñaki Urdangarín.

Pero la pieza más importante, sin lugar a dudas, es la tiara Flor de Lis, una alhaja montada en platino, diamantes y brillantes, creada por el joyero madrileño Ansorena en el año 1906, que el Rey Alfonso XIII regaló a su prometida la princesa Victoria Eugenia de Battemberg, quién la lució el día que contrajeron matrimonio.

Junto a esta diadema existen otras más en el joyero de doña Letizia. Una de ellas es la Tiara Prusiana de estilo neoclásico y línea helénica, realizada en platino y diamantes, un modelo que doña Letizia ha lucido en muchas ocasiones, y, precisamente el elegido para contraer matrimonio con don Felipe.

La llamada Diadema de La Chata, encargada a la joyería Mellerio de París por Isabel II para la boda de su hija la infanta María Isabel con el príncipe Cayetano María de Borbón- Dos Sicilias, es una pieza que simula una concha marina.

En el joyero real también se encuentra la diadema Princesa, compuesta de 450 diamantes y cinco pares de perlas australianas que don Felipe regaló a la doña Letizia, un pieza de diseño sencillo, pero importante realizada por la joyería Ansorena.

 



 

 
 
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es