Buscador de la Hemeroteca
Secciones

La dieta para llegar hasta los 120 años

01 de Febrero de 2017
Portada del libro "La Dieta Slow". (Editorial Planeta). Imagen cedida para divulgación / EFE

Portada del libro "La Dieta Slow". (Editorial Planeta).

Efe
Dr. Manuel Jiménez Ucero y su libro "La Dieta Slow" (Editorial Planeta). Imagen: Sandra Lanza / EFE

El doctor Manuel Jiménez Ucero y su libro "La Dieta Slow" (Editorial Planeta).

Efe
La palabra "slow" esta de moda, quizá porque necesitamos "echar el freno" a nuestros biorritmos acelerados. Con el creciente interés y preocupación de la gente por comer sano y natural surge la "Dieta Slow", un proyecto de vida saludable que utiliza la extracción de zumo de vegetales para una buena nutrición.

Más que enseñar una alimentación restrictiva, la "Dieta Slow", plasmada en un libro del doctor Manuel Jiménez Ucero, especialista en medicina social, se puede aplicar como un "estilo de vida", y busca "ofrecer consejos para elegir los mejores alimentos" principalmente extraídos de los zumos de vegetales crudos.

La dieta se basa en aportar nutrientes de diversos vegetales combinados de forma adecuada para combinar los conceptos de adelgazamiento, salud y longevidad, un plan de "salud" orientado a los modos de vida de la sociedad actual.

En una entrevista, el doctor Jiménez advierte de que el tema de la nutrición es un "problema social" con "enormes consecuencias" para el presente y el futuro. "No hemos tenido educación alimenticia, hemos usado la nutrición como válvula de escape para los problemas y para saciar la ansiedad. En toda la naturaleza los animales, después de las 6 de la tarde, ya se van a descansar, pero el ser humano a las 8 esta saltando como un loco", añade el autor.

Sobre las personas que se alimentan con más carbohidratos, el autor de "Dieta Slow" explica que lo hacen porque "es lo más accesible a su economía". "Así, en breve, tendremos en Europa más de 150 millones de obesos, eso es 3 veces una España, lo que tendrá un coste social tremendo", explica el especialista en medicina preventiva.

Los conceptos de la dieta para una vida más saludable
La Dieta Slow tiene tres objetivos conjuntos: "reequilibrar el exceso de peso con nutrientes naturales, mejorar la salud aportando vitalidad, corrigiendo desviaciones, ayudando a prevenir enfermedades graves, y alargar la vida en plenitud de funciones hasta los niveles, aceptados ya hoy en día, de 120 años."

El doctor Jiménez añade que la corriente vegana, que viene de los Estados Unidos, ha sido un "gran propulsor" para seguir la filosofía de su "Dieta Slow", aportando ingredientes saludables, los conocidos "superalimentos".

"Tenemos que incorporar la costumbre de incluir en nuestra vida lo natural, lo fresco, lo crudo, en lugar de asaltar el frigorífico. El truco es aplicar este hábito como una "vacuna" para prevenir problemas de salud, solo así vamos a tener la sensación de haber comido algo rico. Esta es una buena forma de empezar o finalizar el día.", señala el médico.

Estrellas de la Dieta Slow, los extractores de presión en frío, son los más recomendables para preparar estos "slow juices", ya que, al no generar calor, las enzimas, los nutrientes y los minerales vitales permanecen intactos.

Sobre la necesidad de tener la máquina de extracción en frío, presentada con el libro para llevar a cabo la dieta, el doctor Jiménez es claro: "Se pueden hacer normalmente utilizando la licuadora. Hay también muchas tiendas que están vendiendo estos zumos de manera cara, porque es novedad, pero más adelante se abaratará."

Hay otras dietas, como la cruda, raw o macrobiótica que utilizan los alimentos naturales en su definición, pero el doctor explica que la idea es que la Dieta Slow no sea "muy dogmática".  "Mi objetivo es ofrecer consejos para una vida más saludable. ¿Quieres perder unos kilitos de peso? Tu mismo puede hacerlo, además de mejorar la salud y disminuir la posibilidad de tener enfermedades."

Preguntado si un libro hecho por un médico que enseña la comida natural en vez de pastillas puede ser el marco de la vuelta de la sociedad a las orígenes, el autor explica que para cada "problema" hay que buscar una "solución".

"Si tienes que eliminar 4 o 5 kilos, el libro es la solución. Si el problema es perder 25, me necesitas a mi, porque solo la dieta Slow no va funcionar", asegura con una sonrisa.

El libro incluye doscientas recetas adecuadas a las distintas fases de la dieta, basadas en una reducción moderada de peso y mantenimiento. Además, introduce al lector en el mundo de la nutricosmética, o cosmética slow.

Las tres directrices de la Dieta Slow
La lucha contra la obesidad y sus consecuencias mediante la utilización de recursos naturales. Las pautas actuales de alimentación en nuestro entorno aportan un exceso de glúcidos y grasas y en cambio crean carencias de muchos nutrientes, lo que desemboca en ese desequilibrio que es el sobrepeso.

La corrección de hábitos perjudiciales y tóxicos y la adquisición de pautas de nutrición nuevas y saludables, la reincorporación de los alimentos vegetales como columna vertebral de la nutrición proporciona elementos naturales con una repercusión directa en la salud.

Dentro de estos nuevos hábitos está aprender la utilización de recursos naturales para lograr una vida mejor y más larga. Las teorías actuales para combatir el antienvejecimiento, basadas en tratamientos genómicos y enzimáticos, seguramente sean aplicables en las generaciones de nuestro hijos y nietos.

Hoy nos queda el recurso de mantener nuestro cuerpo más sano y funcional posible, en espera de alcanzar esos nuevos medios que nos vaticinan los 120 años o, incluso, más años de vida, asegura el doctor. 
 
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es