Buscador de la Hemeroteca
Secciones

Los trucos de la belleza árabe

03 de Enero de 2017
nuevos-trucos-belleza-arabe-1

nuevos-trucos-belleza-arabe-1

nuevos-trucos-belleza-arabe-1

nuevos-trucos-belleza-arabe-1

nuevos-trucos-belleza-arabe-2

nuevos-trucos-belleza-arabe-2

nuevos-trucos-belleza-arabe-2

nuevos-trucos-belleza-arabe-2

nuevos-trucos-belleza-arabe-3

nuevos-trucos-belleza-arabe-3

nuevos-trucos-belleza-arabe-3

nuevos-trucos-belleza-arabe-3

los nuevos trucos de belleza árabe llegan para quedarse

los nuevos trucos de belleza árabe llegan para quedarse

los nuevos trucos de belleza árabe llegan para quedarse

los nuevos trucos de belleza árabe llegan para quedarse

los nuevos trucos de belleza árabe crean tendencia

los nuevos trucos de belleza árabe crean tendencia

los nuevos trucos de belleza árabe crean tendencia

los nuevos trucos de belleza árabe crean tendencia

nuevos trucos de belleza marroquí para rubias y morenas

nuevos trucos de belleza marroquí para rubias y morenas

nuevos trucos de belleza marroquí para rubias y morenas

nuevos trucos de belleza marroquí para rubias y morenas

El smoky eye y el contouring son dos conceptos internacionales, que incluso se ha llegado a decir que se han inspirado en el maquillaje árabe, y que cumplen las reglas de oro de la "belleza oriental" y que son resaltar la mirada y mostrar la luminosidad de la piel son claves en los trucos de belleza árabe.

Para Nada Faris, maquilladora profesional marroquí y especialista en micropigmentación, el smoky eye es la técnica que se adapta lo mejor con la piel de una mujer árabe. "El smoky eye es la fórmula mágica para una mujer árabe que busca poner de relieve sus ojos sin exageración", dijo.

Esta técnica pretende dar un efecto ahumado al ojo, se usa siempre en un solo color y con un pincel se va difuminando para conseguir el efecto de sombra que rodea el ojo.

Las cejas, imprescindibles en los trucos de belleza árabe
Este maquillaje se complementa con el marcado de las cejas para tenerlas más gruesas y que parezcan naturales, y alargar las pestañas con un rímel para dar intensidad y dar profundidad a la mirada, y cumplir así con lo que se supone que es la imagen de una árabe.

Ojos ahumados tampoco es sinónimo de color negro o gris, precisa Faris, ya que se pueden hacer con otros colores. Aunque generalmente las mujeres árabes tienen una predilección por los colores tierra que se adaptan mejor a sus facciones y al color de su piel.

"Nuestras clientas quieren ahora algo elegante y sobrio", subraya Faris quien precisó que combina entre la técnica occidental y el toque árabe, y el resultado es un maquillaje no discreto pero tampoco sobrecargado.

La profusión del maquillaje árabe
La nueva técnica dejó pasada de moda lo que era conocido como "maquillaje libanés", un estilo muy cargado que se basaba en el uso de tres colores por lo menos en los ojos y unas cejas claramente tatuadas.

Faris recuerda que un maquillaje demasiado discreto tampoco conviene a una mujer árabe. Esto la diferencia de una mujer occidental que puede limitarse a un estilo simple en el que usa un rímel y lip gloss. "El estilo de una mujer occidental aplicado a una árabe la hará más sosa", dijo.

 



 

 

Desde su taller Art Make up, situado en un lujoso barrio en el centro de Casablanca, Faris cuenta que todas sus clientas siguen las nuevas tendencias de maquillaje, muchas veces le piden que les haga el mismo estilo que unas estrellas marroquíes como las modelos Leila Hadioui y Kawtar Boudarraja, árabes como la libanesa Haifa Wahbe o la celebridad internacional, Kim Kardashian.

Esta última es la que triunfa más con su estilo, quizás por sus facciones orientales que hace que cualquier mujer árabe la vea como un prototipo de belleza.
La belleza cosmética de Kardashian
"La misma Kardashian se ha inspirado del maquillaje árabe", asegura Faris.

Y para favorecer al máximo los ojos, el maquillaje no se considera completo sin el contouring, la técnica que da el efecto perfecto de una cara sana e iluminada.

 



 

Se trata de una técnica que esculpe la cara con el uso de tonos y sombras para resaltar las partes más bellas del rostro y disimular las imperfecciones.

Faris explica que para realizar esta técnica se requiere por lo menos treinta minutos en un maquillaje normal, y más tiempo para hacer un photoshooting profesional. Es la base del maquillaje y a partir de ahí se hacen los ojos y los labios.
"La misma Kardashian se ha inspirado del maquillaje árabe", asegura Faris
Lo más importantes, según Faris, es conseguir un contorno ideal para cada tipo de rostro y con el que aparece la mujer de forma natural "sin que aparezca todo el trabajo hecho detrás", añadió. Esa es la gran diferencia con el maquillaje árabe, recargado y llamativo, que ha quedado atrás.EFE
 
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es