Buscador de la Hemeroteca
Secciones

Buenos propósitos, sí, pero no cambies

03 de Enero de 2017
Buenos propósitos

Buenos propósitos, pero no cambies

Efe
Mercedes Benz Fashion Week Madrid - Agatha Ruiz de la Prada

Mercedes Benz Fashion Week Madrid - Agatha Ruiz de la Prada

Efe
ITALY CARNIVAL

El carnaval de Italia

Efe
Buenos propósitos

El carnaval de Italia

Efe
Cerramos un capítulo y abrimos otro de nuestra historia personal. Despierta un año al que llegamos cargados de buenas intenciones y propósitos de cambio para ser más felices, para mejorar nuestra vida, darnos más seguridad, pero sin que el objetivo nos convierta en otra persona.

Lo bueno de hacer propósito de enmienda y balance personal es asumir acciones y actitudes sin darnos la vuelta como un calcetín, esta es la propuesta del libro "Deja de intentar cambiar" (Ed. Kolima Books), de los psicólogos Rodrígo Martínez de Ubago y Mara Aznar Briones, quienes aseguran que la ciencia ha ido descubriendo conceptos sobre la naturaleza humana que entran en contradicción con la creencia generalizada.

Con el lema "Vive la vida como eres y no como deberías ser", los autores reivindican "que nos dejen ser como somos" y que aprendamos a aceptarnos, y marcan una gran diferencia entre personalidad y comportamiento.

"Mejorar no tiene por qué suponer un cambio personal. No es verdad que si quieres puedes", afirma Rodrígo Martínez, y, sin embargo, lo escuchamos desde niños. El psicólogo indica que la sociedad dicta las normas sobre cómo hay que ser y pone los medios para intentar homogeneizarnos.

"Mejorar no tiene por qué suponer un cambio personal", Rodrígo Martínez

Los mismos métodos y estrategias no funcionan igual para todos. "Nuestra personalidad tiene una base genética con una estructura biológica demostrada que no es modificable". Una circunstancia que provoca que nuestra manera de aprender, relacionarnos, trabajar, amar y comportarnos sean diferente para cada persona, apunta Martínez.

No dar la talla
La sensación de que no damos la talla como padres, como pareja, o en el trabajo hace que nos esforcemos por cambiar, pero la propuesta para este nuevo año es que "dado que tu personalidad no es modificable, es mejor adaptar el entorno a ti y no al revés".

Entre los retos más comunes para el año nuevo suele estar el de ser más ordenado. ¿Cuántas veces has oído, 'ordena la mesa', "no sé cómo encuentras las cosas"?, frases que caen como una losa hasta que uno descubre que le resulta "imposible" y tiene que hacerse cargo de su "desorden".

La psicóloga Ana Aznar, coautora del libro, argumenta que la fuerza de voluntad tiene una base "biológica", y a lo mejor "no es el motor que dirige nuestras acciones".

"La sociedad intenta llevar a las personas a la zona media de comportamiento incluso hay un refrán "en el término medio está la virtud"", dice.
"No es verdad que si quieres puedes", dice la psicóloga Mara Aznar

Martínez Ubago añade que un 50 por ciento de nuestra forma de ser depende de los genes y otro 50 por ciento de la experiencia privada.

"La experiencia privada son nuestros genes en interacción con lo que nos pasa", de ahí que una experiencia traumática se viva de forma diferente según la personalidad de cada uno, "un hermano no reacciona igual que otro ante el mismo hecho, aunque vivan en la misma casa", y añade que es difícil cambiar aspectos como la introversión o la reactividad.

Sin embargo, "sí se puede cambiar el comportamiento, la conducta y la forma de relacionarnos". Cambia cuando nos conocemos, nos aceptamos, nos cuidamos y "desarrollamos comportamientos más sanos y estrategias para adaptar el entorno a nosotros. No puedo reprimir una emoción, pero sí puedo decidir cómo voy a actuar".

No hay buenos ni malos
A pesar de ello, a lo largo de nuestra vida sí tenemos la percepción de que cambiamos, una circunstancia que se debe a diferentes factores como la evolución natural del rasgo, la motivación, el amor en todos sus ámbitos, la presión del grupo, cuando realmente puedes mostrarte como eres o conocerte mejor. "Una evolución natural que se da en todas las personas por igual".

Y como ejemplo recuerda que en todas las fiestas siempre hay un amigo introvertido que se va a casa pronto, pero un día se queda hasta el final un día si le gusta una de las chicas de la fiesta.

Si tienes pareja, el mejor indicador para conseguir la estabilidad no es cambiar para adaptarte. "La estabilidad es que dos personas con personalidades parecidas "tienen una misma manera de estar en el mundo". "Puede ser cierto que los polo opuestos se atraen, pues buscamos personas que nos complementen, aunque tendrás que negociar mucho más".

"Lo importante es entender que no hay personalidades buenas o malas, cada una tiene sus ventajas y sus inconvenientes", advierte el psicólogo Rodrígo Martínez.

Los autores de "Deja de intentar cambiar", finalizan parafraseando al biólogo Richard Dawkins. "Probablemente no puedas cambiar, así que deja de preocuparte y disfruta de la vida. (o mejor: disfruta de ti mismo)".
 
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es