Buscador de la Hemeroteca
Secciones

Los diez mandamientos navideños

23 de Diciembre de 2016
Decálogo de Navidad o cómo pasar estas fiestas en familia sin perturbar la paz.

Una vez adornado el hogar con motivos navideños, cada uno  vive la Navidad a  su manera y eso es lo importante.

Decálogo de Navidad, un pequeño manual para  sobrevivir a la Navidad, una fecha que no todo el mundo la vive con la misma ilusión y felicidad. Los hay que la disfrutan con auténtico frenesí y se entregan al consumo irracional de polvorones; otros hacen la maleta y se instalan donde los villancicos no perturben su paz. Y la mayoría procura vivirla y digerirla en familia, alrededor de ricas viandas, eso sí bajo el aura  de la tradiciones.

La Navidad de los niños es otro cantar. Ellos la viven envueltos en la magia y la generosidad de los Reyes Magos de Oriente y Papá Noel. Una vez adornado el hogar con motivos navideños, cada uno  vive la Navidad a  su manera y eso es lo importante. Para disfrutarla se recomiendan diez mandamientos:

1.- Comprar lotería de Navidad. El sorteo extraordinario de Navidad, el 22 de diciembre, da el pistoletazo de salida a las fiestas navideñas y su magia llega en forma de décimo de lotería, una tradición que desde el año 1812 se comparten con amigos y familiares.

Se sueña con cantar el Gordo, ducharse en cava y salir tocando la zambomba en los informativos... pero si la suerte no acompaña y no es agraciado con una simple pedrea, el 22 de diciembre para a ser el día de la salud.

2.- No es el momento de hablar de dietas, sino de disfrutar a lo grande con la comida de mamá; la de la suegra, con moderación. Es imprescindible evitar los atracones, y la mejor opción es aligerar las calorías del menú navideño e introducir hábitos alimenticios saludables para sobrevivir a tanto festín y así, evitar entonar el "mea culpa" y al final llorar no de emoción sino delante de la báscula.

3.- Evitar los conflictos familiares. La reuniones familiares pueden convertirse en un problema y acabar con un gran disgusto, más cuando no apetece ciertas reuniones y se acude obligado. Ante esta situación, siéntese al lado de la persona con la que más congenia, escoja temas de conversación triviales y aproveche para dar rienda suelta a su simpatía, que seguro que la tiene. Eso sí, evite las conversaciones de política, religión y fútbol.

4.- No dejes los regalos para última hora, los agobios aumentan el estrés. Lo ideal es adquirir los regalos pensando en los gustos de la persona. Las compras que se hace a última hora y bajo presión están abocadas al fracaso. No olvide el tícket regalo, un seguro que garantiza el posible cambio.

5.- La Navidad tampoco es momento para desvelar las buenas intenciones y los retos y propósitos que te has marcado para el año nuevo, más si se saben difíciles de cumplir. El eterno planteamiento de aprender inglés, decidirte a hacer deporte regularmente, leer una hora al día, aferrarte a la dieta mediterránea y prodigar la máxima del "no hurtarás", tan de moda en el ámbito político y social español.

6.- Es el momento de poner en práctica las habilidades y cualidades de la perfecta anfitriona, así como de la invitada encantadora. Mostrar agradecimiento y humildad es básico. Evita los besos de compromiso y la mirada de soslayo.

7.- Los "smartphone" están prohibidos en las comidas y cenas navideñas, su uso demuestra mala educación. Olvida por un rato WhatsApp y Twitter y pon en práctica la conversación, es más sano y enriquecedor, además así no dejas a los abuelos fuera de onda.

8.- El estilismo importa. Las cenas navideñas invitar a lucir prendas más sofisticadas, aderezadas con joyas y complementos. Estos días están prohibidos las prendas informales y la indumentaria de gimnasio. Y ni que decir tiene que es un sacrilegio tomarse las uvas en pijama y zapatillas.

9.- Manten la calma, cuando el teléfono esté al rojo vivo. Ante la invasión de mensajes y vídeos graciosos que derrochan ingenio para felicitar el año nuevo, no pierdas los nervios. Un día te despiertas y a través del móvil, ves que ha llegado la Navidad, fecha en la que afloran un montón mensajes que, además de desearnos un buen año, nos colapsan el teléfono.

10.- No te vayas el último de la fiesta. Sé prudente y considerado con los anfitriones, no les obligues a trasnochar y a sacar sus reservas de bodega. Una retirada a tiempo....


 
 
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es