Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Transformación digital

La industria ajustada 4.0 puede reducir los costes del sector hasta un 40%

12 de Enero de 2018
La cuarta revolución industrial trata de poner en marcha fábricas inteligentes para mejorar los procesos de producción.

Las soluciones "lean industry 4.0" aportan ventajas de diverso tipo que impulsan la flexibilidad, la productividad, la velocidad, la calidad y la seguridad en la fabricación.

El "lean management", o producción ajustada, es un sistema de fabricación consistente en crear el máximo valor ajustando y optimizando los recursos empleados para ello, evitando la sobreproducción y el desperdicio de productos, reduciendo los costes y los tiempos de producción y mejorando la calidad.

El concepto de "industria 4.0" se refiere a la confluencia de una serie de tecnologías digitales disruptivas en los procesos de fabricación industrial (fabricación aditiva, robótica, realidad aumentada, "big data" y analítica de datos, computación en la nube, ciberseguridad, sensorización, etc.).

Las empresas que han adoptado con éxito el enfoque de industria ajustada 4.0 pueden reducir los costes un 40% en un plazo entre cinco y diez años. Las mayores reducciones se obtienen en muchas ocasiones con tecnologías que mejoran los procesos en las plantas de fabricación.

Su interconexión permite interactuar y analizar datos para predecir errores, reconfigurar procesos y adaptarse a los cambios, de modo que es posible obtener rendimientos operativos superiores.

La integración de ambos enfoques permite generar importantes sinergias altamente efectivas, reorganizando la cadena de suministros y los procesos en la industria manufacturera. Esta fusión de conceptos se conoce como "lean industry 4.0" (industria ajustada 4.0) y empieza a ser adoptada de forma sistemática por un creciente número de empresas industriales.

Aunque la aplicación de cada uno de dichos enfoques por separado puede significar una reducción de los costes en torno al 15%, la integración de los dos puede incrementar todavía más este ahorro de costes, alcanzando hasta el 40%.

Además, también puede reducir notablemente los costes relacionados con la baja calidad en un 20% y con los procesos en marcha en un 30%. Para que la "lean industry 4.0" aporte un beneficio real a la fabricación industrial es necesario previamente realizar una evaluación que identifique y priorice las oportunidades de su implementación.

Durante décadas, las empresas manufactureras han aplicado principios y herramientas para ajustar la producción, reducir la complejidad operativa y mejorar la productividad. La gestión ajustada de la producción ("lean management") aporta las bases para alcanzar la excelencia operativa, estandarizando procesos, inspirando una cultura de mejora continua y fomentando la implicación activa de los trabajadores en la producción.

Sin embargo, dada la complejidad de los procesos, para muchas empresas esta estrategia no es suficiente para alcanzar la excelencia operativa. Recientemente han surgido una serie de tecnologías digitales avanzadas que permiten incrementar la optimización de los procesos y aumentar la productividad, la velocidad y la eficiencia.

Un reciente informe de la consultora norteamericana BCG analiza las ventajas de aplicar este sistema de fabricación, examinado algunos casos concretos y ofreciendo algunas pautas para llevar a cabo su implementación con éxito.

Pese a que la necesidad de implementar estos nuevos enfoques es reconocida por numerosas compañías industriales, muchas no tienen aún demasiado claro cómo combinar ambos para sacar de ellos el máximo beneficio.

Sin embargo, solo un 5% de las empresas de la industria manufacturera han alcanzado un elevado nivel de madurez en la aplicación de la "lean industry 4.0".

Esta conclusión pone de relieve que para obtener los mejores beneficios de esta estrategia de fabricación debe aplicarse para abordar retos concretos planteados a lo largo de la cadena de suministro y fabricación.

Las soluciones "lean industry 4.0" aportan ventajas de diverso tipo que impulsan la flexibilidad, la productividad, la velocidad, la calidad y la seguridad en la fabricación.
 
  • Flexibilidad: permite introducir cambios de forma más eficiente con la ayuda de sensores y aplicaciones de software.
  • Productividad: el uso de algoritmos permite mejorar el mantenimiento autónomo de equipos y procesos.
  • Velocidad: este modelo de fabricación hace posible controlar en tiempo real la planificación de los tiempos de producción.
  • Calidad: permite optimizar la calidad a través de procesos de autocontrol y detección de fallos.
  • Seguridad: mediante la utilización de sensores y la formación basada en la realidad virtual es posible introducir mejoras en las condiciones de trabajo.
Por último, resulta crítico que la empresa defina su estrategia mediante una hoja de ruta y se asegure de su cumplimiento.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es