Buscador de la Hemeroteca
Secciones
a la espera del 21D

Un coste para la economía catalana y española que se puede frenar

07 de Diciembre de 2017
  • Calixto Rivero
El Banco de España sí que advierte de las consecuencias más perniciosas, las que se generarían si no termina por ponerse fin al procés.

El Banco de España sí que advierte de las consecuencias más perniciosas, las que se generarían si no termina por ponerse fin al procés.

El coste del 'procés' para la economía real aún puede evitarse. O, al menos, frenarse. Aunque los primeros datos muestran un impacto del desafío soberanista en el consumo, el turismo, las empresas y el empleo en Cataluña, si las elecciones del 21 de diciembre sirven para poner fin a la crisis política, con un resultado que vuelva a restablecer la confianza, el golpe sobre la economía catalana y española podría ser menor de lo esperado.

Según el último análisis que ha elaborado BBVA Research, el escenario más probable tras la aplicación del artículo 155 de la Constitución es que el independentismo reste entre una décima o cinco décimas al crecimiento de España. Es decir, entre 1.000 y 5.000 millones de euros.

En el caso de la economía catalana, el escenario más probable es que la incertidumbre política aminore entre 0,3 puntos y 0,9 puntos su Producto Interior Bruto (PIB), una perdida que oscilaría entre 600 millones de euros y 1.900 millones de euros. Si se comparan el coste para Cataluña y España se observa que el golpe más duro lo sufrirá el PIB catalán.

Como muestran las estadísticas del servicio de estudios de BBVA, en el caso de que no se mantenga el conflicto a largo plazo se mitigarían mucho las consecuencias para la economía catalana y española. El problema es que, si la incertidumbre continúa y no se dan los pasos adecuados para seguir cumpliendo la legalidad, el coste para el PIB podría ser más elevado de lo esperado.

BBVA Research llega a estimar que, en el caso de que la incertidumbre se prolongue, la crisis en Cataluña podría restar hasta 1,1 puntos al PIB de España (en el entorno de 2.000 millones de euros) y hasta 1,2 puntos al catalán (más de 2.500 millones de euros).

En Cataluña, según BBVA, la incertidumbre “afectaría más a pequeñas empresas en sectores de bienes no comerciables, incapaces de diversificar sus ventas hacia otros mercados”. Teniendo en cuenta la evolución de los primeros indicadores de octubre, la entidad mantiene que el PIB de España crecerá en 2018 un 2,5% y que la economía catalana repuntará un 2,1%.

Es decir, que si se consigue poner fin a la incertidumbre, Cataluña y España seguirían creciendo a un ritmo mayor que países como Alemania (que podría crecer un 1,8% en 2018), Francia (1,7%) o Italia (1,3%).

El Banco de España sí que advierte de las consecuencias más perniciosas, las que se generarían si no termina por ponerse fin al 'procés'. Habla de un impacto en la economía española de hasta 2,5 puntos de Producto Interior Bruto (PIB) durante los dos próximos años, lo que en términos absolutos supondría que la riqueza de país dejaría de crecer en casi 30.000 millones.

Tanto el organismo que gobierna Luis María Linde como la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal que preside José Luis Escrivá tienen claro que palabra marcaría el futuro de una Cataluña en una crisis política sin punto final a la vista: “recesión”.

La pérdida de riqueza
En el peor de los escenarios posibles, la crisis soberanista tendría un fuerte impacto en el Producto Interior Bruto de Cataluña en 2018. La Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) contempla un desplome importante del crecimiento de la economía regional en 2018 que podrá alcanzar los 3.000 millones de euros, al pasar del 3,1% este año a apenas un 1,7% el próximo ejercicio, según el informe de previsiones económicas para las comunidades que hizo público el director general de Funcas, Carlos Ocaña.

Si se cumplen estas previsiones, la autonomía dejaría de formar parte del grupo que tira del PIB español para quedarse en el pelotón de cola junto a Extremadura y Asturias, que crecerían a un ritmo razonable pero muy por debajo del avance del PIB español que, según Funcas, repuntará en 2018 un 2,6%.

Lo que sí parece evidente es que el 'procés' hará que Cataluña pase de ser uno de los motores de la economía nacional a ser, al menos durante un año, una de las regiones de España que menos crezca.

Raymond Torres, director de Coyuntura y Economía Internacional de Funcas, deja una puerta abierta para la esperanza si el procés no se cronifica, lo que terminó pasando en el caso de Quebec, donde llegaron a llamar ‘Neverendum’ al referéndum que nunca se acaba. "Si la situación no se prolonga más allá del primer trimestre, poco a poco recuperaría la normalidad y volvería a la situación tendencial", ha llegado a apuntar este economista.

El diagnóstico de los organismos internacionales
1. "La persistencia de tensiones en Cataluña podría hacer disminuir la confianza de los consumidores y las empresas, frenando la demanda doméstica más de lo proyectado", afirma en su análisis sobre España publicado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) a finales de noviembre.

2. “Los movimientos independentistas regionales pueden añadir incertidumbre”, se limita a reseñar el FMI en el informe elaborado bajo el Artículo IV, tras visitas y reuniones con cargos políticos –entre ellos los ministros de Hacienda y Economía–, economistas e instituciones españolas.

El informe se publicó pocos días después del 1 de octubre. Su directora, Christine Lagarde, ha asegurado que "la incertidumbre política" puede afectar negativamente a las finanzas y la evolución económica de España.

grafico
 
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es