Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Las consecuencias del desafío

El desafío independentista ya ha dañado la actividad y el empleo

07 de Diciembre de 2017
Los primeros indicadores ya comienzan a mostrar la factura del procés en la actividad.

Los primeros indicadores ya comienzan a mostrar la factura del procés en la actividad.

Hace cinco años se intensificaron las aspiraciones independentistas en Cataluña, pero sólo desde hace pocos meses se ha plasmado en un desafío patente de la legalidad, con incumplimientos sistemáticos de la Constitución y de las decisiones del Tribunal Constitucional.

Aunque los economistas avisan de que el análisis del impacto en la economía real se podrá observar con más claridad en el medio plazo, los primeros indicadores ya comienzan a mostrar la factura del procés en la actividad.

Cambio de la sede social de cerca de 3.000 empresas
Como si de una enfermedad se tratara, la salida de empresas de Cataluña fue el primer síntoma grave que hizo saltar las alarmas. El número de compañías que han trasladado su sede social al resto de España ronda las 2.900 desde la consulta ilegal del 1-O, según los datos del Colegio de Registradores de España.

Aunque en las últimas semanas de noviembre la salida diaria de empresas se ralentizó (rondando la veintena por día), en los primeros momentos tras el referéndum salían de Cataluña cerca de cien compañías al día. Con dos excepciones: el día 9 de octubre, en el que abandonaron la comunidad 212 sociedades y el 19, en el que la salida ascendió a 268. Además, la contratación de espacios de oficinas en Barcelona ha descendido un 56%, según una estadística elaborada por una consultora inmobiliaria.

Traslado de unidades directivas de un millar compañías
Pero la fuga de empresas de Cataluña no solo se ha limitado a cambiar el domicilio social. Muchas de esas sociedades, cerca de 1.000 compañías, también modificaron al mismo tiempo su sede fiscal durante el mes de octubre y la primera quincena de noviembre, según datos de la Agencia Tributaria.

Es especialmente preocupante porque mover la sede fiscal obliga al cambio de ubicación de unidades directivas, lo que arrastra parte de las operaciones y suele detener las inversiones en el territorio que se abandona. En definitiva, el traslado de domicilio fiscal prueba que las decisiones de irse tienen carácter irreversible.

Caída del comercio minorista de casi el 4%
Aunque es evidente que las inversiones y la actividad empresarial se ha visto afectada, uno de los síntomas que revela si el Producto Interior Bruto (PIB) se verá dañado a corto plazo es el consumo. Y los datos de comercio minorista de octubre no son nada alentadores.

Las ventas del comercio minorista en Cataluña cayeron un 3,9% en un mes marcado por la inestabilidad política y la movilización social. Cataluña lideró la caída de las ventas en un mercado español que también se desaceleró.

Reducción de las ventas de moda de hasta el 10%
Según los datos de la patronal Foment del Treball, las caídas más agudas del consumo se produjeron en los productos de moda y complementos personales, donde las ventas cayeron un 10,2%, y en el equipamiento del hogar, donde la caída fue del 7,2%. Las ventas de alimentos también fueron en octubre un 2,3% menores que en el mismo mes del año 2016.

Aunque la caída en las ventas de ropa y de bienes para el hogar se ha visto afectada por las temperaturas inusualmente altas durante el otoño, lo cierto es que la caída en Cataluña ha sido más acusada que en el resto de España lo que muestra que la incertidumbre política sí que ha afectado negativamente.

Caída del 2,7% de las pernoctaciones en hoteles
Pero no sólo se ha visto afectada la actividad interna, sino que el turismo, uno de los motores de la economía catalana, también ha sufrido el golpe del secesionismo. El número de pernoctaciones en establecimientos hoteleros en Cataluña disminuyó en octubre un 2,7% en términos interanuales, según los datos del Instituto de Estadística de Cataluña.

Por país de procedencia, las pernoctaciones de los turistas procedentes de Alemania han llegado a caer un 14,4% y de Francia, un 9,9%. A esto se suma que la facturación media por habitación ocupada en establecimientos hoteleros disminuyó un 0,4% en octubre. En Barcelona, donde se han concentrado las mayores movilizaciones, la caída fue del 2,9%.

Recorte de la facturación hotelera de hasta el 14%
Según el presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), Juan Molas, la facturación de los hoteles de Barcelona se redujo entre un 13% y un 14% en octubre por la inestabilidad política. Un impacto que se notó sobre todo en los establecimientos de más categoría ya que sus clientes, mayoritariamente de Asia y Estados Unidos, son especialmente susceptibles a la incertidumbre.

Ralentización de las ventas de coches y hundimiento de los pedidos
En una industria como la del automóvil, mientras que en España las matriculaciones de turismos crecían un 11% en octubre, en Cataluña el incremento fue tan sólo del 1%, lo que muestra el temor de los compradores, según los datos de Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac).

Además, según la organización que aglutina a los concesionarios de automoción (Faconauto), los pedidos de coches han caído entre un 25% y un 30%, un descenso que ha ido acompañado de una caída en las visitas a los lugares de venta.

Descenso en todos los indicadores de confianza empresarial
Los indicadores de confianza son los que evidencian con más claridad que, si no se frena a partir del próximo 21 de diciembre el independentismo, la actividad se vería dañada seriamente en todos los sectores de actividad.

El índice general de confianza empresarial en Cataluña cae a un ritmo del 2,2% en el cuarto trimestre del año, una caída que se intensifica al 2,9% en el ámbito de la industria, y de hasta el 5,5% en el caso de la hostelería y del transporte. La percepción en la construcción, con una caída de la confianza de los empresarios del 1,4%, y en el comercio, con un descenso del 0,8%, es también negativa pero algo más moderada.

Líder en aumento del desempleo en octubre
Lo más preocupante es cuando los indicadores de confianza y las cifras macroeconómicas empiezan a dañar el mercado laboral. Y el impacto ya ha comenzado. El paro registró en octubre la mayor subida en Cataluña desde 2008, con 14.698 desempleados más. Fue el peor dato de una comunidad autónoma, según cifras del Ministerio de Empleo.

Para encontrar otro mes de octubre peor habría que remontarse al comienzo de la crisis, justo un mes después de que la caída de Lehman Brothers pusiera en jaque a toda la economía mundial.

Las empresas catalanas, las que menos están subiendo los sueldos
El problema es que una crisis de estas características no sólo genera más desempleo sino que llega a afectar incluso a las condiciones laborales de los trabajadores. Las empresas catalanas, de hecho, han subido menos los salarios que en el resto de España.

Hasta septiembre, el último mes disponible, la subida salarial media pactada en los convenios colectivos de empresas firmados en Cataluña fue del 0,89% frente al avance del 1,11% en el conjunto del país. En 2016, un año antes de que se intensificara el procés, las subidas salariales en las empresas catalanas sí fueron superiores a la media nacional.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es