Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Industria

¿Cómo optimizará la cuarta revolución industrial las cadenas de suministro?

16 de Noviembre de 2017
Robot

El resultado de este proceso de cambio es una mayor flexibilidad temporal y espacial motivada por la tecnología.

Efe
Los procesos de producción y los modelos de negocio de muchos sectores de la economía están siendo transformados por la llamada cuarta revolución industrial, en la que convergen tecnologías disruptivas como la robótica avanzada, la inteligencia artificial, la Internet de las cosas, la realidad virtual y aumentada, los dispositivos portables y la fabricación aditiva.

Las empresas necesitan ampliar su conocimiento sobre el potencial transformador de estas tecnologías y cómo afectan a las cadenas de suministro. Los productos que demandan los consumidores, los procesos de fabricación y la gestión de las cadenas globales de suministro están empezando a rediseñarse y adaptarse a estas nuevas circunstancias.

Los directivos empresariales creen que las nuevas soluciones tecnológicas de la cuarta revolución industrial transformarán la forma de crear valor. Conforme los costes de las tecnologías vayan disminuyendo, elegir la ubicación más idónea donde localizar la producción no dependerá tanto de las diferencias de costes laborales entre territorios, como hasta ahora, sino de las facilidades que ofrezcan estos para aprovechar las ventajas de las tecnologías disruptivas.

El resultado de este proceso de cambio es una mayor flexibilidad temporal y espacial motivada por la tecnología, que permitirá acortar la distancia entre los lugares de producción y los mercados, y supondrá grandes cambios en el diseño de las futuras cadenas de valor y de suministro.

Estas tendencias modificarán el panorama de la globalización. Los flujos regionales y locales cobrarán mayor importancia en detrimento del comercio intercontinental.

El Foro Económico Mundial (World Economic Forum) ha analizado en un reciente informe  la capacidad transformadora que estas tecnologías tendrán sobre la producción y las cadenas de valor en numerosos sectores en un futuro próximo, con especial referencia a la industria logística.

Muchas de estas tecnologías ya están disponibles para tener impacto sobre los sistemas de producción. Su combinación e interconexión está abriendo nuevas oportunidades para crear valor y modelos de negocio.

Según datos de dicho informe, la mayoría de las empresas del sector manufacturero (79,9%) y del sector logístico (85,5%) ven efectos positivos en la transformación digital.

Existe una correlación entre la relevancia de las nuevas tecnologías disruptivas y la velocidad de implementación de nuevos modelos y soluciones de negocio, de modo que cuanto más relevantes sean, con mayor celeridad tiene lugar su incorporación.

De todas ellas, cinco son las que tendrán un mayor impacto, bien utilizadas individualmente o combinadas entre sí: Internet de las cosas, inteligencia artificial, robótica avanzada, dispositivos portables y fabricación aditiva.
 
Impacto de estas tecnologías sobre las cadenas de valor

Innovación abierta
La innovación abierta es tener un mayor grado de apertura de las empresas para implicarse con otras compañías y con sus clientes para impulsar la innovación y el desarrollo de procesos.

Las plataformas de innovación abierta pueden ayudar a las organizaciones a innovar mejor compartiendo ideas, diseños y otras soluciones.

Fabricación distribuida
La fabricación distribuida ayuda a la descentralización de las estructuras de producción y a la eliminación de los modelos tradicionales de fabricación.

El concepto de fabricación distribuida se basa en localizar la producción más cerca del cliente, integrándolo en de forma más efectiva en los procesos de producción. Así se consigue reducir tiempos de respuesta y costes.

Este tipo de fabricación permite una mayor customización o adaptación de la producción a las demandas de los clientes de un modo más eficiente utilizando procedimientos automatizados del entorno digital.

La producción distribuida se caracteriza por ser plenamente digital en sus fases de diseño y fabricación. La localización, próxima a los mercados, permite una mayor flexibilidad y velocidad de respuesta.

También facilita personalizar productos de forma masiva, mejorar la eficiencia con tecnologías avanzadas de producción e implicar a diversos agentes en la cadena de valor, incluyendo diseñadores, fabricantes y consumidores.

La fabricación distribuida, local y personalizada irá sustituyendo progresivamente al modelo de producción centralizada en masa. Las cadenas de valor rígidas serán reemplazadas por redes más ágiles compuestas por diversas partes capaces de interactuar entre sí en tiempo real. La planificación de los ciclos puede reducirse de forma significativa y los clientes se implicarán en los procesos de producción.

La reducción de las cadenas de suministro llevará a una reducción de los costes de transporte y de las emisiones de gases contaminantes.

Sin embargo, el lado oculto de esta tendencia es que la inversión necesaria para implantar un sistema de producción descentralizada es aún elevada y que los costes por unidad son todavía superiores a los de la fabricación centralizada en masa.

Nuevos modelos de colaboración entre empresas
La cadena de suministro funciona como un ecosistema colaborativo. Con el tiempo, han ido surgiendo muchas formas de colaborar entre sus partes.

Partiendo de la colaboración horizontal (a nivel intersectorial) y de la vertical (con proveedores y clientes),  la digitalización ha impulsado un nuevo nivel de complejidad, reduciendo los límites de las empresas para mejorar la eficiencia en las cadenas de suministro.

Mientras los modelos de colaboración vertical son más frecuentes entre diferentes sectores a lo largo de las diferentes fases de la cadena de valor, la colaboración vertical es a menudo vista como un riesgo desde la perspectiva de la competitividad.

La competencia entre empresas se percibe normalmente como un obstáculo para captar potencial de optimización. Sin embargo, la colaboración horizontal suele presentar un elevado potencial de ahorro de costes mediante el uso compartido de servicios, trasporte y almacenamiento.

Compartir información para reducir riesgos se percibe también como un factor de colaboración horizontal.
 
Impacto sobre la logística

La cuarta revolución industrial puede aportar a la logística nuevas formas de gestionar las cadenas de suministro y de entrega gracias a la digitalización. Los nuevos modelos de negocio en la logística se caracterizan por el uso intensivo de los datos y de la interconexión digital de todos los elementos que integran la cadena de valor.

Al igual que las empresas tecnológicas, los proveedores de servicios logísticos necesitarán reinventarse a sí mismos para adaptarse a los cambios de la nueva revolución industrial. La transformación de la industria logística resultante de estos cambios tenderá a difuminar las actuales fronteras entre fabricación, distribución y logística.

Los operadores logísticos necesitan definir sus estrategias para responder a la transformación digital de sus cadenas de suministro, tanto a nivel interno como externo. El uso activo de los datos disponibles, determinar las cualificaciones necesarias para llevar a cabo esta transformación, centrarse en el cliente, asegurar un flujo continuo de datos, así como desarrollar redes rápidas y flexibles, utilizar tecnologías de sensores para recabar datos críticos o aplicar la analítica predictiva son algunos aspectos relevantes para una estrategia basada en la digitalización en el sector logístico.

El informe destaca que el 44% de las empresas logísticas aún se centran en modelos tradicionales de negocio, mientras que el 37% de los proveedores logísticos han empezado a digitalizar en mayor o menor medida sus modelos de negocio.

Pero este proceso tiene también sus riesgos, entre los que sobresalen los derivados de la seguridad informática y los ciberataques, cada vez más importantes. Para afrontarlos, las empresas logísticas deberán disponer de estrategias e instrumentos de respuesta adecuados.

Un aspecto estratégico sobre el que la digitalización tendrá un importante impacto es el empleo. Las empresas necesitarán evaluar, desarrollar y potenciar su mano de obra para adaptarse a las futuras exigencias ante situaciones como la escasez de las cualificaciones y talento necesarias para el cambio tecnológico, la migración de trabajadores, la automatización y su incidencia sobre las funciones de los trabajadores, el diseño de las carreras profesionales de los empleados o los cambios en el marco legal y regulatorio que afectan a las condiciones laborales de trabajadores y también de las máquinas y robots.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es