Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Cargas fiscales

España, el único país de la UE que conservará el Impuesto de Patrimonio

13 de Septiembre de 2017
En el último ejercicio el Estado ingresó por la tasa de patrimonio un total de 1.034 millones de euros.

En el último ejercicio el Estado ingresó por la tasa de patrimonio un total de 1.034 millones de euros.

En el año 2019, España se convertirá en el único país de la Unión Europea que tenga Impuesto de Patrimonio. La reforma fiscal que ha introducido el presidente de Francia, Emmanuel Macron, hará que esta carga desaparezca sobre el país galo en dos años, dejando a España como el único territorio con esta tasa.

El Impuesto de Patrimonio español, que lo pagan los contribuyentes con una  base imponible superior a 700.000 euros, es un gravamen con carácter transitorio, pero que el Gobierno ha prorrogado año a año desde 2012. De hecho, durante el último ejercicio ingresó un total de 1.034 millones de euros, lo que representa un 0,09% del PIB del país.

Ahora se encuentra a la espera de los próximos Presupuestos generales del Estado de 2018, aunque todo apunta a que se mantendrá como en los años anteriores.

Francia sigue la estela del resto de países de la Unión Europea que han ido eliminando este impuesto a lo largo de los años. Así, fue Italia el primer territorio que acabo con esta tasa en el año 1992, seguido de Irlanda (1997), Alemania  (1997), Finlandia (2005), Luxemburgo (2006), Suecia (2007), Grecia (2009) y Hungría (2010).

De esta manera, España será el único país de la UE con esta carga, aunque fuera del territorio común, en el continente, existen dos países que lo mantienen: Suiza y Noruega.

Además, este gravamen ha destacado por ser polémico dentro de España, por lo que hay diversas entidades que piden su eliminación. Por ejemplo, la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) aboga por suprimir el Impuesto de Patrimonio, su presidente, Juan Rosell, lo tildó de “arcaico”.

En primer lugar, porque genera una doble tributación, como señala la Asociación Española de Asesores Fiscales (Aedaf): “La existencia de impuestos patrimoniales ha dado lugar a multitud de discusiones, por el hecho de que, al encontrarse gravada en la renta, la tasa sobre el patrimonio podría dar lugar a una doble imposición”, apunta este organismo.

En segundo lugar, porque al ser cedido a las Comunidades Autónomas existen grandes diferencias entre los territorios. Un hecho que puede llevar a que muchas personas busquen cambiar su lugar de residencia. De hecho, la Hacienda de Francia, contabilizó un total de 850 fortunas que, debido al tributo, cambiaron su ubicación en el año 2009.

Una competencia cedida a las CCAA
La recaudación de este tributo depende de las Comunidades Autónomas, un hecho que hace que se dibujen muchas diferencias entre los territorios. La Comunidad de Madrid lo bonifica al 100%, desde que dejó de imponer esta carga en el año 2015. Por el contrario, Navarra es la comunidad que más recauda, un 0,26% de su PIB, seguida de Cataluña, que asciende a un 0,23%.

Así, un contribuyente con un patrimonio de 800.000 euros en Extremadura pagaría 1.099 euros al año, en Aragón 1.164 euros y en Madrid nada, según los datos del Consejo General de Economistas.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es