Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Un total de 3,2 millones

España tendrá tres millones menos de parados en 2018 que en lo peor de la crisis

14 de Junio de 2017
  • P. Rouzaut
Este progreso económico se plasma en el avance del mercado laboral.

Este progreso económico se plasma en el avance del mercado laboral.

La recuperación mantendrá su fortaleza durante los próximos dos años. Según las previsiones del servicio de estudios de CEOE, España logrará crecer a un ritmo del 3,2% por tercer año consecutivo. El país está mostrando un dinamismo mayor de lo esperado impulsado por tres motores: las exportaciones, la construcción y el empleo.

El Banco de España ha elevado del 2,8% al 3,1% sus estimaciones de crecimiento para el país en 2017, y  tanto la Comisión Europea como la OCDE han cambiado su previsión elevándola hasta el 2,8% para 2017 y al 2,4% para 2018. La CEOE ha sido más optimista pronosticando una aceleración del 3,2% de la economía española en 2017 y del 2,7% en 2018, un diagnóstico que comparte la Fundación de Cajas de Ahorro (Funcas).

La patronal ha publicado su ‘Informe Trimestral de la Economía Española’, en el que pone de manifiesto la mejora de la mayoría de los indicadores económicos para España. Este repunte de la actividad se plasma en una mejoría palpable del mercado laboral, ya que en los próximos dos años se reducirá en 951.800 el número de parados, y la tasa de desempleo quedará en el 15% en 2018.

En el primer trimestre de 2013 el número de parados alcanzó una cota sin precedentes: 6,278 millones de personas se encontraban en ese momento en el desempleo. En el último trimestre de 2018, CEOE espera que el paro podría reducirse a 3,2 millones de personas. Es decir, que en cinco años tres millones de personas habrán logrado abandonar las listas del paro si se cumple el diagnóstico de los empresarios. La tasa de paro pasaría del 26,1% en 2013 al 15% en 2018, e incluso podría llegar al 14% a finales de ese año. 

Tras esta buena evolución se encuentran los nuevos motores de crecimiento, que están compensando los factores de desaceleración que se esperaban hace unos meses (el precio del petróleo, la política fiscal y la incertidumbre política). Como el empleo, la construcción también está impulsando la recuperación del país. De hecho, CEOE prevé que ésta crezca un 3,1% en 2017 y un 2,9% en 2018, frente a las cifras que dejaba la construcción en los peores momentos de la crisis, con el descenso de un 8,6% en el año 2013.

De esta manera, la construcción afianza su crecimiento tras cuatro años de aumentos, especialmente la vivienda residencial, ligada a unas condiciones favorables como los tipos de interés bajos, la mejora en el acceso a la financiación y el aumento de la inversión.

El tercer motor de crecimiento para los próximos años son los intercambios internacionales. De hecho, la aportación del sector exterior ha hecho que mejoren las previsiones para España ya que compensa parte de la desaceleración que va a tener la demanda interna. Según el informe de CEOE, las exportaciones españolas van a seguir creciendo: un 8,1% en 2017 y un 6,6% en 2018. Y las importaciones aumentarán un 6,4% este año y un 5,6% el siguiente. 

Las favorables expectativas para la economía mundial, incluyendo a Europa, el principal socio comercial de España, impulsarán las exportaciones. Mientras tanto, las importaciones mostrarán un mayor crecimiento en los próximos dos años en comparación con el pasado, pero crecerán menos que las ventas al exterior. 
 
 


Las expectativas mejoran a nivel externo e interno
La demanda interna continuará siendo uno de los principales baluartes de la economía española, aunque se moderará en 2017 y 2018. La inversión en bienes de equipo será el componente más dinámico, debido a las condiciones financieras favorables, a las mejores perspectivas de crecimiento de la economía española y mundial y la menor incertidumbre política. En cuanto a la inversión en construcción, se espera un notable repunte para 2017, con un crecimiento del 3%. 

Además, este consumo se mantendrá con la moderación de los precios. Tras el notable repunte de la inflación en los primeros meses de 2017, se espera que el IPC se modere en lo que queda de año, situándose en diciembre en valores cercanos a la inflación subyacente. De esta forma, la media anual sería del 2% en 2017, y se reduciría hasta el 1,2% en 2018.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es