Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Por debajo de la inversión de 2008

El gasto en I+D de las empresas españolas, entre los más bajos de Europa

14 de Junio de 2017
  • José Luis Laguens
El gasto total en I+D creció en España un 2,74% en 2015 respecto al año anterior.

El gasto total en I+D creció en España un 2,74% en 2015 respecto al año anterior.

España es todavía uno de los pocos países de la UE que aún no ha recuperado los niveles de inversión en I+D de 2008. Las empresas siguen registrando una baja participación en las actividades innovadoras y su esfuerzo en I+D se sitúa muy por debajo de la media europea. Esta tendencia es particularmente llamativa en el caso de las grandes empresas. 

Sin embargo, en comparación con otros países europeos, las pymes tienen una participación en el gasto en I+D superior en términos porcentuales. Además, dicho gasto tiende a concentrarse en un número cada vez más reducido de empresas y la contribución del sector bancario a la financiación de la I+D es escasa.

Estas y otras importantes conclusiones se desprenden de la edición 2017 del “Informe Cotec”, en el que se realiza un diagnóstico sobre la evolución reciente de la I+D española. Publicado por la Fundación Cotec para la Innovación, incorpora en esta ocasión como novedad elementos de realidad aumentada que permiten ampliar la comprensión de sus contenidos.

Según los datos disponibles de 2015, en los que se basa el informe, la situación de la inversión en I+D en España ha mejorado ligeramente, aunque se trata de un incremento situado por debajo del aumento del PIB que resulta insuficiente para fortalecer la innovación y la recuperación económica.

Otro de los aspectos que destaca el informe es el limitado nivel de competencias y habilidades que presenta buena parte del capital humano en nuestro país. Si a ello se une la débil capacidad tecnológica de la estructura productiva española, tenemos un panorama innovador que necesita un decidido impulso. Maximizar el potencial de crecimiento de la economía del conocimiento debería estar en el centro de las políticas económicas.

Los recortes presupuestarios de los últimos años no han ayudado a reconducir la situación. Los ajustes acumulados desde 2010 (del 50%) han sido muy superiores a los anunciados (del 30%), ya que a la reducción de las cantidades indicadas en los presupuestos hay que añadir unos niveles decrecientes de ejecución presupuestaria.

La participación en los programas europeos de investigación, a pesar de mejorar sus retornos, no han tenido un impacto significativo en la movilización de fondos suficientes para los investigadores e innovadores. Los incentivos fiscales a la I+D no han tenido suficiente capacidad para inducir la innovación en las empresas debido a que no ofrecen plenas garantías de aplicación.

Las políticas públicas han sido año tras año incapaces de aportar las soluciones adecuadas para revertir estas tendencias y la economía española no podrá adaptarse con éxito a procesos como la digitalización de todos los sectores, la economía colaborativa, el emprendimiento social o la transición hacia una economía circular.

Las cifras aportadas en el informe de Cotec muestran que el gasto total en I+D creció en España un 2,74% en 2015 respecto al año anterior, alcanzando los 13.172 millones de euros. Se trata de la primera subida significativa desde 2008 y se puede apreciar en todos los sectores, desde las empresas (2%) y las administraciones públicas (4,6%) hasta los centros de enseñanza superior (2,7%).

Sin embargo, teniendo en cuenta que el PIB creció un 3,2%, el esfuerzo en I+D (gasto en I+D en porcentaje del PIB) bajó al 1,22% frente al 1,24% de 2014. Este indicador refleja una nueva caída por quinta vez consecutiva, lejos del esfuerzo medio de la UE.

El esfuerzo en I+D de las empresas españolas en 2015 es de los más bajos de Europa, el 0,64% del PIB, lo que supone un poco más de la mitad del promedio de las empresas europeas. Esta diferencia también se observa a nivel de distribución del gasto, de modo que las empresas españolas ejecutaron el 52,5% del gasto total en I+D.

Sin embargo, casi la mitad de dicho gasto fue ejecutado por pymes, mientras que en otros países avanzados de nuestro entorno, como Francia, Italia o Reino Unido, estas empresas ejecutaron solo el 20%. En el caso de Alemania, el esfuerzo de las pymes es todavía menor, llegando al 10%. Comparando estos porcentajes con el de España se observa que el esfuerzo en I+D que realizan nuestras pymes es de los más elevados de Europa.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es