Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Entrevista al director general del CDTI, Francisco Marín

"La fiscalidad tendría que premiar el crecimiento de las empresas"

03 de Mayo de 2017
  • Calixto Rivero
El director general del CDTI, Francisco Marín, en su despacho.

El director general del CDTI, Francisco Marín, en su despacho.

El director general del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), Francisco Marín, un ingeniero de Telecomunicaciones curtido en la empresa privada, se dedica ahora a fomentar la Investigación, el Desarrollo y la Innovación en España. Nombrado en 2015, se licenció en la Universidad Politécnica de Madrid y ha cursado el Programa de Alta Dirección (PADE) en el IESE de Madrid. Hasta que aterrizó en el CDTI fue socio director de Future Plus, donde también se dedicaba a apoyar el crecimiento de las empresas sobre la base de la tecnología. En esta entrevista en ‘El Empresario’ explica el funcionamiento del CDTI, analiza los retos de la economía española y pide que la legislación fomente que las compañías nacionales sean cada vez más grandes.

¿Cuál es el papel del CDTI en una sociedad en la que cada vez más ve necesaria la apuesta por la I+D+i y por la tecnología?
El CDTI es una agencia de gran trascendencia para el mercado de las empresas que quieren hacer tecnología. Primero, lo es porque tiene 40 años de vida y una institución que tiene 40 años pasando por todo tipo de avatares ha demostrado que tiene razón de ser. Segundo, representa el principal agente inversor. Hemos movilizado en los últimos años el 16% de la inversión total en España que se hace en I+D+i. Tercero, somos un actor relevante que tiene un objetivo básico: mejorar la competitividad de la empresa española a través de la incorporación de la tecnología a su quehacer diario. El CDTI tiene trayectoria, tiene peso y tiene foco. Si tu foco es claro, y tu foco es la mejora de la competitividad a través del uso de la tecnología, no podemos dudar mucho de nuestras actividades.
 
"Hemos movilizado en los últimos años el 16% de la inversión total en España que se hace en I+D+i"

¿Cómo es la labor del CDTI con las empresas? ¿Qué ayudas concede y cómo funciona el sistema de subvenciones y préstamos?
A través de tres ejes. El primero es de asesoramiento. La labor que hace el CDTI como asesor para este trabajo es un intangible que tiene un valor incalculable porque no se cobra. No se valora en términos de euros, pero se hace un trabajo tremendo. Si haces un buen asesoramiento para que un proyecto presentado al CDTI tenga éxito en una convocatoria nacional o internacional tendrías que tener el derecho de apuntarte parte de ese éxito, pero en ningún caso nos lo apuntamos. Sencillamente asesoramos. Asesoramos sobre la formación del proyecto, en la búsqueda de partners, en la formación de personas… Lo más importante para mí es ayudar a que la empresa defina bien sus necesidades. Porque en un proyecto de I+D+i el principal requerimiento es que sea de verdad útil y convergente con los intereses de la empresa.

Pero muchas empresas, y lo conozco por la práctica, se embarcan en políticas de I+D+i pensando en los beneficios que obtienen de los dineros que reciben y esa es una aproximación equivocada. Hay que pensar en cómo la I+D+i que vas a hacer apoya tu cuenta de resultados y de ventas de tu compañía. El consejo que podemos dar es que el proyecto realmente coincida con los objetivos estratégicos de la compañía. Este es el punto nuclear. Y lo hacemos con un grupo de 200 expertos que tiene el CDTI que en ocasiones sirven para decir: “Esto que me vas a presentar ya lo han inventado. Es un consejo, un asesoramiento, puedes hacer lo que quieras, pero me presentas algo que no tiene valor en el mercado. ¿Qué pasaría si le das al proyecto un giro de 45 grados?”

¿Dais también formación interna a las empresas que quieren hacer Investigación, Desarrollo e innovación?
Damos formación para que los gestores sepan cómo hacerlo. Estamos hablando de la estrategia y de la práctica. Esto se traduce en un mecanismo de aplicación online que sirve para hacer una consulta previa. En un plazo muy rápido le contestamos sin tener que venir aquí. En pasos sucesivos esa consulta previa se convierte en un proyecto presentado al CDTI.

¿El asesoramiento, cuándo se produce?
El asesoramiento se produce en las etapas infantiles del proyecto. Pueden consultarnos a través de una red online, pero además tenemos otra red, PIDI, una red de difusión que está establecida en todo el territorio nacional. Su objetivo es que ningún polígono industrial, pueblo por lo pequeño que sea o empresa por lo alejada que esté del centro ignore o no tenga acceso a los conocimientos. El año pasado se atendieron a través de la red PIDI 13.000 consultas.
 
"Hacemos algo que nadie hace con la profusión que lo hacemos nosotros, que es la evaluación técnica del proyecto y la evaluación financiera de la empresa"

Pero la financiación también es una parte importante de la labor del CDTI…
Cuando la empresa ya decide presentar su proyecto al CDTI entra en la búsqueda de una financiación. Hacemos algo que nadie hace con la profusión que lo hacemos nosotros, que es la evaluación técnica del proyecto y la evaluación financiera de la empresa. La propuesta financiera que hace el CDTI se compone normalmente de dos partes: una de subvención y otra de préstamo. Si lo que fuéramos a dar fuera sólo subvención, que es a fondo perdido o de tramo no reembolsable, que también tiene un componente de alto riesgo, podríamos no evaluar tanto la empresa. Sólo tendríamos que evaluar que la empresa sea solvente, pero digamos que la evaluación no sería lo mismo. Cuando doy un préstamo lo que estás diciendo: “Usted me va a devolver ese dinero, yo le voy a perseguir para que me lo devuelva”. Así que hay que tener claro si la empresa tiene capacidad para devolverme ese dinero.

En cambio, si la evaluación técnica es para el proyecto, la evaluación financiera es para la empresa. Lo que tenemos que ser es coherentes entre lo que te damos, entre lo que tú pides y lo que podemos dar. Si me presentas un plan de negocio maravilloso pero resulta que vas a multiplicar por 1.000 las ventas, creo que lo mejor es que me presentes un business plan para tu empresa que yo me pueda creer.

¿Fomenta el CDTI también el salto de las empresas que apuesten por la tecnología y la I+D+i a mercados extranjeros?
La tercera pata de la labor del CDTI es, de hecho, la internacionalización. No sólo somos un agente para movilizar I+D+i en el territorio nacional, sino que somos el agente para movilizar la I+D+i en el ámbito internacional de tres maneras. La primera es el programa europeo Horizonte 2020, de la cual el CDTI es el responsable de dos de los tres pilares. Los resultados están siendo espectaculares en el terreno de la I+D en el Horizonte 2020. Somos el cuarto país en retorno y ha retornado a España más de 1.900 millones de euros entre 2014 al 2016. Si seguimos esta trayectoria nos traeremos más de 4.500 millones al final del proyecto. De media son unos 600 millones de euros al año, que es una cifra espectacular, solo para proyectos de I+D+i de tecnología. El segundo eje es la cooperación internacional más allá de Europa. En esto el CDTI tiene acuerdos firmados con más de 20 países.

Hace poco estuve en Malasia y me encontré con un empresario español que se ha dado cuenta de la mala calidad de los colchones en el país, ha transformado el colchón español de toda la vida y está comiéndose el mercado. Ha hecho una innovación incorporando nuevos materiales que no hay aquí y está triunfando. Pero, ¿cómo va un empresario de colchones de Huesca a vender colchones en Malasia? Es muy difícil que lo haga solo. Si se mete en la red del CDTI le facilitamos contactos, visitas y le facilitamos apoyo en todos los puntos de vista. Hoy somos agente en concreto en Eureka, que es nuestra gran plataforma integrada por 43 países, de la cual tenemos la presidencia este año. Tenemos contacto prácticamente con todo el mundo. España es por ejemplo el primer país en proyectos, dentro de Eureka, con Corea del Sur. Va a venir al Innovation Week que organizamos entre el 15 y el 20 de mayo en Barcelona una delegación de cerca de 100 personas de Corea y 50 empresas. Y viene un viceministro porque han visto que España es el partner adecuado para sus intereses en esta parte del mundo.

¿Y cuál es el vínculo con los centros científicos internacionales? ¿Cuál es el retorno de la inversión que se hace en esos organismos?
El CDTI representa los intereses españoles en organizaciones como e ITER, el CERN, La ESA o el ESO. España pone dinero en esas organizaciones. En algunos casos tenemos cuotas muy importantes, porque son centros muy caros. No es barato hacer investigación de frontera, o más allá de la frontera, porque por ejemplo en el CERN estamos descubriendo el universo. Cuesta muchísimos millones de euros. España pone su parte alícuota, que no es pequeña, pero la importancia es que hoy España se trae más dinero del que pone en esas organizaciones. España quiere decir sus empresas. Esa porción que se traen las empresas para nosotros es igual a financiación, en este caso a fondo perdido. Si sumamos el dinero que aporta el CDTI de sus fondos propios y el dinero que retorna a las empresas por la actividad internacional del CDTI, el año pasado alcanzamos la cifra de cerca de 1.600 millones de euros. Este año nuestro Presupuesto es de 1.000 millones en fondos directos dados por CDTI y 764 de retornos del programa Horizonte 2020 o de contratos de los centros científicos internacionales. En definitiva, los receptores de las ayudas reciben cerca de 1.760 millones.
 
"Para que existiera Silicon Valley el Estado americano invirtió cientos de millones de dólares en la creación de la infraestructura"

¿Qué opina de que se haya reducido tanto la inversión pública desde que comenzó la crisis? ¿Cuál es el retorno de la I+D+i para la economía?
Ni la OCDE, ni el FMI ni la Comisión Europea han hecho un cálculo. Hay aproximaciones de parte. El sector espacial dice que un euro puesto en el sector espacial reporta 20 euros en el resultado. El automóvil utiliza otra cadena de valor y dice que es 14 euros. No tengo ninguna duda de que la I+D+i genera riqueza en los países. El retorno es el medio-largo plazo. El problema es que hay una visión alicorta. Cuando se dice que el éxito más reconocido de la innovación en el mundo es Silicon Valley hay que tener en cuenta que está demostrado que para que existiera Silicon Valley el Estado americano invirtió cientos de millones de dólares en la creación de la infraestructura, en el ecosistema que hace posible que exista.

Las cosas, en economías complejas, no salen de una manera absolutamente espontánea. Eso solo pasa con las amapolas. Lo demás hay que regarlo, hay que segarlo. ¿Cuántos millones de euros ha metido Corea del Sur en crear una red de banda ancha que permite tener la mayor velocidad en todas las casas del país? Después de eso se puede tener una industria potente de contenidos y de comunicaciones. Si España es hoy el primer país en difusión de fibra óptica del entorno europeo eso está permitiendo que la capacidad de uso de las TIC sea más extensa. No hay nada que no exija de una inversión previa y la I+D+i es una inversión en aguas muy abajo, o muy arriba, según como se mire.

¿Cuántas empresas se benefician de las ayudas del CDTI?
El año pasado 1.300 empresas. En el conjunto de la historia del CDTI, en los últimos 40 años, 12.400. Hemos investigado en el INE y hay como 40.000 empresas que podrían estar, aunque muchas no lo sepan, interesadas en la I+D+i. Déjeme que insista en el que muchas no lo sepan porque ahí está la parte de asesoramiento del CDTI. Nosotros tenemos que llegar a una empresa que no sabe que su futuro está en la mejora de la competitividad a través de la tecnología y sugerirle que se dedique a ello. Hablar de la robótica en el mundo del automóvil es ya un lugar común: los coches hoy los hacen robot. La robótica en el mundo del automóvil no es una innovación pero la robótica en el mundo del calzado sí, absolutamente. El trabajo del CDTI es incentivar que se sigan poniendo robots en el mundo del automóvil si hay que hacer algo nuevo en los robots. Pero principalmente su labor es llevar a los robots a las empresas del calzado.
 
"Hay como 40.000 empresas que podrían estar, aunque muchas no lo sepan, interesadas en la I+D+i"

¿Cómo se puede hacer para llegar a los jóvenes o a las empresas que aún no han pensado que la I+D+i puede ser una opción para el desarrollo de su negocio?
Para romper las murallas y llegar a más empresas tenemos que apostar por medios nuevos como la digitalización y las redes sociales. Ante este tipo de gente no podemos llegar a ella si no inventamos formas nuevas, mejorando nuestra presencia en redes como Linkedin o Facebook. Si las personas que todavía no saben que quiere ser empresario, pero tienen una idea, tuvieran al CDTI en el punto de mira quizás se convertirían en empresario antes. Otra forma de llegar más compleja es crear una especie de encuentro de la oferta y la demanda. Lo que teníamos que conseguir es establecer puentes entre la cadena de ofertantes y la cadena de demandantes. Si fueramos capaces de crear un servicio, que lo vamos a hacer y que se llama Ágora CDTI, donde una empresa grande que tenga un problema pueda venir aquí a buscar las soluciones a esos problemas dentro de los suministradores españoles, a lo mejor alguna gente que está en el mundo de la subcontratación podría llegar a entender que tiene que hacer algo. Este es un terreno de una capilaridad muy fuerte.

¿Ha notado el Presupuesto del CDTI los ajustes del déficit público?
En los años duros de la crisis duros el Presupuesto sufrió. El CDTI sufrió menos por la capacidad de reinversión de los préstamos que recuperamos. Estamos cobrando ahora lo que se dio en los años buenos del boom. En el momento más malo, el CDTI no se apagó porque fue capaz de sacar sus propios revolving capital y ese es un círculo muy virtuoso. Todos los años tengo la obligación de que todo lo que recibo de retorno lo tengo que volver a meter en el circuito. Tenemos una morosidad muy baja. Nos fallan porque algunas empresas se mueren y entra en crisis pero, en términos agregados, la morosidad del CDTI está por debajo de la del sistema financiero. Eso significa que las empresas nos tienen como un buen agente financiador porque a quien cuidas es al que te va a volver a dar un préstamo. La baja morosidad es el mejor indicador de la salud de nuestro sistema.
 
"Somos un país muy viejo en literatos, en pintores y navegantes. Pero pasamos por dos revoluciones industriales de lado".

España está a la cola de la I+D+i del mundo desarrollado. ¿Qué es lo que impide a España tener el mismo nivel de I+D que otros países?
Estamos nítidamente por debajo. Se destina al año el 1,24% del PIB y el objetivo es el 2%. Hay consenso entre todas las fuerzas políticas para llegar al 2% del PIB en el año 2020. Es un salto fundamental y no es fácil. A mí como CDTI lo que más me gustaría es que viniera el Gobierno de turno y dijera que tiene más Presupuesto, pero hay que ser prudentes. Las ayudas se darían peor. Las ayudas hay que dárselas a compañías o a centros de investigación que tengan capacidad. Crear infraestructuras de talento no es fácil. España no hace muchos años que está en esto de la tecnología y de la industria. Somos un país muy viejo en literatos, en pintores y navegantes. Pero pasamos por dos revoluciones industriales de lado. Nos hemos puesto a esto hace poco.

Además, la composición del tejido empresarial español está demasiado apoyado en las pymes. El rol, el peso, que tienen las pymes en la I+D española es absolutamente contrario al que tiene en el resto de los países avanzados. En esos países son las grandes las que hacen la I+D en volumen, y las pymes les acompañan. Por ejemplo el 70% de la I+D la hacen las grandes y el 30% las pequeñas compañías. Pero en España las pymes representan más del 50% del peso de la I+D+i. Eso quiere decir que, de alguna manera, la capacidad de crecimiento de ese tejido industrial está acotado. Por ejemplo, una pyme nos trae un proyecto de 300.000 euros increíble y con eso se tira año y medio. Pero lo que no puede venir es tres meses después con un proyecto de dos millones de euros porque no tiene gente para hacerlo y no tiene red. Eso solo se lo puede permitir una empresa más grande, por ejemplo con 100.000 empleados. Esa sí que puede decir que va a abrir una línea de investigación de 50 millones de euros porque tiene la financiación y los recursos. El tercer tema es que las empresas españolas grandes, que las hay y muy buenas, no invierten lo suficiente, salvo honrosas excepciones.

¿Por qué cree que no invierten lo suficiente?
No han interiorizado que su capacidad competitiva pasa por la innovación. Una gran empresa eléctrica española compró una empresa eléctrica extranjera y cuando llegó allí se dio cuenta de que la empresa eléctrica extranjera pequeña tenía un sistema de control de red mucho mejor que el suyo, que lo tenía atrasado. Algunas empresas no han interiorizado lo suficiente la capacidad de aportación de riqueza que tiene la innovación en la I+D+i. Todavía somos un tejido empresarial creado en base a la generación de valor en términos de competencia de costes y eso se tiene que variar. Ya no podemos. Tenemos que ser competentes en valor añadido.
 
"La fiscalidad no debe apoyar la permanencia de ser pequeño. Habría que apostar por el crecimiento de las empresas"

La legislación también tiene mucha influencia en la inversión y en investigación. ¿Hay demasiadas barreras en la legislación española?
Yo soy un poco exceptico en cuanto al impacto de las leyes. Estoy muy a favor con lo que tiene que ver con las ayudas fiscales y en eso España no está mal. La fiscalidad de la I+D+i incluso en algunos momentos ha sido de las más punteras del mundo. Pero esa propia idea la tenemos que corregir. Por ejemplo, la fiscalidad que no debe apoyar la permanencia de ser pequeño. Habría que apostar por el crecimiento de las empresas. La fiscalidad tendría que premiar el crecimiento. Es decir, que si usted crece, cuanto más crezca más se le ayuda.

También hay que apostar por la compra pública innovadora. Ahí hay mucho que hacer. Se están haciendo cosas pero lo que yo propongo es que se insista. La última ley de contratos del Estado dice que un porcentaje se tiene que comprar a las empresas españolas innovadoras y a mí eso me parece bien porque no podemos caer en infantilismos. Todos los países lo hacen. Todos los países apoyan sus ideas para competir. La forma más legal de hacerlo es la demanda temprana. Si voy a hacer una flota de satélites españoles y la tengo que empezar a planear unos años antes, cuando la empiezo a pensar empiezo a poner en marcha la capacitación de las empresas españolas para que cuando salga el concurso puedan competir en términos de competencia. Nosotros deberíamos estar haciendo más apoyo a la oferta de la compra pública innovadora.

¿Cuáles son los errores más comunes cuando una empresa presenta su proyecto al CDTI?
Todos los meses llevo al consejo de Administración las denegaciones además de las aprobaciones. Tienen dos orígenes mayoritariamente. Entre los errores más comunes están los técnicos, ya que a veces presentan un proyecto que no tiene sentido. Me estás inventando la rueda y me vuelves a traer un proyecto que no se sujeta al mercado o está mal sustentado. Me dices que vas a hacer un lanzamiento de un cohete con una cerilla y una bengala. Pero no va a volar. Otro de los fallos es la falta de adecuación de la parte presupuestaria. Me dices que vas a hacer un proyecto con dos ingenieros y un técnico pero deberías incorporar un equipo de 50 personas. En los proyectos que entran en el CDTI por la vía del asesoramiento eso no pasa, pero hay gente que pide las ayudas pero no quiere asesoramiento. La tasa de éxito del CDTI es alta. Está por encima del 60%. No tenemos rechazos mayoritarios. En Europa, en el marco del Horizonte 2020, la tasa de éxito está siendo del 10%. Yo digo que es una lotería y que si un profesor suspende a todos más vale que se lo mire el profesor, no puede ser que todos los alumnos lo hagan mal. El CDTI tiene un ratio que le parece razonable.
 
"La tecnología puede convertirse en un sector fuerte en España, pero en los sectores clásicos"

¿Qué sectores cree que deben ser el motor de la economía española a partir de ahora?
La tecnología puede convertirse en un sector fuerte en España, pero en los sectores clásicos. Lo que no podemos pensar es que el desempleo español se va a resolver en base a la creación de empresas de último grito. Las empresas de último grito, incluso las internacionales, crean un número de trabajos limitados. Lo importante es incorporar la tecnología a los sectores clásicos. El agro español es magnífico, ha tenido un comportamiento anticíclico y tiene una capacidad de competencia grande en el mundo. Lo que tiene que usar es tecnología. La química, que se comporta como un sector espléndido en España, lo que tiene que hacer es tecnificarse lo máximo posible. España no tiene un problema de excesivo monocultivo, está bastante bien diversificada. Luego tenemos dos sectores que son el gran problema: que es el turismo y el transporte. El turismo sigue siendo un sector en el que la digitalización, las comunicaciones avanzadas o la sensorización todavía entran suavemente. La digitalización de los sectores tradicionales en España es baja. Bastaría con que el sector turístico y el sector del transporte, con gran impacto en nuestra economía se digitalizaran y se modernizaran de forma acelerada para que lo notáramos muchísimo, porque tenemos mucha demanda.

¿Considera imparable la revolución digital?
Yo creo que es imparable. Que el mundo va a cambiar de forma de trabajo, yo lo tengo clarísimo. La generación de valor de riqueza que da la tecnología 4.0 va a permitir que el esquema de reparto del trabajo sea distinto. Ahí viene la inteligencia de los que sean capaces de ponerse delante porque van a ser capaces de evitar el impacto social. Es imparable el impacto social. Si tú lo haces por delante vas a ser capaz de crear esa transformación sin grandes impactos sociales. Si no lo haces vas a sufrir un grandísimo impacto social. España tendría que ponerse a la cabeza de la inversión en ese terreno y existen algunas aventuras interesantes de la secretería general de industria, sobre la industria conectada. El CDTI, a través de la presidencia Eureka, está planteando un clúster de industria 4.0 con otros 12 países. España tiene que ponerse en el pelotón de cabeza porque tenemos un problema de desempleo muy grande y la amenaza de más desempleo en las industrias donde la robotización va a destruir empleo. Como no seamos capaces de generar el valor y redistribuirlo vamos a tener un problema de conflicto social. Aquí, o tienes la capacidad de sostener la sociedad trabajando, o si no agárrate los machos.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es