Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Europa

La UE impulsa la modernización tecnológica de la industria manufacturera

10 de Abril de 2017
  • José Luis Laguens
Industria

Industria

Dreamstime
La industria manufacturera es una de las fuerzas claves de la economía europea. Proporciona el 20% de los empleos (cerca de 30 millones) y genera unos retornos próximos a los 7.000 billones de euros en 25 sectores industriales y unos dos millones de empresas, sobre todo pymes. La modernización del sector es crucial para el dinamismo económico de Europa, la creación de empleo y el crecimiento. Más allá de la digitalización, la capacidad innovadora de las transformaciones aplicadas a los sistemas de producción es un factor esencial que depende de la adopción exitosa de tecnologías avanzadas.

La Comisión Europea ha lanzado una serie de iniciativas en este sentido para impulsar la modernización industrial a nivel europeo. En un informe de reciente publicación, la Comisión analiza los factores, barreras y predisposición de las empresas de la Unión Europea a adoptar productos y tecnologías avanzados. El documento “An analysis of drivers, barriers and readiness factors of EU companies for adopting advanced manufacturing products and technologies”, identifica medidas y acciones para el desarrollo de nuevas y mejores tecnologías destinadas a la industria manufacturera y para la modernización del sector a nivel europeo.

Desde una perspectiva centrada en el usuario de tecnologías, el informe se centra en primer lugar en el potencial modernizador de las tecnologías avanzadas y en sus factores facilitadores o limitadores. En segundo lugar, establece un marco de referencia cualitativo y cuantitativo que abarca varios Estados miembros, tipos de tecnologías y empresas de una manera amplia con el fin de permitir a los decisores políticos poner en perspectiva diversos requisitos y prioridades.

Por último, incluye recomendaciones y sugerencias concretas para acciones futuras destinadas a distintos actores desarrolladas a partir de las medidas preexistentes, priorizando el desarrollo de una estrategia multinivel para la modernización de la industria europea.

Entre sus principales conclusiones, el informe destaca la necesidad de acelerar la adopción de dichas tecnologías por parte de las empresas, sobre todo de las pymes, priorizando al mismo tiempo las tecnologías más complejas y las capacidades más básicas. Los principales factores para invertir en estas tecnologías son fundamentalmente internos, resultando de una combinación de consideraciones comerciales y tecnológicas: reducción de costes de producción, mejora de la calidad de productos y servicios, mejora de la productividad de los empleados y reducción de los tiempos de producción.

Por otro lado, los obstáculos claves para la inversión son sobre todo una mezcla de factores internos y externos. La barrera más importante es el elevado coste de la adquisición de estas tecnologías y la falta de recursos financieros para su obtención. Otras barreras se refieren a las dificultades para evaluar el rendimiento y los retornos potenciales de dichas tecnologías y la falta de personal con las cualificaciones adecuadas para adoptar y adaptar dichas tecnologías.

Las recomendaciones de política industrial se concentran en cuatro puntos:
 
  1. Fortalecer la capacidad de las pymes: actualmente, muchas empresas europeas no tienen suficiente capacidad para adoptar dichas tecnologías por causas relacionadas con su "know-how", capital humano y disponibilidad organizativa y de gestión. Sin un ecosistema adecuado para las pymes que impulse el desarrollo de estas capacidades en todas las áreas de la producción avanzada cualquier medida de apoyo perderá relevancia.
  2. Promover la adopción de tecnologías punta avanzadas para la industria manufacturera: es necesario crear entornos de alta calidad y un marco con condiciones adecuadas para implementar las tecnologías avanzadas más recientes, en cooperación tanto con organismos tecnológicos y de investigación como con empresas destacadas en el ámbito de las tecnologías avanzadas para la producción manufacturera.
  3. Mejorar la oferta de estas tecnologías a las empresas industriales: actualmente, muchos proveedores reconocen abiertamente que no entienden bien sus mercados y no han desarrollado aún modelos de negocio apropiados para llegar de un modo efectivo a sus potenciales clientes. Para fortalecer el consumo de este tipo de tecnologías, es necesario promover nuevos modelos de negocio para las empresas tecnológicas que permitan a sus pymes clientes invertir bajo condiciones de incertidumbre.
  4. Fortalecer la coordinación política: conforme las medidas de apoyo vayan desplegándose en la Unión Europea, será necesaria una mayor coordinación política a diferentes niveles.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es