Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Energía

¿Cómo cambiará la experiencia de los consumidores la electricidad del futuro?

15 de Marzo de 2017
  • José Luis Laguens
Estación de energía eléctrica

Estación de energía eléctrica

El sistema eléctrico se encuentra en plena transformación. La tecnología y la innovación están irrumpiendo en los modelos tradicionales de generación y medición. Tres tendencias en particular son responsables de los mayores cambios:
 
  1. La electrificación de amplios sectores de la economía, como el transporte o la calefacción.
  2. La descentralización, impulsada por el descenso de los costes de distribución y almacenamiento de los recursos energéticos, por la flexibilidad de la demanda y por los sistemas de eficiencia energética. 
  3. La digitalización, con sensores que permiten la automatización del uso de la energía y una medición más precisa de su consumo, así como la conectividad a través de aplicaciones basadas en Internet de las Cosas.

Estas tres tendencias actuarán como un círculo virtuoso, facilitando, ampliando y reforzando desarrollos más allá de las aportaciones concretas, según destaca el informe “The future of electricity new technologies transforming the grid edge”, publicado por el Foro Económico Mundial (World Economic Forum), y en el que se incide en la importancia crítica de la electrificación para reducir a largo plazo el carbono gracias, entre otros factores, a la creciente participación de las energías renovables.

El nuevo sistema eléctrico, cuyas perspectivas, examina el informe, facilitará la descentralización energética, convirtiendo a los consumidores en elementos activos del sistema. La digitalización supondrá también un impulso para las otras dos tendencias, permitiendo un mayor control, incluyendo la optimización del consumo y la producción en tiempo real, así como la interactuación con los consumidores.
Tres tendencias de futuro de la electricidad

El potencial de estas tecnologías disruptivas se verá impulsado por la caída exponencial de los costes y las continuas mejoras técnicas, la posibilidad de facilitar modelos de negocio innovadores en torno a consumidores más empoderados, y a la mejora gradual de la tasa de utilización de activos del sistema eléctrico, aunque los vehículos eléctricos podrían elevarla algunos puntos porcentuales.

En conjunto, estas tendencias facilitarán el camino hacia un sistema en el que los límites entre productores, distribuidores y consumidores serán más borrosos, haciendo más compleja su gestión.

Las preferencias y expectativas de los clientes están cambiando hacia la reducción de las emisiones de carbono, una mayor capacidad de elección, la interacción y la participación en tiempo real, siempre en conexión, y una mayor transparencia.

Los clientes podrán participar de un modo distinto. El sistema está evolucionando hacia un punto que va más allá del suministro de electricidad y convirtiéndose en una plataforma que también maximiza el valor de la distribución de recursos energéticos.

En los modelos de negocio se dará una menor participación de las rentas derivadas de la generación centralizada, que podrían compensarse con rentas procedentes de nuevos servicios de distribución a nivel minorista.

Los usuarios individuales tendrán la opción de seleccionar tecnologías de su elección, conectarlas a una plataforma energética y eventualmente realizar transacciones con otros recursos distribuidos y centralizados.

Este sistema eléctrico más descentralizado e inteligente, permitirá además incrementar la fiabilidad, la seguridad y la sostenibilidad medioambiental, y abrir nuevas oportunidades a servicios y negocios.

El futuro sistema eléctrico incorporará tecnologías y servicios con funciones adicionales, de modo que sus usuarios podrán producir, consumir, almacenar y vender electricidad.

Las nuevas tecnologías y servicios aumentarán la eficiencia y aportarán más valor tanto a la industria como a los consumidores y a la sociedad en general, que se beneficiarán de una generación de energía más limpia, de la creación de nuevos empleos relacionados con el despliegue de dichas tecnologías y de mayores posibilidades de elección para los consumidores.

De cara a este proceso, en todo el mundo están teniendo lugar adaptaciones a nivel regulatorio y cambios en el sector privado, con nuevos partenariados entre sectores para el desarrollo de infraestructuras y reorganizaciones empresariales que impulsen nuevos modelos de negocio.

Se prevé que la adopción de las nuevas tecnologías eléctricas siga un patrón en forma de "S" similar al mostrado en la implantación de otras tecnologías innovadoras precedentes, como la radio o la televisión.

El informe del FEM destaca, no obstante, que este nuevo sistema eléctrico se enfrenta a un gran riesgo de destrucción de valor si fracasa en transmitir los beneficios de su implantación. Estos riesgos, son una importante razón añadida para acelerar la transición hacia el nuevo sistema eléctrico. Cómo sean capaces de gestionarlos con éxito los sectores público y privado será una de las claves.

El nuevo sistema eléctrico se enfrenta a cuatro retos principales: la percepción de estas nuevas tecnologías como un reto costoso y difícil, los obstáculos de la actual regulación, el freno que supone para los accionistas claves en el desarrollo de las infraestructuras necesarias la incertidumbre en torno a las normas, y la resistencia cultural de algunos segmentos a este proceso y al cambio de modelo de negocio. A este respecto, el FEM recomienda:
 
  • Rediseñar el modelo regulatorio, cambiando las reglas para permitir nuevos roles a los operadores de redes de distribución. 
  • Desplegar las infraestructuras necesarias para el proceso. 
  • Redefinir la experiencia de los consumidores incorporándolos a la nueva realidad digital.
  • Adoptar nuevos modelos de negocio más acordes con la Cuarta Revolución Industrial.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es