Buscador de la Hemeroteca
Secciones
El IPC creció un 3% en enero

El Gobierno pide desligar los salarios de la subida de la inflación

31 de Enero de 2017

El Gobierno prepara medidas para que la inflación no se traslade a las rentas

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha advertido de que el crecimiento interanual del 3% del IPC de enero "es un nivel elevado", y ha anunciado que el Gobierno aprobará en los próximos días la Ley de Desindexación para evitar que la inflación se traslade a las rentas.

Gobierno

El ministro de Economía, Luis de Guindos.

Efe
El ministro de Economía, Luis de Guindos, advirtió ayer de los “efectos de segunda ronda” que se pueden producir tras la subida del IPC en enero, cuando los precios de consumo llegaron a crecer un 3%, el nivel más alto en seis años. En la zona euro la inflación fue del 1,8% en el primer mes del año, por lo que hay un diferencial de 1,2 puntos entre España y el conjunto de los países de la moneda única.

Según los economistas, el principal efecto de segunda ronda tras una subida de la inflación es el que se produce en los salarios. Es decir, que el ministro dejó entrever, tras la pregunta de un periodista en el Congreso, que hay que evitar que el incremento de los precios se plasme en subidas de las rentas que puedan perjudicar la competitividad.

Ya hay precedentes en medio de la crisis económica: en el último acuerdo salarial entre los empresarios y los sindicatos se desligaron los sueldos del incremento del IPC para no dañar la competitividad de la economía.

En la actualidad, tanto CEOE como las organizaciones sindicales están buscando un acuerdo salarial. Los empresarios han propuesto que se produzca una subida para 2017 de hasta el 1,5% y otro incremento adicional de hasta el 0,5% vinculado a la productividad de las empresas y a la reducción del absentismo laboral.

Guindos explicó por qué cree que es negativa la subida de la inflación para la economía española: “No es positivo por dos razones. En primer lugar, porque sólo hace unos meses, estábamos con un IPC interanual negativo. En el verano estábamos alrededor del -0,5%. Y hoy hemos sabido que en enero, en la primera estimación del INE, estamos en el 3%. Y en segundo lugar, porque es un nivel elevado. Yo aquí le diría que hay un factor que indica el propio Instituto Nacional de Estadística que es la evolución del precio de la electricidad y carburantes, que ha subido mucho en los últimos meses, y que contrasta con lo que ocurría hace un año. El efecto base aquí es fundamental. Hace un año el precio de la electricidad y de los carburantes bajaban”.

Y apunta qué es lo que hay que hacer para que el diferencial de precios con la UE no dañe la competitividad de la economía: “No hay que incorporar una subida temporal y puntual de la inflación a lo que son los efectos de segunda ronda”. “Eso es un error y afectaría a la competitividad de la economía española”, señala.

“Además de las medidas que se están tomando en el ámbito energético, también en los próximos días aprobaremos el decreto de desindexación para que estos repuntes no afecten a la competitividad de la economía española”, remarcó el ministro Luis de Guindos.

La Ley 2/2015 de desindexación de la economía española entró en vigor el 30 de marzo de hace dos años. Lo que el Ejecutivo tiene previsto aprobar en los próximos Consejos de Ministros es un reglamento que determine más claramente qué rentas hay que desligar de la subida del IPC.

Aunque la Ley 2/2015 no puede tener efecto en la negociación colectiva, que depende del acuerdo que se alcance entre los agentes sociales, el preámbulo de la norma sí valora “el II Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva 2012, 2013 y 2014, en el que [los agentes sociales] renuncian explícitamente a una revisión directa de los salarios conforme al IPC general con el fin de que la moderación de rentas salariales permita facilitar el crecimiento y la creación de empleo”.

De hecho, según las estimaciones de Funcas, que pronostica cuál será la evolución de la inflación en los próximos doce meses, aunque en enero y en febrero los precios de consumo se situarán entorno al 3%, a mitad de año volverá a estar por debajo del 2%. En diciembre de 2017 podrían bajar hasta el 1,3% interanual, un nivel que está en línea con el objetivo del Banco Central Europeo (2%).

El Índice de Garantía de Competitividad (IGC), que descuenta al avance de los precios la pérdida de competitividad acumulada por España desde 1999, y que se creó en la Ley de Desindexación para evitar los efectos de segunda ronda en la economía, sigue en negativo. Concretamente en el -2,19%. El INE recuerda que los contratos, en el caso de que el IGC se sitúe en negativo, no deberían actualizarse.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es