Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Análisis

Casi dos millones de pensionistas tienen menos de 65 años

24 de Enero de 2017
La ministra durante su intervención en la presentación del estudio El Camino hacia el empleo juvenil.

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez.

Este viernes la ministra de Empleo, Fátima Báñez, volverá al Congreso de los Diputados para hablar de las pensiones. El Gobierno tiene pendiente, en el marco del Pacto de Toledo, impulsar una reforma que ayude a sostener este pilar del Estado del Bienestar, en un año como este en el que el propio Ejecutivo prevé que se agotará el Fondo de Reserva (conocida como la hucha de las pensiones) y en el que el Estado está dispuesto a emitir deuda pública si es necesario para poder abonar las nóminas a tiempo.

Las estadísticas que publicó el martes el Ministerio de Empleo y Seguridad Social demuestran que hay muchos retos por solventar. Por ejemplo, si se analizan los datos, cerca de dos millones de pensionistas (concretamente 1,992 millones) tiene menos de 65 años.

Los ingresos por cotizaciones sociales no son por ahora suficientes para cubrir los gastos. La razón es que con los ingresos por cotizaciones también se pagan las pensiones de viudedad, de orfandad o la incapacidad permanente, aunque el Estado hace aportaciones al sistema de los Presupuestos Generales del Estado que probablemente tendrán que aumentar.
 
 


Actualmente hay 9,4 millones de pensionistas, 1,13 millones más que cuando comenzó la crisis económica y se gasta mensualmente 8.647 millones de euros en pagar las prestaciones. Cuando comenzó la crisis el gasto mensual en pensiones ascendía a 5.657 millones, por lo que en este periodo el gasto ha crecido un 50,8%.

De hecho, a pesar de la medida que impulsó que las pensiones no suban más de un 0,25% para controlar el gasto, en el último año la pensión media ha subido un 1,93%.

Esto es lo que los expertos conocen como efecto sustitución, que hace que aunque la subida de la pensión sea más reducida, la pensión media suba más porque los nuevos pensionistas tienen derecho a prestaciones más elevadas que los que se dan de baja en el sistema.

De hecho, si en 2007 la pensión media del sistema era de 678,86 euros actualmente asciende a 913,63 euros, un incremento del 34,48% superior al avance del 17% del IPC en este mismo periodo. Es decir, que los pensionistas han ganado poder adquisitivo durante la crisis a pesar de las últimas reformas para desligar los incrementos del IPC y de las dificultades que tiene la Seguridad Social para acabar con sus números rojos.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es