Buscador de la Hemeroteca
Secciones
Prioridades para la legislatura

Las 24 reformas que necesita el sector turístico español

18 de Enero de 2017
Estos datos suponen un incremento del 10,2% de turistas respecto al año 2015, un aumento que contrasta con los resultados de los dos principales competidores de España en este sector.

El Turismo debe configurarse como una prioridad política de la Administración.

Esta semana Fitur será el escaparate a nivel mundial del sector turístico español, uno de los más importantes para la economía nacional.

España, de hecho, es el tercer país del mundo que más visitantes extranjeros recibe. En 2016 lo visitaron  75,3 millones de personas, según los datos que maneja el Ministerio que dirige Álvaro Nadal.

Sin embargo, sigue habiendo debilidades y hace falta una nueva transformación para que siga siendo un motor del crecimiento  y del empleo.

La Comisión de Turismo de CEOE, en la última reunión de la Junta directiva de la organización de empresarios, presentó cuales son las prioridades y los desafíos de este sector, tanto generales como de carácter sectorial. Estos son los principales retos:
 
1. Prioridad política. El Turismo debe configurarse como una prioridad política de la Administración. Se precisa una apuesta institucional global y una dotación presupuestaria acorde con el peso del turismo en la economía española y su potencial desarrollo.

2. Homogeneización de la normativa. La profusión, complejidad y disparidad de normas de carácter estatal y autonómico condicionan la actividad empresarial por su incremento de costes, provocando importantes distorsiones en el mercado, no sólo en detrimento del sector privado, sino también de los consumidores y usuarios en general. Si bien se reconocen los avances producidos tras la entrada en vigor de la Ley de Unidad de Mercado, es preciso todavía avanzar hacia una mayor homogeneización de la normativa aplicable al sector.

En este sentido, se precisa una normalización del mercado interior promoviendo un consenso entre las CCAA y una regulación uniforme en materias tales como clasificación hotelera, requisitos para las agencias de viajes, normativa de viviendas de uso turístico, licencias, etc.; en definitiva, en aquellas cuestiones en las que una regulación diferenciada produzca una clara segmentación del mercado interior español en 17 mercados, con regulaciones a veces incluso contradictorias.

De no lograrse el referido consenso, sería deseable que desde la Administración Central pudiera impulsarse una normativa de armonización.

3. Reducción de las cargas administrativas. Se precisa, por lo tanto, una mayor simplificación de las cargas administrativas que soporta el sector; ello permitirá una reducción de costes y, por tanto, una mayor competitividad.

4. Rebaja de impuestos. Atendido el carácter estratégico del turismo para la economía española y su efecto arrastre, se requiere, al menos, que no se produzca ningún incremento en el régimen de IVA aplicable. En todo caso, es preciso recordar al Gobierno su compromiso con el sector turístico de reducir el tipo de IVA aplicable a las actividades turísticas, tan pronto se produjera una mejoría de la situación económica actual.

Asimismo, debe recordarse que el sector turístico ha estado gravado, mayoritariamente, a un tipo reducido. Por ello, aquellas actividades que han pasado de una tributación reducida del IVA a un tipo general –tras la modificación efectuada por el Real Decreto-Ley 20/2012, de 13 de julio, de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y de fomento de la competitividad deben retornar al tipo que corresponde al sector, el reducido. (Entre ellos, parques de atracciones y temáticos, turismo activo, campos de golf...).

Deben asimismo atenderse las reiteradas demandas de sectores tales como el de congresos y el de alquiler de vehículos de que se les aplique el tipo reducido del IVA, atendida su consideración como actividad turística. En este sentido, sorprende que ante la cada vez más frecuente inclusión del alquiler de vehículos dentro de los paquetes turísticos de forma conjunta con otras actividades a las que sí se aplica el IVA reducido, el alquiler de vehículos se mantenga sujeto al tipo general.

Por otro lado, se reivindica que el valor añadido aplicado por las agencias de viajes a los servicios turísticos (paquetes) vendidos por las mismas, tribute al mismo tipo reducido que se aplica a tales servicios (transporte y alojamiento, principalmente) cuando los mismos son vendidos directamente a los consumidores finales por las empresas de transporte y empresas hoteleras. De no ser así, se penaliza al sector de intermediación comercial.

Finalmente, debe recordarse que dentro del sector turístico, se encuentran prestaciones de servicios mixtas en las que se dan una serie de servicios que, individualmente considerados, tienen tipos impositivos distintos. Sin embargo su consideración como una única prestación de servicios mixtos de hostelería, supone en la práctica que tributan al mismo tipo que el servicio considerado principal, lo que en ocasiones supone la aplicación del tipo general del 21% a determinados servicios que habitualmente tributan a tipo reducido. Entre estos servicios, se encuentran aquéllos en que existe un servicio de hostelería conjuntamente con una prestación de servicio recreativo (entre ellos, salas de fiestas o discotecas).

Desde una perspectiva técnico-jurídica debe indicarse, por un lado, que dicha situación parece contraria a la doctrina de neutralidad fiscal que traslada la UE a sus estados miembros con el fin de evitar la distorsión de la libre competencia y, por otro lado, debe ponerse de manifiesto la ausencia de definición legal del concepto “servicio mixto de hostelería”.

Esta situación debe resolverse mediante un cambio normativo o una interpretación de la legislación vigente que limite el concepto de servicios mixtos de hostelería separando la prestación de servicios gravados a tipos reducidos de aquéllos que estén sujetos a tipo general, considerándolos como servicios complementarios y tributando a su tipo reducido de gravamen cuando se facturen de manera separada.

5. Es necesaria la aprobación de una Hoja de Ruta del Sector Turístico. Podría dar continuidad al Plan Nacional e Integral de Turismo (PNIT) 2012-2015. En su definición, debe contarse con la participación del sector turístico empresarial.

6. Debe continuarse con la labor de promoción interna y externa dirigida a la desestacionalización de la demanda, la captación de clientes de nuevos mercados emisores, la potenciación de nuevos nichos de mercado, los nuevos segmentos de la demanda, y la consolidación de los mercados tradicionales.

Las acciones de promoción deben ser más segmentadas, medidas y colaborativas con el sector privado. Sería conveniente introducir criterios de retorno de la inversión en promoción y marketing e instrumentos de medición de la rentabilidad por mercados y productos.

La promoción de los destinos turísticos debe realizarse de forma compatible con la promoción de España como destino; manteniendo cada una su singularidad, pero en el ámbito de una coordinación y definición estratégica coherente y mantenida en el tiempo.

Debe asimismo potenciarse la profesionalización y especialización de los directores de las Oficinas Españolas de Turismo, incrementándose la colaboración con los turoperadores de raíz española presentes en los mercados externos.

Asimismo, debe ponerse de relieve la desigual distribución de los recursos presupuestarios de Turespaña. En este sentido, debe darse una mayor correlación entre los recursos destinados a los mercados maduros y los destinados a los mercados emergentes (Oriente Medio y China fundamentalmente), que precisan de una mayor atención, así como en relación a los destinos urbanos.

Desde CEOE consideran que podría ser de interés que se conformara una reducida Comisión en el seno de Turespaña que, ante la evolución y vicisitudes de los diferentes mercados, pudiera permitir una reacción más rápida y eficiente.

7. Propiedad intelectual. Sin perjuicio de cualesquiera otras iniciativas legislativas de interés para el sector turístico -sobre las que el Consejo de Turismo efectuará las correspondientes observaciones en tiempo y forma- la normativa referida a propiedad intelectual es clave. Por ello, es preciso que se tengan en cuenta los intereses turísticos en su desarrollo, en línea con los aspectos ya avanzados en la Ley de Propiedad Intelectual.

8. La financiación sigue siendo un tema crucial para el sector turístico. Por ello es preciso avanzar hacia una mayor diversificación en la obtención de financiación. Ante las dificultades crediticias actuales, resulta crucial fuentes de financiación pública para cumplir y suplir de forma coyuntural la función de las entidades financieras y con ello, facilitar la modernización, renovación e inversión en innovación y tecnologías.

9. Apoyo a la innovación, la sostenibilidad y las TIC en el sector turístico.

10. Se precisa avanzar en las acciones a desarrollar respecto a la oferta ilegal.

11. Debe diseñarse una política de transportes y turismo coherente, reforzándose la intermodalidad y estableciéndose estándares de conectividad entre los distintos medios de transporte, garantizándose un marco estable de competencia que asegure la igualdad de condiciones y trato para todos los operadores.

Sería de interés impulsar proyectos estratégicos transversales centrados en el desarrollo de soluciones digitales innovadoras (apps, web, Big Data), que faciliten el acceso de los turistas a la reserva de viajes intermodales.

12. La mejora constante de la calidad de nuestros destinos exige medidas, actuaciones y esfuerzos económicos significativos de las diversas administraciones (Nacional, Regional y Local) como el Plan Qualifica para la Costa del Sol y otros destinos. La renovación de los destinos maduros, como tarea prioritaria para hacer más competitiva nuestra oferta turística, exige una clara definición de los respectivos papeles del sector público y del sector privado.

13. Es preciso articular mecanismos de apoyo económico a los Municipios Turísticos, así como ampliar los requisitos de su definición.

14. La desestacionalización sigue siendo una asignatura pendiente del turismo nacional. Por ello, es prioritario la puesta en marcha de un Plan de Desestacionalización que suponga la puesta en marcha de bonificaciones fiscales (IVA, IBI, IAE) y de la Seguridad Social, y la creación de incentivos económicos, así como el desarrollo de bonificaciones en las tasas aeroportuarias y portuarias.

Del mismo modo, resulta necesario el desarrollo concertado de programas europeos de desestacionalización, y aprovechar las oportunidades que ofrece el programa COSME para fomentar el turismo de calidad, los itinerarios culturales, el turismo social y el turismo sostenible.

15. Privatización de empresas públicas y establecimientos de uso turístico que realizan competencia directa e indebida a la iniciativa privada.

16. La política turística debe tomar en consideración la rentabilidad económica del turista más que el número de turistas que llegan a nuestro país, no precisándose un incremento de capacidad sino una mejor rentabilidad de la existente, valorándose adecuadamente el perfil del turista que nos visita. Ello requiere apostar por el perfil del turista que queremos más que por el número de turistas que nos visitan.

Asimismo, debe tomarse en consideración el diferente comportamiento de nuestro turismo, atendiendo a si éste depende de demanda nacional o internacional. La realización de estudios comparativos de la oferta turística de nuestros competidores, en especial en el segmento de sol y playa, sería de gran utilidad para definir programas de competitividad de nuestros productos y destinos.

17. Preocupación del sector por los anuncios relativos a la imposición de nuevas tasas por parte de gobiernos autonómicos y municipales, tanto de carácter medioambiental como relativas al alojamiento. La implantación de cualesquiera tasas debe tomar en consideración la falta de competitividad y caída de la demanda que puede generar. Asimismo, debe ponerse de manifiesto el riesgo del posible desvío de los fondos recaudados de los fines que inicialmente justificaron la implantación de la tasa.

Desde un punto de vista técnico, se precisa un mejor análisis respecto a la figura tributaria que, en su caso, pudiera corresponder.

18. La implantación y anuncio de moratorias turísticas por parte de gobiernos autonómicos y municipales genera un doble impacto negativo:

- Sobre las inversiones en el sector turístico: las inversiones o bien se han paralizado o bien previsiblemente se vean penalizadas en su rentabilidad al posponerse la toma de decisiones por parte de las administraciones facilitadoras de la inversión; tomándose en consideración que la renovación de los destinos obsoletos debe ser un objetivo prioritario de la política turística, dichos factores de retraso deben ser evitados.

- Sobre los mercados emisores: dada la amplitud con la que los medios de comunicación de los principales mercados emisores (fundamentalmente, británicos y alemanes) han recogido la implantación o la mera declaración de intenciones de establecer moratorias turísticas se está produciendo un impacto negativo en dichos mercados.

19. Apoyo a la implementación, defensa y promoción de la Q como marca de calidad turística.

20. Avanzar hacia la accesibilidad universal en el turismo. Una mayor accesibilidad permitirá atender las necesidades y exigencias de un perfil más amplio de turistas (personas con discapacidad, mayores, etc…), pudiendo así incrementarse el flujo de demanda turística y contribuir a la desestacionalización de la actividad.

En este sentido, se debe trabajar por configurar la percepción de la accesibilidad en el turismo como un elemento de carácter transversal, que dota al turismo de una mayor calidad.

21. Necesidad de contar con estadísticas oficiales que contemplen tablas input-output, básicas para elaborar las Cuentas Satélite del Turismo, y conocer la aportación del turismo al PIB.

22. Impulsar una adecuación de los planes formativos a la realidad del sector, haciéndose especial hincapié en la formación en idiomas y en la adaptación del trabajador a modificaciones tecnológicas.

23. Favorecer la gestión eficiente de servicios que inciden de manera estratégica en la competitividad (tales como seguridad, movilidad y limpieza) dotándoles de los recursos necesarios (humanos y financieros) y reforzándose en las zonas y temporadas de mayor afluencia turística.

24. Tomándose en consideración que los países emergentes representarán el 80% de los nuevos viajeros hasta 2030, se precisa la liberalización de visados con países de Latinoamérica, antigua unión soviética y Asia, así como una mayor aportación de recursos para nuestros consulados que permita competir con los consulados de Inglaterra y Francia en China, Oriente Medio y resto de países, donde estamos en clara desventaja. Asimismo, y toda vez que España ocupa el sexto país de Europa en visitas de viajeros procedentes de Asia, se requiere un mayor apoyo a la conectividad y a la promoción en Asia (fundamentalmente, con relación a China).
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es