Buscador de la Hemeroteca
Secciones
200 "IMPACTOS FISCALES" DESDE 2008

España ha cambiado el Impuesto sobre Sociedades 35 veces durante la crisis

09 de Enero de 2017
El Gobierno ha recurrido de nuevo al Impuesto sobre Sociedades para tratar de reducir el déficit.

El Gobierno ha recurrido de nuevo al Impuesto sobre Sociedades para tratar de reducir el déficit.

La última reforma fiscal que ha aprobado el Gobierno de Mariano Rajoy es sólo la guinda tras los sistemáticos cambios que ha sufrido el Impuesto sobre Sociedades durante la crisis.

Desde 2008, cuando el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero comenzó su segunda legislatura, se han aprobado 35 Leyes, Reales Decretos-Ley y Reales Decretos que han afectado al principal impuesto que grava los beneficios de las compañías españolas.

Según los datos del Registro de Economistas y Asesores Fiscales (REAF), la legislación del Impuesto Sobre Sociedades ha sufrido concretamente 198 “impactos fiscales” desde que se inició la crisis en España, algo que el secretario técnico de esta institución, Luis del Amo, considera que es excesivo: “Desde luego estos cambios parecen excesivos en cualquier impuesto, pero más todavía en uno de los más visibles para el capital productivo, tanto autóctono como foráneo”, opina este experto fiscalista.

A su juicio, “esta vorágine” se explica por problemas de todo tipo, pero sobre todo recaudatorios.

El presidente de CEOE, Juan Rosell, también ha afirmado en varias ocasiones que “vivimos en una burbuja legislativa”. En un desayuno informativo que se celebró el pasado 21 de diciembre, puso como ejemplo que el Código Penal se ha cambiado una treintena de veces desde 1995.

Según Rosell, como respuesta a este volumen legislativo, habría que hacer "una lectura técnica" antes de comenzar una nueva ley. En su opinión, la última reforma del Impuesto de Sociedades del Gobierno “perjudica la marca España”.

Sólo la reforma del Impuesto sobre Sociedades que aprobó el Gobierno a finales del año pasado mediantes dos Reales Decreto-ley tendrá consecuencias negativas para el tejido empresarial, el crecimiento económico y la creación de empleo. Si se extrapolan a la economía real los cálculos de los expertos, la economía podría perder este año 2.200 millones de euros y 70.000 puestos de trabajo tras las últimas modificaciones legislativas de este tributo, que dañará tanto a las grandes como a las pequeñas empresas.

Por ejemplo, sólo una de las medidas del Real Decreto Ley, el endurecimiento del límite a la compensación de las bases imponibles negativas en el Impuesto sobre Sociedades para las empresas que facturan más de 20 millones de euros, afectará a unas 15.500 empresas, dificultando la recuperación de estas compañías en el momento en el que pueden estar empezando a superar sus problemas financieros, según las estimaciones de la patronal de empresarios.

Sin embargo, no sólo los grandes contribuyentes se verán afectados por las últimas decisiones del Consejo de Ministros, ya que algunas de las medidas adoptadas afectan a todos los contribuyentes de este impuesto ya que muchas de estas empresas, incluso cotizadas en Bolsa, tienen cientos o miles de pequeños accionistas a quienes será difícil pagarles el mismo dividendo que estaba previsto. Por lo tanto, en realidad no se está exigiendo un esfuerzo especial a los grandes contribuyentes, sino a todos.

Según un informe que elaboró recientemente CEOE para evaluar el impacto de la reforma fiscal, con las nuevas medidas “pasan a gravarse incluso rentas ficticias”. Los empresarios están estudiando si recurrirán las últimas modificaciones legales al Tribunal Constitucional.

Julio César García, socio responsable de Fiscalidad Corporativa de KPMG, lamentó recientemente en un artículo en el diario Expansión “que las últimas actuaciones aprobadas por el Gobierno y fruto aparentemente del consenso de los dos partidos mayoritarios, nos vuelvan a situar ante una realidad de ‘estado de excepción tributario’ en el que cualquier previsión de la carga tributaria asociada a una actividad empresarial puede resultar ilusoria, y en el que en el ámbito de la fiscalidad empresarial aparentemente todo vale”.

“Cierto es que la situación vivida por España en el último año con un Gobierno en funciones ha podido impedir la adopción de otro tipo de medidas estructurales, pero ello no justifica que la situación tenga que ser solventada a cuenta de nuevos esfuerzos de las empresas”, apuntalaba este experto.
elempresario.com Twitter

Opiniones sobre @elempresariocom

Envía tu mensaje
Comenta el contenido

©2016 Confederación Española de Organizaciones Empresariales CEOE. Diego de León, 50 – 28006 Madrid – CIF: G-28496636 ceoe@ceoe.es